Loading...
Gestión Empresa

Cómo reducir la complejidad en la organización

Las empresas que crecen se enfrentan a un problema predecible, con el tiempo, el negocio se vuelve demasiado complejo para su propio bien.

Con el brillo de las ganancias constantes, se introducen más y más políticas, se desarrollan nuevas formas de obtener beneficios, la empresa pierde contacto con sus clientes y la compañía parece perder su agilidad.

Convencidos de que tienen una ventaja competitiva sostenible, los ejecutivos permiten que la burocracia se haga cargo y que la toma de decisiones se vuelva esclerótica.

Esto ocurre porque la política se hace cargo de la toma de decisiones, a los responsables principales no se les cuentan las malas noticias que necesitan escuchar, las voces de los expertos técnicos no se escuchan y, por razones que nadie puede entender, todo parece moverse a las un paso de plomo.

Para poder resolver esta situación. elimina las unidades de bajo rendimiento, al tiempo que reduces la complejidad y eliminas el exceso de costes. Promueve que los equipos estén en contacto con los clientes para que sepan lo que realmente ocurre en los mercados. Elimina la burocracia. Redescubre la misión de la empresa.

Enredarse es fácil. Desenredarse es difícil. En ausencia de la presión de una gran crisis corporativa prevalecerá el enredo. La razón por la que esto es importante es porque en un mundo de ventaja competitiva transitoria, incluso lascompañías muy buenas, pueden ser víctimas de esta situación y acabar por hundirlas.

Vía: Pymes y Autónomos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.