Loading...
Gestión Empresa

3 claves sencillas pero eficaces para mejorar el trabajo en equipo

Para trabajar en equipo es necesario respetar la opinión de los demás, saber cómo debemos actuar y qué es lo que necesitan nuestros compañeros de nosotros. Estas 3 claves sencillas pero de gran eficacia te ayudarán a lograr que el ambiente de trabajo sea óptimo.

Cuando tienes que trabajar con otra persona para lograr un objetivo común en el trabajo a veces no sabes cuál es la mejor manera para actuar y para que todo se desarrolle con facilidad entre ambos. Aunque sea una persona con la que tienes confianza y te lleves bien, es posible que a la hora de trabajar no seáis tan compatibles, y eso te asusta.

Por eso tal vez sea mejor seguir unas pautas que puedan ayudaros a ambos a empezar con buen pie y respetar el espacio y la forma de trabajar del otro, y dejar claro desde el principio ciertas especificaciones del trabajo que vais a realizar juntos.

Así que si quieres que vuestra labor se desarrolle con efectividad y buen trabajo en equipo, estas son las pautas que podéis comenzar a seguir desde el primer día:

  1. Dejad claros vuestros roles en la labor a realizar: Cada uno desarrollará mejor algunos aspectos que otros del proyecto, por tanto lo mejor es especificar qué tarea tendréis que hacer, por ejemplo, el que sea más creativo que se centre en el diseño mientras que el que sea mejor con los números desarrolle los datos analíticos. También es muy útil dejar claro cómo vais a decidir si se interponen decisiones en el camino o si hay algún problema, y establecer las expectativas del proyecto es un punto clave por el que comenzar.
  2. Un trabajo en equipo horizontal: Cada una de las personas del equipo necesita tomar sus propias decisiones también, es decir, las decisiones individualessobre determinados temas dejan más margen de maniobra a cada miembro, y el trabajo se desarrolla de forma más correcta. Cuando haya un gran problema en el que se necesite ayuda del resto del equipo entonces sí que será necesario evaluar y encontrar una solución conjunta, pero intenta que cada miembro tenga su propio espacio de actuación individual de la que se haga responsable.
  3. No olvidéis el objetivo común del proyecto: La meta final a la que aspiráis como equipo es lo más importante. Así que aunque haya discordancias y visiones diferentes de lograr el objetivo, nunca debéis olvidar que cada labor que realicéis individualmente sirve para lograr el objetivo final conjunto. Ser sincero y expresar vuestras opiniones siempre ayudará a que este objetivo se cumpla de forma efectiva.

Así, marcando estas pautas de forma clara y concisa antes de empezar a trabajar en el proyecto común, podréis desarrollar vuestros objetivos individuales y lograr un trabajo en equipo óptimo que conlleve que el trabajo con vuestro compañero sea fácil y efectivo.

Vía | Forbes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.