Loading...
Gestión Empresa

23 mantras que recitan (a diario) los grandes jefes para invocar al dios del liderazgo

¿Nacen o se hacen los líderes? Hay quienes están ungidos con ciertas cualidades (el carisma y la simpatía, por ejemplo) que hacen que estén más predispuestos a convertirse en buenos líderes.

No obstante, tener madera (innata) de líder no basta. Esa madera hay que tallarla a base de aprendizaje puro y duro. Y quienes son huérfanos de cualidades que a priori no casan demasiado bien con el liderazgo pueden acabar metamorfoseándose en grandes líderes si se toman la molestia de imantarse de los conocimientos necesarios.

Cada líder es un mundo (y ninguno es mejor ni peor), pero en términos generales quienes están bien avenidos con el liderazgose guían en su día a día por los principios que disecciona a continuación HubSpot:

1. Los líderes no escogen a los seguidores. Son en realidad los seguidores quienes eligen a sus líderes.

2. Los seguidores posan sus ojos en aquellos líderes en quienes confían y depositan su confianza (y también con quienes se sienten particularmente cómodos).

3. Hay que ser uno mismo. El número de estilos de liderazgo es infinito y ninguno es mejor ni peor.

4. Los líderes necesitan apoyarse en una base de poder y autoridad, pero cuanto más abusen de ese poder y esa autoridad, más rápido acabarán estos dos valores por agotarse.

5. El mejor liderazgo es aquel que echa raíces en la persuasión.

6. Los líderes imponen el tono y los estándares éticos de las organizaciones donde se desempeñan profesionalmente en base a su propio comportamiento. Y se preocupan de dar ejemplo a sus subordinados.

7. La integridad es la piedra angular del liderazgo eficaz, que se despeña habitualmente cuando se desliza por la pendiente de comportamientos poco éticos.

8. El egoísmo es el enemigo número uno del liderazgo.

9. Los buenos líderes son rápidos a la hora de alabar y lentos a la hora de amonestar a sus empleados. Lo mejor es alabar en público y amonestar en privado.

10. El trabajo de un líder es inspirar a grupos enteros de trabajo (donde nadie refulge más que el resto, ni siquiera quien ejerce de cabecilla).

11. Un buen líder se asegura de que conoce todo lo posible acerca de las personas que tiene a su cargo.

12. Los líderes jamás olvidan que sus subordinados son sobre todo y ante todo personas.

13. La diversidad es no sólo deseable, es eficaz (y los buenos líderes lo saben).

14. Quienes ejercen de líderes son en realidad maestros.

15. Los líderes no toman decisiones difíciles hasta que es realmente necesario hacerlo. Muchos problemas (a priori peliagudos) acaban resolviéndose por sí mismos con el tiempo.

16. Cuando un buen líder toma decisiones relativas a las personas, se guía por su instinto.

17. Las personas son extraordinariamente certeras detectando la manipulación, que no forma parte de la particular “caja de herramientas” de los buenos líderes.

18. Un buen líder no tiene inconveniente a la hora de decir en voz alta “me equivoqué” y “no lo sé”.

19. Cuando sabe que una decisión o un plan son a todas luces equivocados, un buen líder no los implementa. Y continúa dando vueltas a soluciones alternativas (con la ayuda de su equipo).

20. Todos, absolutamente todos, tienen suficiente potencial para liderar, seguir y hacer contribuciones individuales valiosas.

21. Los buenos líderes ponen el acento en la calidad y el valor, no es la cantidad totalmente vacía de utilidad.

22. Quienes se precian de ser buenos líderes crean una cultura en la que la formación y la educación son permanentemente estimuladas.

23. Un buen líder es capaz de apaciguar sus reacciones emocionales cuando se empeñan en salir disparadas de sus entrañas como caballos desbocados.

Vía: Marketing Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.