5 prácticas con las que reducir la tasa de carrito abandonado de tu checkout

La falta de optimización en el checkout es uno de los principales retos a los que tienen que enfrentarse las grandes firmas y marketplaces del momento. Y es que al cliente cada vez le cuesta más dar por cerrada una compra. Algo, por desgracia, bastante lógico, pues los frenéticos hábitos de consumo actuales y los precios competitivos colman de excesivos estímulos al cliente.

Sin ir más lejos, el todopoderoso Amazon ofrece unos datos bastante desalentadores al respecto, y es que casi un 70% de los usuarios que añaden un producto al carrito de compra acaban por abandonarlo. Y todo esto teniendo en cuenta la facilidad de devoluciones y cambios de las que se goza hoy en día.

Para paliar tal situación, hemos elaborado una breve guía con 5 prácticas infalibles con las que reducir las fugas y aumentar la facturación a final de mes.

1. Diseña un checkout one-page para tu tienda online

Llegar a buen puerto resulta complicado cuando la ruta a seguir es poco precisa. En el ámbito ecommerce pasa exactamente lo mismo, hay que minimizar esa fricción que aleja inevitablemente al comprador de la conversión. En este sentido, la última y más resultadista tendencia es concentrar todos los pasos que requiere la tramitación final de una compra online en una sola página, lo que se conoce como checkout onepage.

Solo una cosa debes tener en cuenta, y es que, si bien es cierto que este tipo de páginas pueden dar muy buenas ratios de conversión cuando están optimizadas y se ha sintetizado correctamente la información, también es posible que se dé el caso contrario y un mal planteamiento de la estructura acabe por agravar todavía más la brecha de fugas en la parte final del embudo de compra, pues la facilidad de uso web se habrá visto muy mermada.



¿Y cuáles son esos requisitos que debe tener todo checkout onepage para alcanzar el éxito ?, analicemos los más importantes:

  • Simpleza. Muestra aquello que realmente es relevante para tu target y deshazte de los apartados innecesarios. Los campos indispensables son la descripción del producto, la información del envío y los métodos de pago. Una vez los tengas cerrados, podrás aprovechar el espacio restante para segmentar hacia tu sector.
  • Dinamismo. La información que ofrece el checkout debe ir actualizándose con cada movimiento que realice el usuario. De esta manera, el comprador nunca tendrá que abandonar o actualizar la página por, por ejemplo, si el precio total mostrado no se actualiza automáticamente al hacer un cambio.
  • Adaptabilidad. Gran parte de las compras del siglo XXI se realizan en móviles o tablets, por lo que adaptar el checkout de tu tienda online para que sea responsive con estos dispositivos es obligatorio.
  • Celeridad. Por último, y esto es algo que puedes aplicar tanto en checkouts onepage como en multipage, es conveniente que permitas la compra para invitados y clientes anónimos. Obligar a un usuario a registrarse puede ser beneficioso para el remarketing o la creación de bases de datos, pero también es una barrera bastante notable para la conversión real de un ecommerce.

Sin embargo, la cima de todo lo referente a la optimización de carrito de compra está en los checkouts bots. Uno de los más interesantes es Adyen. Se trata de uno sofisticado software que completa de forma automática el checkout de tu cliente, reduciendo al mínimo posible la fisura de fugas y aumentando la tasa de conversión.

2. Utiliza copys creativos para cautivar a los indecisos

El número de tiendas online ha ido en considerable aumento durante los últimos años, por eso es muy normal que al usuario le asalten las dudas a la hora de elegir entre un ecommerce u otro. La competencia es verdaderamente alta. Una buena forma de sobresalir y desmarcarse de los demás es integrar textos y descripciones de valor dentro del checkout —y fuera de él, si es posible, también— que aporten un plus diferencial al eslabón final del embudo.

El éxito radica en conocer al dedillo cuál es el motivo real que impulsa la compra de tus productos y mantener un equilibrio entre lo útil y lo creativo. De esta manera, podrás escribir aquellos highlights que sabes que llaman la atención de tu público en puntos estratégicos y crear una llamada a la acción de venta realmente vistosa.

Los colores y la tipografía son otro factor que debes cuidar; intenta que sean suaves y sutiles. Deben acompañar al resto de elementos visuales e invitar a la navegación y la lectura dentro del checkout. Evita opciones agresivas que brillen por sí solas, ganarán excesivo protagonismo y distraerán al cliente de lo que realmente importa, la compra.

3. Optimiza tu presencia útil 

Una de las principales misiones de un ecommerce es mantenerse en contacto directo con su cliente, independiente del eslabón del embudo en el que se encuentre. Decimos esto porque no son pocas las tiendas online que diseñan checkouts herméticos, sin ninguna ventana de comunicación con el cliente.

Esta práctica es bastante perjudicial, ya que, en ocasiones, el comprador necesita realizar algún tipo de consulta al equipo comercial o de soporte del ecommerce, ya sea para preguntar por el precio, las condiciones de envío o la política de devoluciones, da igual la razón, lo realmente importante es estar ahí para resolver sus dudas.

Si integras un chat en el checkout de tu tienda online, podrías estar marcando la diferencia entre un checkout que cumple con las expectativas y otro que se queda en el intento. Además, el chat también aporta cierta tranquilidad a la hora de cerrar una compra, pues implica profesionalidad y cariño por parte del ecommerce

4. Posibilita diferentes métodos de envío 

Una variedad de métodos de envío es siempre la mejor estrategia para reducir el carrito abandonado. Nunca se debe empujar al cliente por una opción u otra, debe ser él quien elija. Para conseguir algo así deberás contar con varios transportistas en tus soluciones de envíos, pues, al fin y al cabo, serán ellos los encargados de hacerlo posible. Además, si solo trabajas con un único transportista, es muy posible que tus envíos a ciertos destinos sean más caros o con un tiempo de tránsito mayor que si dispones de varios transportistas con los que gestionar tus envíos.

La solución a dicho problema es ampliar tu red de transportistas y ofrecer al comprador más variedad de métodos de envío. El cliente agradecerá poder elegir entre la entrega a domicilio, recogida en tienda, en la oficina del transportista o en un punto recogida.

Una muy buena forma de hacerlo es trabajando con una herramienta como Outvio. Este software te permite gestionar muchos de los procesos clave post-venta. Desde integrar diferentes transportistas en una misma interfaz para que tú o tu cliente podáis elegir el método de envío más indicado, hasta automatizar el envío de emails de notificación a tus clientes durante el proceso de entrega, así como gestionar devoluciones de forma automatizada. Esta aplicación además, ofrece muchos otros servicios postventa esenciales si quieres escalar tu ecommerce de forma rápida y sin complicaciones.

5. Ofrece tranquilidad en el proceso del pago

No importa si el cliente realiza su pago con tarjeta, transferencia bancaria o contra reembolso. Hacer sentir seguro al comprador en el momento del pago es un añadido psicológico fundamental que te ayudará a aumentar sustancialmente la conversión de tu tienda online. Y es que la gente no suele comprar en ecommerce de dudosa reputación.

También es importante que seas franco con el precio y la calidad del producto, puesto que, por alguna razón, muchas tiendas online tienden a ocultar costes, generalmente de envío o impositivos, con la idea ficticia de que el comprador no lo notará.

Para que tu checkout inspire la máxima confianza es necesario que cuente con los siguientes elementos:

  • Certificado SSL. Se trata de una validación que acredita la identidad de la empresa o ecommerce. Generalmente se manifiesta como una barra verde con un candado, justo al lado de la url de dominio, aunque también puede incorporarse en la mitad de la page, como verás en la siguiente imagen.
  • Opiniones de otros usuarios. Lo que dicen los demás nos importa, y mucho, por eso es recomendable añadir un apartado con reseñas positivas de compradores pasados, así el cliente actual no tendrá ninguna inseguridad sobre la veracidad del site.
  • Pago verificado. Es una prueba de que el ecommerce tiene habilitadas las pasarelas de pago que dice poseer. Opciones como Paypal mejoran la confianza que transmites, ya que demuestran que el checkout ha superado ciertos filtros de seguridad. Lo más conveniente es que tu procesador de pagos (PSP) posibilite las últimas tendencias en este campo, como las wallet o billeteras digitales, los pagos aplazados o el Bitcoin.

En ese sentido, uno de nuestros procesadores de pago favoritos es Stripe. Este sofisticado software ofrece una solución integral para que tu ecommerce pueda tramitar cualquier tipo de pago online con tarjeta, transferencia bancaria, etc, con las máximas garantías en seguridad digital y desde todos los dispositivos.

El carrito abandonado es un mal silencioso que se va dejando pasar hasta que la gravedad es mayúscula, por eso es aconsejable optimizar constantemente el checkout y alinearlo con todos los ángulos de consumo. No dudes en poner en práctica lo expuesto en este artículo y utilizar las aplicaciones que te hemos recomendado: OutvioStripe y Adyen. Verás como la gestión de tu tienda online se simplifica, tu facturación aumenta y tus clientes se sienten más satisfechos.

Vía: Marketing Directo