Loading...
Gestión Empresa

5 claves para “desaborregar” el pensamiento en grupo dentro de su compañía

En el universo empresarial el “groupthink” o pensamiento en grupo está a la orden del día. Se supone que las sesiones de “brainstorming”, donde toman parte por supuesto varias personas, obran auténticos milagros a la hora engendrar nuevas ideas.

El “groupthink” pone, no obstante, un importante problema sobre la mesa: que quienes piensan en grupo tienden a menudo a aborregarse, a pensar de manera extraordinariamente uniforme y dar, por ende, portazo a las ideas verdaderamente innovadoras (y felizmente ajenas al rebaño).

Para ayudar al pensamiento en grupo a zafarse de las afiladas garras del aborregamiento (incapaz de desafiar el statu quo), conviene colgarse del brazo de estas tácticas, las que disecciona a continuación Inc.:

1. Designe a un disidente

En toda reunión grupal cuyo último objetivo sea generar ideas, solventar un problema o tomar una decisión debe haber alguien que despeñe el rol de provocador y que, a través de la crítica constructiva, ponga las siguientes preguntas sobre la mesa:

– ¿Por qué la asunción que estamos haciendo es en realidad falsa (de manera probada)?

– ¿Cómo podría fallar la idea propuesta?

– ¿A qué personas no les atraerá probablemente la idea?

– ¿Por qué es este el momento adecuado para implementar la idea?

Quien se mete en la piel de disidente debe buscar fallos en la lógica (a priori aplastante) y alertar de asunciones potencialmente falsas.

2. Apueste por un equipo tan diverso como equilibrado

Los grupos conformados por personas lo suficientemente diversas contemplan las ideas desde múltiples puntos de vista y “estrujarlas” hasta toparse de bruces con oportunidades inexploradas hasta la fecha.

Cuando más perspectivas se reúnan en torno a la mesa de trabajo, más oportunidades habrá de alumbra unar solución verdaderamente innovadora (y a años luz de los clichés y los lugares comunes).

3. Confíe en los escépticos que le rodean

Antes de hincar el diente a un proyecto, conviene que personas dueñas de opiniones totalmente opuestas a las de quien lo va a acometer lo contemplen en busca de posibles errores.

Bañado en una buena dosis de escepticismo, el proyecto no hará sino mejorar porque logrará zafarse de fallos que terminarían aflorando tarde o temprano (y sin tiempo quizás para subsanarlos).

4. Haga trizas los senderos por los que discurre habitualmente el pensamiento

Las sesiones de “brainstorming” se emprenden con el último objetivo de hacer germinar ideas frescas e innovadoras. Pero cuanto más tiempo pasan juntas las personas involucradas en una sesión de “brainstorming”, más tienden también a pensar de manera similar y a generar ideas que están abocadas a diluirse como un azucarillo entre la multitud.

Por eso, para convertir en verdaderamente efectivas las sesiones de “brainstorming”, hay que poner a éstas una serie de límites con el último objetivo de azuzar la creatividad.

Si el objetivo de una lluvia de ideas es, por ejemplo, mejorar la página de error 404 de una web, una buena idea sería que los participantes invirtieran primero 5 minutos generando ideas de corte humorístico, después otros 5 minutos revoloteando en torno a la curiosidad del internauta, a continuación otros 5 minutos dando forma a ideas de gran riqueza visual y así sucesivamente.

Al final de cada ronda las ideas mediocres habrán quedado felizmente descartadas y cuando acabe finalmente el proceso, habrá pocas pero excelentes ideas.

5. Tómese la molestia de hablar con el consumidor

A las empresas la voz del consumidor les inspira habitualmente temor. Al fin y al cabo, el consumidor es el disidente más feroz. Sin embargo, ese consumidor que tanto duele escuchar a las marcas es una auténtica mina de oro desde el punto de vista de las ideas y los “insights”.

Los consumidores son mucho más diversos que cualquier grupo de trabajo y no vacilan a la hora de poner nombres y apellidos tanto a aquello que les gusta como a aquello que no resulta de su agrado, dando lugar a ideas absolutamente vírgenes y jamás transitadas hasta la fecha.

Vía: Marketing Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.