Loading...
Gestión Empresa

Por qué no debes delegar (totalmente) la contabilidad de tu empresa

Hay algunas tareas que no debes delegar del todo, porque afectan tanto a ti como a tu empresa. Nos referimos a la contabilidad.

Cuando nuestro proyecto comienza, nos volvemos unos “todólogos”, y no hay tarea dentro de ella que no nos atrevamos a hacer. A final de cuentas, los recursos son pocos y no siempre podemos invertir en más personal, mucho menos recurrir al outsourcing.

Pero cuando creces y tienes recursos, comienzas a delegar tareas, con dos objetivos: que dichas tareas sean ejecutadas por profesionales, y para que tú te concentres en las labores exclusivas de dirigir la empresa.

Entre éstas últimas, hay algunas tareas que no debes delegar del todo, porque pueden tener repercusiones en muchos aspectos tanto para ti como para tu empresa. Hablo de la contabilidad.

Sí, la contabilidad es un dolor de cabeza si no te gusta, a lo que se puede sumar evidentemente no saber llevarla adecuadamente. Lo primero que debo decirte es que te quites de encima ésta idea, la contabilidad no es odiosa, ni difícil. Mira, por ejemplo, este ejemplo de contabilidad en el que se explica en poco pasos cómo llevarla sin demasiada dificultad.

Entonces, ¿por qué es tan importante llevar uno mismo su propia contabilidad, y por qué la administración de tu negocio es lo más aconsejable?

1 Nadie conoce mejor tu empresa

Es obvio, pero es digno de comentarlo: tú has creado a tu empresa, ese pequeño “bebé” ahora se ha desarrollado, y nadie tomará las decisiones basadas en el cuidado que tú le pones en cada una de ellas, sobre todo en los aspectos legales.

2 Existen softwares de contabilidad

Olvídate de la contabilidad en base a cuadernos de trabajo llenas de las famosas y obsoletas cuentas T, y de todo eso que tanto rechazo provoca incluso a los que se dedican a la contabilidad.

Hay muchos softwares baratos, creados para llevar la contabilidad, incluso crean informes comparativos, rellenan formularios para el pago de impuestos, clasificación de gastos, control de quién accede al panel, etc.

Uno de ellos es Cuentica, un software español a un precio muy competitivo.

3 No sufres el riesgo de delegar más de lo que deberías

Centrarte demasiado en tus labores relativas a dirigir tu empresa, el estrés por los resultados, el pago de nóminas, impuestos, y el ajetreo diario, puede hacer que desees olvidarte totalmente del tema legal y delegar demasiado poder.

Como consecuencia de esto, puedes verte en situaciones de todo tipo: pago extemporáneo de tus impuestos, un mal control de la contabilidad, la falta de pago de algunos o todos los impuestos o deudas, etc.

Solo echa un vistazo a éste artículo que habla sobre la mala praxis de los contadores y las posibles consecuencias para sus clientes.

4 Mejor toma de decisiones

Tu mejor que nadie sabe, que día sí y día también, debes tomar decisiones que pueden marcar el rumbo de tu negocio, da igual si es un enorme negocio o uno pequeñito sin empleados.

Sabes también que cuanta más información tengas, mejores decisiones tomarás.

El llevar tu mismo la contabilidad y administración, por ejemplo, en un software, te permite tener toda la información a mano, o prácticamente memorizado, sin esperar a que el encargado busque, compile y te la presente.

De cualquier modo, la formación continua es clave para que sea eficaz el manejo de la contabilidad, y si piensas delegar, piensa en sus posibles riesgos, siendo consciente de que jamás debes delegar todo y siempre debes tener acceso a aquello que delegas.

Un artículo escrito por Edmundo Perez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.