Loading...
Gestión Empresa

10 cualidades que forman parte del ADN de un buen jefe, según Google

Dice la sabiduría popular (que rara vez anda errada) que las personas no dejan a las empresas sino a los jefes que en ellas trabajan. Está claro que ahí fuera hay líderes que parecen directamente salidos del infierno y que son una suerte de “criptonita” del mejor talento. Pero, ¿cómo tiene que ser un jefe para liderar adecuadamente a sus subordinados (sin alienarlos)?

Google ha llevado a cabo un estudio que se ha prolongado durante la friolera de 10 años para dar cumplida respuesta a esta pregunta y, de acuerdo con la ambiciosa investigación emprendida por el gigante de internet, un buen líder hace gala de las siguientes cualidades que disecciona a continuación Inc.:

1. Es un buen “coach”

Un buen “coach” evita caer en la trampa de resolver los problemas con los que se topan los miembros de su equipo. Y utiliza esos problemas para entrenar a las personas a su cargo, a las que guía en todo momento para poner en sus manos valiosas experiencias.

2. Empodera al equipo y no practica el “micromanaging”

Los “micromanagers” inspiran un odio profundamente acendrado a los empleados en los entornos empresariales. Por eso, los buenos líderes otorgan a sus subalternos suficiente libertad para explorar nuevas ideas, para experimentar y para desarrollar su propio estilo de trabajo. Y se preocupan además de proporcionar a sus empleados las herramientas y la flexibilidad suficiente para acometer sus tareas.

3. Crea un entorno de trabajo inclusivo (y se preocupa por el éxito y el bienestar)

Un buen jefe procura siempre que los miembros del equipo que lidera se sientan seguros asumiendo riesgos y sin temor a represalias por admitir un error, hacer una pregunta o poner sobre la mesa una nueva idea.

4. Es productivo y está orientado a los resultados

Los buenos líderes hacen mejores a cuantos están a su alrededor. Determinan fácilmente aquello de lo que son capaces los miembros de su equipo y se valen de su inteligencia emocional para motivar a las personas y sacar el máximo partido a su potencial.

5. Es un buen comunicador (escucha y comparte información)

Un gran jefe escucha y de su capacidad de escucha emanan elevadas dosis de comprensión. También comparten aquello que saben porque son plenamente conscientes de que la transparencia es beneficiosa para el equipo en su conjunto, no se muestran parcos en elogios (cuando estos son merecidos) y proporcionan el necesario “feedback” (a veces inevitablemente negativo) a sus empleados.

6. Apoya el desarrollo profesional de sus empleados

Los buenos líderes invierten en su gente y agasajan a las personas a su cargo con diferentes opciones porque saben que no todo el mundo desea transitar por el mismo camino. No se aprovechan de sus subordinados con el último objetivo de obtener ganancias personales y les apoyan siempre en la conquista de sus objetivos.

7. Tiene una visión / estrategia muy clara para el equipo

Un gran jefe sabe adónde se dirige y se toma la molestia de compartir su visión con el equipo para que éste no se vea forzado a caminar en la penumbra. Sus expectativas son siempre realistas, tienen muy claras qué acciones hay que implementar para ejecutar una estrategia y conocen también al dedillo los diferentes roles que van va asumir los miembros de su equipo.

8. Es dueño de habilidades técnicas que le ayudan a asesorar al equipo

Los buenos jefes comprenden a la perfección el trabajo que tienen entre manos y están dotados de las habilidades necesarias para supervisarlo apropiadamente.

9. Está presto a la colaboración

A algunos líderes les gusta crear silos y entrenan a sus equipos con el último objetivo de enfrentarse a otros equipos (que paradójicamente trabajan bajo el mismo techo). Los grandes jefes son amplios de miras y trabajan por el bien de la compañía en su conjunto (y no sólo de su equipo).

10. Es capaz de tomar decisiones difíciles

Los buenos jefes no se arredran a la hora de tomar decisiones complicadas y se aseguran de que todo el mundo comprenda las razones que hay agazapadas en tales decisiones.

Vía: Marketing Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.