Loading...
Aprender a Emprender

4 enseñanzas (menos extrañas de lo que piensa) que debería aprender de Stranger Things

Netflix puede presumir de haber creado una de las series más aclamadas y seguidas a nivel global de los últimos tiempos. Hablamos, como no podía ser de otra forma de Stranger Things. Will, Mike, Dustin y Lucas han hecho que medio mundo caiga rendido a sus extrañas aventuras y su fuerte amistad.

Pero no vamos a hablar de la serie desde un punto de vista narrativo o estético. Es indudable que Stranger Things ha encandilado a la audiencia y a la crítica. Y esto sólo se consigue con una gran idea.

Una historia que podemos mirar desde muchos prismas y extraer distintos aprendizajes que pueden ser de utilidad en el mundo del marketing. Vamos a tomar como punto de partida la férrea amistad de los cuatro protagonistas. ¿Qué puede aprender el sector marketero? Eche un vistazo a estas seis claves que todo marketero debería tener muy en cuenta a la hora de poner en marcha sus estrategias:

1. Lo diferente funciona

Mike, Dustin, Will y Lucas son los “raritos” del colegio. Y eso es precisamente lo que les hace tan especiales e interesantes. La diferenciación es la clave ya que es lo que ahora despierta el interés de los consumidores en una época de ruido ingente.

Recuerde las palabras de Steve Jobs: “aquí están los locos, los inadaptados, los rebeldes, los alborotadores… los que ven las cosas de una manera diferente”.

Otro ejemplo lo encontramos en uno de los personajes preferidos de la serie: Once. La niña es peculiar, tiene talento, es valiente e inconformista. La definición de lo que debería ser un marketero perfecto.

2. La importancia del grupo

Nuestros cuatro protagonistas, a pesar de los problemas que surgen a lo largo de la serie, están muy unidos. Cuentan con un lenguaje propio y un código creado por ellos (los amigos no mienten). Esto hace que la suma del grupo sea mucho más fuerte que cada miembro de forma individual.

3. Habilidades complementarias

Al igual que sucede con los puzzles, cada poder o habilidad individual de cada personaje se combina con el resto para trabajar de forma colectiva. Cada uno tiene su papel que es respetado por el resto y la suma de todas las piezas es lo que se traduce en éxito.

4. Hay que confiar en la intuición

Incluso en los peores momentos en los que parece que no existe una salida o solución a algún problema, es necesario confiar en nuestra intuición. Incluso cuando su cabeza le dice que lo que está haciendo puede que no sea correcto. Si creen ello debe apostar.

Recuerde las palabras de Joyce: “tal vez sea un desastre, tal vez esté loca. Pero que Dios me ayude. Voy a mantener esas luces hasta el día de mi muerte si creo que hay una sola posibilidad de que Will todavía esté ahí afuera”.

Via: Marketing Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *