10 claves para diferenciar a millennials y centennials (sin mezclar churras con merinas)

A ojos de muchos (que se desenvuelven muy a menudo en el ámbito del marketing y la publicidad), los millennials y los centennials son prácticamente sinónimos y unos y otros son metidos invariablemente en el mismo saco con la excusa de que son «joven joven» (como si la juventud fuera el cordón umbilical que une a ambas generaciones).

Sin embargo, lo cierto es que la Generación Z (los consumidores nacidos entre 2001 y 2019) y la Generación del Milenio (cuyos miembros nacieron entre 1982 y 2000) son radicalmente diferentes en muchos aspectos. Una y otra generación crecieron y maduraron en entornos lastrados por no pocas diferencias que han terminado otorgando a cada una de ellas cualidades absolutamente únicas.



Phillip Kane disecciona en un artículo para Inc. las principales diferencias entre millennials y centennials:

1. Los millennials crecieron en época de vacas gordas, los centennials lo hicieron en época de vacas flacas

Hasta que se toparon de bruces con crisis de primerísimo orden como la crisis financiera de 2008 o más recientemente la pandemia, los millennials vivieron en mundo marcado sobre todo y ante todo por la prosperidad. Todo lo contrario a los centennials, que crecieron siendo testigos de cómo sus padres lidiaban con las severas consecuencias económicas de la crisis de 2008 y más tarde la pandemia del coronavirus.

En base a las experiencias que han terminado dando forma a su trayectoria vital, la Generación Z es en realidad más cautelosa con los gastos (y más alérgica a las deudas) que Generación Y (bastante más espléndida en sus gastos).

Los centennials planifican además antes que los millennials su carrera y su vida personal y están asimismo más prestos al emprendimiento (quizás porque sufrieron en primera persona cómo sus progenitores se quedaban compuestos y sin trabajo durante la crisis financiera de 2008).

2. Ambas generaciones están estresadas, pero la Generación Z está más baqueteada por la ansiedad

De acuerdo con un estudio de YPulse, el 84% de los centennials confiesa tener ansiedad por su propio futuro. Entre los millennials esta proporción desciende, no obstante, al 72%.

Quizás porque sufren la ansiedad en primera persona, a los centennials les preocupa mucho la salud mental y creen en que el trabajo debería poder discutirse abiertamente sobre este tema.

Los millenials están, en cambio, menos predispuestos a hablar abiertamente sobre su salud mental, que a ojos de la Generación Z deberían estar en primer plano en el universo laboral.

3. Los millennials son diversos, para los centennials la diversidad es una causa en sí misma

Antes de que entrara en escena la Generación Z, los millennials se ufanaron de ser la generación más diversa al otro lado del charco. Pero lo centennials no son solo más diversos que los millennials, sino que están también mucho más comprometidos con la diversidad.

La lucha en pro de la diversidad es la causa número uno de la Generación Z. No en vano, esta generación prioriza muy a menudo las políticas de inclusión y diversidad de las empresas a la hora de buscar trabajo (por delante de factores como el salario y los beneficios asociados, a los que los millennials conceden mucha más importancia).

4. La Generación Z desafía la sexualidad como nunca lo ha hecho antes la Generación Y

Según YPulse, los centennials están un 19% más prestos que la Generación Y a identificarse como LGBTQ+. La Generación Z tiene una concepción mucho mas fluida del género y la sexualidad y no tiene tampoco prurito alguno a la hora de hablar abiertamente sobre ello.

Tanto los millennials como los centennials están muy comprometidos con la defensa de los derechos de la comunidad LGBTQ+, pero los segundos están más predispuestos que los primeros a alzar la voz. Y prestan asimismo más atención a las políticas LGBTQ+ de las empresas (a las que no perdonan, como si hacen los millennials, el denominado «rainbow washing»).

5. Ambas generaciones quieren marcar la diferencia, pero la Generación Z se cree realmente en el deber de alzar la voz

Los centennials están más implicados que los millennials en la resolución de los problemas que baquetean al castigadísimo planeta Tierra y no tienen inconveniente alguno en alzar la voz cuando se topan de bruces con alguna injusticia.

En tanto en cuenta están muy comprometidos con las injusticias, los centennials exigen asimismo a las marcas que rindan cuentas y que tomen parte en la resolución de tales injusticias. Para ellos es además muy importante que los valores de las empresas para las que trabajan estén alienados con los suyos propios.

6. Los millennials están cortando amarras con la televisión, los centennials nunca tuvieron ese vínculo con la pequeña pantalla

Los millennials están más apegados a la televisión que los centennials, que consume buena parte del contenido en formato vídeo en YouTube. La célebre plataforma de vídeo de Google es además el primer lugar al que la Generación Z acude en busca de información cuando hay algo que no sabe. Los millennials prefieren, por el contrario, encomendarse a Google.

7. Los millennials iniciaron las redes sociales, los centennials están dando forma a «the next big thing«

El universo de las redes sociales eclosionó durante la adolescencia y la edad adulta de la Generación del Milenio. Y actualmente la popularidad de las plataformas que los millennials amaban en aquella época está menguando peligrosamente. Los centennials están, por su parte, inaugurando un nuevo capítulo en la era de las redes sociales.

Mientras los millennials prefieren las redes sociales dominadas por el texto, los centennials tienen un mayor apego a las plataformas 2.0 de naturaleza visual.

TikTok es la red social predilecta de la Generación Z, que elude en términos generales plataformas donde los millennials se mueven como pez en el agua como LinkedIn.

8. Los millennials fueron testigos del nacimiento de los primeros influencers, los centennials están bajo su influencia

La Generación Z está más predispuesta a comprar productos o servicios promocionados por los influencers que los millennials.

Los centennials sienten especial inclinación por los influencers porque a sus ojos son «role models» que aspiran a emular y de los que desean aprender (para metamorfosearse también quizás en prescriptores).

9. Millennials y centennials valoran a las marcas de manera diferente

Si bien millennials y centennials comparten preferencia por no pocas marcas, sería injusto tratar a unos y otros como un bloque monolítico a este respecto.

Mientras la Generación del Milenio aprecia mucho que la ropa y los accesorios que compra sean de un diseñador o una firma específica, a la hora de ir de «shooping» los centennials se guían mucho más por las emociones (lo cual tiene serias implicaciones para la industria del lujo).

10. Los millennials se criaron a los pechos de los videojuegos, los centennials juegan en el metaverso

Tanto la Generación como la Generación Z crecieron jugando a videojuegos y continúan rindiendo pleitesía al «gaming» en su edad adulta. Lo que diferencia a una y otra generación es que los centennials están hincando ya el diente al metaverso a la hora de aproximarse a los videojuegos.

Puesto que la Generación Z ha crecido socializando en entornos de «gaming», está también más predispuesta a zambullirse en las procelosas aguas del metaverso.

Esther Lastra