1 de cada 5 empresas están en riesgo de insolvencia por el coronavirus a pesar de la moratoria concursal y su número podría duplicarse en 2021

Pese a la reducción en el número de concursos de acreedores durante 2020 y a las medidas de estímulo para apoyar la llegada de liquidez a empresas y pymes afectadas por el coronavirus, el tejido empresarial español afronta 2021 sin haber recuperado los niveles de actividad ante los rebrotes de la pandemia y centrado en recuperar los niveles de ingresos, empleo y deuda cuanto antes.

Sin embargo, las finanzas de muchas compañías están acusando gravemente el impacto del coronavirus, como se refleja en las últimas cifras provisionales del Banco de España, que cifran entre un 15% y un 19% de las empresas españolas están actualmente en riesgo de insolvencia si se mantienen de forma permanente los efectos de la pandemia sobre su negocio, según recoge Cinco Días.

Los datos del Banco de España no tienen en cuenta todavía el cierre de 2020, en el que se reflejará el aumento en los concursos de acreedores que se ha registrado en el último trimestre del año, según el Consejo General de Economistas, que estima que la situación podría empeorar gravemente a lo largo de 2021, con el índice de insolvencia disparándose hasta el 40% debido a la menor actividad que registran desde el inicio de la pandemia.

De este modo, en 2020 se han registrado un 10,2% menos de extinciones de empresas que en 2019, hasta un total de 28.046 cierres, mientras que los concursos de acreedores se han reducido un 5,6%, hasta 3.428 procesos, de los que 1.231 tuvieron lugar entre octubre y diciembre, lo que supone un aumento de casi el 20% respecto al cierre de 2019, según las cifras de los registradores recogidas por Cinco Días.

Ese repunte durante el cuarto trimestre se ha producido a pesar de que sigue vigente la moratoria concursal que el Gobierno aprobó en abril y que implica que los acreedores no podrán iniciar un concurso y que las empresas insolventes no tienen la obligación de hacerlo, al menos hasta el 14 de marzo, cuando caduca la vigencia de esta medida, salvo que vuelva a prorrogarse.



De hecho, esta moratoria concursal ya se prorrogó por última vez el pasado 17 de noviembre, dentro del nuevo plan de medidas de apoyo a la liquidez y la solvencia de autónomos y empresas aprobado por el Gobierno para «favorecer la recuperación y el mantenimiento de empresas viables», según el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Así, la moratoria de concursos de acreedores será la primera pieza del escudo social y económico contra el coronavirus que decaerá en 2021.

Si no media una nueva ampliación de plazo, el fin del periodo de gracia en el que se suspende la obligación de los deudores de solicitar concurso de acreedores voluntario y la del juez de admitir a trámite los concursos reclamados por los propios acreedores servirá para conocer hasta qué punto las empresas han aprovechado los fondos públicos para sanearse y evitar la bancarrota.

El Consejo General de Economistas atribuye a esta moratoria y a la propia pandemia la reducción de concursos de acreedores durante el segundo y tercer trimestre del año pasado, hasta un 41,3% interanual en los meses de confinamiento, y consideran que los efectos de esta medida se están diluyendo, lo que podría dificultar su prórroga, mientras que su decaimiento podría evidenciar el estado de salud financiera de las compañías.

Por otra parte, han aumentado también el número de empresas con créditos avalados por el ICO, hasta 591.500 compañías al cierre de 2020. Desde Cepyme critican que muchas empresas están pidiendo novaciones en sus créditos para acceder a más fondos o ampliar el plazo de amortización y reclaman que la Unión Europea permita no considerar esas operaciones una nueva refinanciación de la deuda corporativa para evitar dañar aún más su solvencia, según Cinco Días.

Adrián Francisco Varela
LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: