Loading...
Aprender a Emprender

4 maneras de conseguir tus metas a través de la comunicación no verbal

Cuántas veces en una entrevista de trabajo nos hemos dado cuenta de que nuestras palabras iban por un lado y nuestros gestos por otro. O no hemos esbozado ni siquiera una pequeña sonrisa, cero empatía con el entrevistador. Hoy, Carla Sanz, nos hablará sobre la comunicación no verbal. Nos desvelará cómo podemos conseguir nuestras metas a través de un gesto, una mirada o una simple sonrisa, por ejemplo.

 

De todos los tipos de comunicación que existen, la no verbal es, sin duda, una de las que más información pueden llegar aportar y que más pueden transmitir.

A veces, estos procesos se realizan de forma inconsciente, pero otras veces podemos controlarlos y manejarlos a nuestro favor para lograr nuestros objetivos comunicacionales.

1. Muestra una imagen fuerte de ti mismo

Trabajar la comunicación no verbal puede sernos útil de muchas maneras. Una de ellas es conseguir reforzar la imagen que proyectamos en los demás.

A pesar de que nuestras aptitudes y capacidades sean buenas, lo cierto es que nunca proporciona una buena sensación enviar mensajes contradictorios a través de la postura o de los gestos.

Aprender a centrar la mirada, a hablar con calma y sin movimientos bruscos, a mantener una pose relajada… todo ello son factores que relajarán tu discurso y, al mismo tiempo, la imagen que damos en el mismo momento en que hablamos.

Esto nos proporcionará una imagen sólida como oradores, mucho más útil que una dubitativa o insegura a la hora de lograr nuestros objetivos.

2. Sé empático

¿Alguna vez has escuchado eso de que cuando alguien bosteza es fácil contagiarse? Lo cierto es que muy sencillo caer en el efecto espejo, aunque muy a menudo lo hacemos sin darnos cuenta.

Lo que muchos no saben es que adoptar una posición similar a la de nuestro interlocutor puede ayudarnos a lograr una mayor identificación con él y a resultar más empáticos y accesibles en la comunicación que estamos llevando a cabo.

No es necesario resultar forzados ni exagerar la mímica, pero lo cierto es que sincronizar nuestro ritmo al de determinados movimientos o gestos de la persona con la que estamos hablando, nos ayudará a conectar mejor con ella.

Lograr esa identificación puede resultar clave a la hora de cerrar una conversación de negocios o de postular para un puesto de trabajo. Y es que cuando observamos que existe cierta sincronía con la persona que estamos conversando, se establece un vínculo que facilita en gran medida la comunicación.

Por cierto, una sonrisa natural también ayuda a resultar empático.

 

3. Respalda tu discurso oral

Por muy bien preparado que esté un discurso o una presentación, si los movimientos, los gestos o la mirada del orador no van en sintonía con lo que nuestras palabras dicen, lo que digamos se vendrá abajo con rapidez.

Y es que, a pesar de que hay personas que tienden a menospreciar o a no tener en cuenta la comunicación no verbal, lo cierto es que esta, por ser más espontánea y, en principio, menos controlable, se toma como un apoyo certero de aquello que la persona está explicando o tratando de convencer.

Es sencillo: si tú en una entrevista de trabajo aseveras que eres una persona segura de ti misma y con gran aplomo y, mientras lo dices, no eres capaz de mantener la mirada fija en tu interlocutor, o mueves las piernas nerviosamente o generas algún tipo de movimiento que dé la idea contraria… ¿qué discurso crees que creerán más?

Resultar ambiguo o, directamente, desmentir con gestos aquello que decimos, suprimirá la credibilidad de lo que digamos.

Además, es innegable que los gestos (sin caer en la exageración) nos ayudan a reforzar nuestro discurso. Las palabras son poderosas, pero los gestos y ademanes que empleamos a la hora de hablar sirven para enfatizar el mensaje que queremos hacer llegar a nuestro receptor. Quien observará dicha sintonía entre ambos tipos de comunicación y, no sólo entenderá mejor su contenido, sino que también quedará más convencido de él.

De manera que trata de relajarte y de resultar convincente en todas las formas de comunicación.

 

4. Vístete para triunfar

El dicho tan popular “aunque la mona se vista de seda, mona se queda” no tiene por qué funcionar así en todos los casos.

Lo cierto es que la ropa que escogemos en cada momento nos puede ayudar a adoptar determinados roles.

Si bien nuestra forma de ser no varía independientemente de cómo vistamos, en situaciones concretas, adoptar una vestimenta adecuada nos ayudará a entrar en situación y a sentirnos más cómodos con la actividad que estamos desarrollando.

Un claro ejemplo de ello es la ropa que elegimos para una entrevista laboral. Tendemos a vestir de una manera más formal porque queremos dar una buena impresión, pero eso también nos ayuda a actuar en consonancia y mantener una actitud adecuada para esas circunstancias.

Así que de la misma manera que en una mal día puedes optar por ropas más coloridas para sentirte más animado, vístete como si fueras a triunfar cuando necesites, efectivamente, lograrlo. Anticiparse al éxito es el primer paso para conseguirlo.

Por todas estas y por otras razones, la comunicación no verbal te puede ayudar en gran medida a lograr tus objetivos.

Aunque en este artículo nos hemos centrado en el terreno laboral, lo cierto es que a nivel personal, trabajar nuestro comportamiento gestual también nos puede servir de soporte para mejorar ciertos aspectos de nuestra vida.

Por ejemplo, las personas que son de carácter tímido y que tienen problemas para relacionarse a nivel social, pueden experimentar una mayor confianza en sí mismos cuidando su discurso gestual y, así, ganando aplomo a la hora de expresarse.

De modo que no lo pienses más y empieza a cuidar la forma en cómo comunicas en todas sus facetas.


Descripción del autor: Carla Sanz es copywriter por vocación y profesión. Actualmente trabaja para la comunicación de Enclave No Verbal, donde asesoran y forman sobre los comportamientos no verbales y su importancia en una gran cantidad de ámbitos profesionales y privados.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *