4 perfiles de e-shoppers que las marcas deben tener en cuenta para sus estrategias digitales

En 2020, el comercio electrónico alcanzó cifras históricas y entró en los hogares de los consumidores españoles para quedarse. Esta dinámica continuó en 2021, aunque no con el mismo crecimiento. El año pasado el ascenso de las ventas e-commerce en Europa fue del 12,8%, frente al 26,7% que se consiguió hace dos años.

La relación entre los compradores y los vendedores se está transformando a pasos agigantados. Por eso es imprescindible conocer el nuevo perfil de los compradores digitales, los e-shoppers, de cara a que las marcas puedan desarrollar las estrategias necesarias para alcanzarlos.

El 48% de todos los compradores online son e-shoppers regulares y suponen el 86% del volumen de cuota de mercado online europeo. Además, han recibido de media seis paquetes en el último mes.

De estos, el 60% ha comprado por este formato en páginas extranjeras. China mantiene una buena posición con un 54%, pero ha bajado 6 puntos desde la pandemia, contribuyendo al incremento de Europa, con un 73%.

En cuanto a la forma de realizar compras en el ámbito digital, destaca el teléfono móvil, mientras que un 35% está suscrito a un programa de fidelización de algún e-commerce. Esos son algunos de los datos que refleja ‘E-Shopper Barometer 2021‘, un estudio de SEUR que analiza las tendencias del comercio electrónico.

La sostenibilidad también es uno de los focos de este informe, que revela que un 65% de los e-shoppers habituales estaría dispuesto a cambiar de sitio para encontrar una opción de envío más sostenible.

«En este trasfondo tan convulso, el comercio electrónico ha pasado de ser algo novedoso a asentarse como un hábito más de los consumidores de hoy día, hasta el punto de que la evolución de los e-shoppers es uno de los aspectos más destacables del 2021», asegura Jean-Claude Sonet, vicepresidente ejecutivo responsable de marketing, comunicación y sostenibilidad.

El profesional añade que «el comercio electrónico nunca antes había sido tan estable, vibrante y ampliamente aceptado».



Perfiles de e-shoppers

E-shopper aficionado

En lo referido a los perfiles de e-shoppers, encontramos al aficionado y al sénior. El primer caso corresponde al comprador más experimentado y ferviente, que recurre de forma frecuente al e-commerce para satisfacer sus necesidades.

Le gusta, sobre todo, la comodidad y el tono relajado que se relaciona con la experiencia de compra de principio a fin, con un 82% que valora los envíos como fáciles o sencillos y un 65% que cree que puede encontrar prácticamente todos los productos y servicios que necesitan online.

Si algo caracteriza a este grupo es el FOMO (del inglés Fear Of Missing Out, miedo a perderse algo). Se preocupan tanto por si se pierden alguna promoción, oferta o ganga que están todo el tiempo conectados.

E-shopper sénior

Por otro lado, está el grupo de personas con edades de 55 años en adelante. Este, más que por necesidad, recurre a este tipo de compras por necesidad.

Suele manifestar algunos de los comportamientos asociados al e-shopper principiante, como dar importancia a la confianza a la hora de elegir sitios web. Estos prefieren el ordenador para hacer estas gestiones, en lugar del smartphone.

E-shopper epicúreo

Representan un 13% de la totalidad de e-shoppers europeos. Se distinguen por la facilidad, sencillez y el disfrute personal que buscan con la experiencia de compra online.

Aunque tengan que pagar más, apuestan por este formato para contribuir a una vida más tranquila. De hecho, un 82% busca productos y servicios que le ayuden a llevar un estilo saludable, mientras que un 76% procura comprar artículos sostenibles.

E-shopper eco-selectivo

En este caso, implican al 14% de los e-shoppers europeos. Son compradores esporádicos, pero que son muy perspicaces. Así, solamente compran online artículos selectos de determinadas categorías.

Cabe destacar que esperan que las empresas sean responsables, pero adquieren menos productos ecológicos que antes. Esta postura contradictoria ha conducido a que este tipo de consumidor digital haya decrecido cinco puntos desde 2019.

El comercio electrónico por sectores

Si nos fijamos por sectores, un 35% de los e-shoppers habituales ha hecho pedidos online de bebidas y alimentos frescos desde enero.

Para quienes tienen reticencias a comprar online en este tipo de ámbito, la principal barrera es la duda sobre calidad y la frescura del producto, seguida de cerca por la imposibilidad de ver y escoger los productos personalmente. Un 68% considera importante conocer la empresa de mensajería encargada del envío.

Ana Mora