Loading...
Aprender a Emprender

11 claves que harán de ti el mentor que todo emprendedor necesita

El desarrollo del emprendiemiento ha traído consigo la proliferación de aquellos que se definen mentores. Pero no todos ejercen su rol adecuadamente; para ser el guía que todo emprendedor necesita es importante aplicar ciertas claves.

Luke Skywalker tuvo a Yoda, el rey Arturo tuvo a Merlín y Hércules a Filoctetes. Ninguno de estos personajes hubiera logrado sus metas sin la ayuda de sus respectivos maestros. Estos les dieron los recursos, las claves y el conocimiento que necesitaban para no caer en errores comunes y superar los retos que se encontraron por el camino.

Son estupendas metáforas de lo que representan el mentor para un emprendedor que está comenzando. La mayoría de los que arrancan su propio negocio aseguran que sin ellos no habrían llegado a alcanzar el éxito, habrían progresado más lentamente y habrían cometido muchos errores que, gracias a sus enseñanzas, pudieron evitar.

El buen mentor motiva, entrena, reta a su “pupilo”, le protege ayudándole a no caer, y le ofrece valiosas lecciones gracias a su experiencia. Hoy en día un mentor no tiene por qué ser un empresario con una larga carrera profesional; muchas veces un second entrepreneur que ya ha lanzado una startup con anterioridad también puede ofrecer clave muy útiles a otros emprendedores.

Más que los años de experiencia o la edad, el mentor que todo emprendedor necesita aplica estas claves:

1. Motiva a salir de la zona de confort

Lo habitual es que el emprendedor arranque su andadura con una serie de prejuicios y barreras mentales que le impiden progresar. El buen mentor le ayuda a cuestionarlas y a superar sus propios límites.

2. Pregunta más que responde

Se da por hecho que un mentor tiene respuestas a las dudas que le surgen al emprendedor, pero lo que éste realmente necesita es que le planteen cuestiones. No se trata tanto de darle la solución a sus problemas, sino que sea capaz de proporcionárselas a si mismo retándose y cuestionándose las cosas.

3. Tiene paciencia

Un buen mentor no sólo reta a su pupilo, sino que espera a que éste encuentre la respuesta sin darle la solución antes de tiempo.

4. Exige responsabilidades

La motivación no está reñida con la exigencia de responsabilidad y compromiso con el proyecto. El mentor debe exigirle al emprended0r respuestas (aunque no siempre sean las correctas) y resultados.

5. Escucha más que habla

El buen mentor no suelta un discurso cada vez que tiene ocasión, sino que ofrece sólo aquellos consejos que le son útiles al emprendedor. Por eso es tan importante que escuche más que hable, para entender la situación y las necesidades de su pupilo.

6. Es sincero, auténtico y vulnerable

Un emprendedor no confiará en su maestro si este no se muestra auténtico o resulta demasiado impostado. Nadie es perfecto ni lo sabe todo, de modo que parecerlo no resultara creíble y puede hasta generar desconfianza. No hay nada malo en que el mentor reconozca que desconoce algo y los errores que cometió en el pasado son oro puro para el emprendedor, de modo que debe compartirlos.

7. Ayuda al emprendedor a mejorarse

El buen mentor trata que su pupilo se supere y se mejore a si mismo y no proyecta en él sus retos. El emprender no es su reflejo ni una extensión de él, es otro individuo con sus propios objetivos, fortalezas y debilidades; debe conocerlas y ayudarle a gestionarlas y superarlas.

8. Entiende lo que busca de él

Es importante que el menor sepa por qué ha recurrido el emprendedor a él y qué busca de él, para darle lo recursos que necesita y plantearle las cuestiones adecuadas.

9. No teme las conversaciones delicadas

A lo largo de su trayectoria, el emperador tendrá que afrontar situaciones delicadas y a veces tendrá que escuchar cosas que no sean de su agrado. El buen mentor no rehúsa este tipo de conversaciones y afronta las cosas como son, asumiendo que no siempre habrá buenas noticias.

10. Trabaja con otros mentores

Como decíamos antes, el mentor no lo sabe todo y por tanto colabora con otros como él más experimentados en otras áreas, para que juntos le den al emprendedor todos los recursos y la orientación que necesita.

11. Se involucra al 100%

El compromiso del mentor con su pupilo debe ser fuerte y estable, pese a los problemas personales que aquel pueda tener. La relación tren ambos supone un compromiso que no puede verse debilitado por otro tipo de factores que nada tienen que ver con ella.

Escrito por Lara Olmo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *