Loading...
Gestión Comercial

La revolución que traerá el blockchain a la industria de la publicidad

La publicidad será una de las primeras industrias que se transformará por la irrupción del blockchain. Esta tecnología promete menos intermediarios, más transparencia en las campañas y menos anuncios intrusivos para los usuarios. Larga vida a la cadena de bloques.

El otro día comentábamos cómo el Big Data, la analítica y los algoritmos están cambiando el rol de los CMOs (responsables de marketing) y gracias a las cuales su trabajo se ha vuelto cuantificable y medible. Así, esta disciplina ha dejado de ser foco de críticas por su carácter abstracto y cada vez recibe mas inversión, dado que puede demostrar sus resultados.

Aunque no es oro todo lo que reluce. Con el surgimiento de las nuevas tecnologías y herramientas, siempre hay quien trata de sacar partido, ejerciendo de proveedor de las mismas o de intermediario. Al final la marca vuelve a distanciarse de su objetivo, que es conocer el ROI de sus campañas, y de la reacción de los usuarios.

Pero hay una tecnología que puede acabar con esa falta de transparencia: el blockchain. Al fin y al cabo la tecnología de la cadena de bloques se caracteriza por acabar con los intermediarios y de garantizar el intercambio entre dos puntos sin manipular la transacción.

Uno de las aplicaciones que ya estamos viendo del blockchain dirigido a la industria del marketing, y que recoge el libro “The CMO Primer For The Blockchain World”, es en la publicidad programática para la compra de espacios publicitarios. Aunque sea un proceso automático, normalmente lo gestionan proveedores como agencias y plataformas especializadas.

Pero con la cadena de bloques estos intermediaros desaparecen. Es lo que ofrecen empresas como AdShares, un mercado descentralizado P2P que permite a anunciantes y editores la capacidad de negociar directamente por los espacios, o NYIAX (New York Interactive Advertising Exchange), para fijar contratos publicitarios garantizados.

Pero el blockchain ofrece otras posibilidades a la industria publicitaria. Se postula por ejemplo como solución a los temidos adblockers, tan extendidos entre los usuarios. Es lo que propone Brave, un navegador desarrollado por el ex-CEO de Firefox que bloquea los anuncios de forma nativa pero a cambio hay que hacer micropagos en criptomonedas para acceder al contenido. De momento el medio no se ha extendido mucho, pero pretende acabar con la publicidad intrusiva.

Escrito por Lara Olmo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *