Loading...
Gestión Comercial

Los datos que demuestran que los programas de incentivos funcionan

Si fueras empresario y un experto te dijera que sólo invirtiendo un máximo del 0,32% de la facturación total de tu compañía podrías aumentar tus ventas en un 15% en un año, ¿lo harías? Seguramente sí, ¿no?

Pues, según distintas estadísticas, eso es lo que se consigue en el primer año de implantación de un programa de incentivos. Es decir, que no sólo ganarías capacidad para motivar a tu red de ventas y a tu canal distribuidor, sino que, además, encontrarías otras muchas más ventajas. Te las desgranamos a continuación:
¿Por qué contar con un programa de incentivos?

Uno de los beneficios principales que obtienes tras implantar un sistema de incentivos es que puedes hacer un seguimiento exhaustivo de tus ventas, tanto a nivel general como a nivel específico de cada uno de tus productos o servicios.

Esto significa que puedes averiguar qué productos o servicios se compran máscuáles se compran menos, analizar el motivo de dicho comportamiento y tomar decisiones acordes con tu estrategia. Por ejemplo, cuando se trate de productos que se venden en menor cantidad, se podría reforzar el incentivo de venta a nivel general, o incluso en aquellas zonas donde su venta haya sido menor. La pregunta es, ¿cómo impulsar esas ventas? Existen distintas opciones como el lanzamiento de diferentes campañas de comunicación y de reactivación, ya estén dirigidas al cliente final o a su red de ventas o canal distribuidor.

Además, también puedes identificar dónde está el cuore de tu negocio, averiguando así cuál es tu producto más vendido, qué papel juega tu cliente final y cómo de activo es. Tendrás acceso a información sobre si tu red comercial y canal distribuidor son los principales actores para que tu negocio marche bien, o si, por el contrario, los proveedores son los que tienen un papel decisivo en tus ventas.

Como puedes observar, la cantidad de datos que adquieres al llevar a cabo un programa de incentivos puede ayudarte a estudiar posibles líneas de crecimiento en tu negocio y promover la venta cruzada de tus productos o servicios, alcanzando así los objetivos marcados, tanto para la empresa como para los participantes en el programa de incentivos.

Eso sí, existen diversos recursos que deben tenerse en cuenta para que el programa de incentivos sea efectivo. Hablamos, sobre todo, de la comunicación, tanto a la hora del lanzamiento como a lo largo del programa, y de la reactivación de usuarios, para que todos los miembros participantes estén activos y motivados.

¿Te atreves a comprobar en primera persona los beneficios cuantitativos y cualitativos que suponen los programas de incentivos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *