Loading...
Gestión Empresa

11 maneras de seguir siendo productivo cuando las neuronas echan humo (del cansancio)

La productividad y el cansancio son como el agua y el aceite. Es casi imposible ser productivo cuando hemos caído en las garras (poderosísimas) del agotamiento.

No obstante, y como a veces no queda más remedio que hacer de tripas corazón y enarbolar la bandera de la productividad cuando la fatiga está lacerando nuestras extenuadas neuronas, siempre es bueno aprovisionarse de un puñado de trucos para recargar las “pilas”.

Una buena manera de plantar cara a la lasitud es, por ejemplo, tomarnos la molestia de listar todas las tareas pendientes y ordenarlas por importancia.

También es extraordinariamente útil tomarse un descanso de 5 minutos cada 50 minutos a fin de despejar la mente y gestionar adecuadamente las tareas que tenemos por delante.

Es asimismo una buena idea desactivar las notificaciones del correo electrónico y del teléfono móvil durante un par de horas con el objetivo de concentrarnos al máximo en las tareas pendientes.

Los ejercicios de estiramiento, el café (siempre tan socorrido en términos productivos) y el agua (al fin y al cabo, la deshidratación potencia la fatiga) son también excelentes aliados para mantener en un estado óptimo los niveles de energía.

Probar a trabajar en pie durante algunos minutos, trasladar la oficina a la cafetería más cercana, escuchar a música con la que no estamos familiarizados en exceso y colocarnos junto a la ventana (para bañarnos de luz) son asimismo métodos de probada eficacia para que la productividad y la fatiga sean compatibles (más o menos).

La siguiente infografía de STL recoge trucos que le serán de suma utilidad cuando necesite ser productivo y estar 100% alerta y el agotamiento embargue, sin embargo, todo su ser:

Un artículo publicado en Marketing Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *