Auge del emprendimiento femenino: el 90% de altas al RETA en 2023 fueron de mujeres autónomas

El incremento del número de trabajadores por cuenta propia afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) registrado el año pasado se produjo gracias a las mujeres que decidieron abrir un negocio. Así lo mostraron los últimos datos publicados por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), que resaltan que nueve de cada diez altas producidas durante 2023 correspondieron a nuevas autónomas.

Así, de los 15.797 cotizantes autónomos que sumó el RETA, el 92,3% -14.582- fueron mujeres frente a únicamente 1.213 hombres, el 7,7% del total, a pesar de representar estos últimos el 63,2% del colectivo. Con 1,2 millones de afiliadas, las autónomas ya representan el 36,8% del total de trabajadores por cuenta propia, una cifra que se sitúa por encima de la media de la Unión Europea, donde suman el 33,6%.

El informe de ATA también muestra cómo en la última década el crecimiento de las personas trabajadoras por cuenta propia en España es femenino. Las mujeres autónomas crecen un 15,4%, frente a únicamente el 6,2% de los varones. En concreto, de los 288.050 afiliados que sumó el RETA desde diciembre de 2012, 163.867 han sido mujeres frente a 124.189 autónomos varones.

Candelaria Carrera, responsable del área de Mujer de la asociación, valoró los datos del informe afirmando que, “a pesar de que 2023 no ha sido un año fácil para el colectivo de autónomos, las mujeres han vuelto a ser las protagonistas y han conseguido emprender nuevas actividades y empujar el crecimiento del trabajo por cuenta propia.”

Desde ATA explicaron que este aumento no es sólo una tendencia estadística: es un reflejo del cambio social y económico que está teniendo lugar en la sociedad española. “La mujer autónoma no sólo ha irrumpido en el ámbito empresarial, sino que también ha desafiado las normas tradicionales y ha demostrado que la autonomía económica es clave para el empoderamiento femenino” apuntó Candelaria Carrera.

Sólo seis comunidades autónomas no sumaron afiliadas al RETA en 2023

A pesar de que 2023 cerró con un aumento de 15.797 personas afiliadas al RETA, la evolución en las diferentes comunidades autónomas ha sido muy dispar. Únicamente seis regiones lograron sumar cotizantes a lo largo de 2023, y lo hicieron con tanta fuerza que llevan a este crecimiento de más de 15.000 autónomos y autónomas.

Estas comunidades fueron Andalucía (+7.862), Comunidad de Madrid (+5.463 autónomos), Comunidad Valenciana (+4.912), Canarias (+2.570 autónomos), Cataluña (+2.402) e Islas Baleares (+1.814). El resto perdieron afiliación en el conjunto de 2023.

Frente a estas cifras, si desglosamos los datos por género, comprobamos que la situación se invierte, y son seis las comunidades que no suman mujeres autónomas en el conjunto de 2023, frente a once que sí vieron incrementar su número de emprendedoras.

En este sentido, las seis comunidades autónomas que no lograron sumar emprendedoras el pasado año fueron Asturias, con una pérdida del 1,3% de sus mujeres autónomas, Galicia (-0,9%), Navarra y País Vasco, ambas con un descenso del 0,6% de sus autónomas, Castilla y León (- 0,5%) y La Rioja, con una pérdida del 0,1% de sus cotizantes mujeres al RETA.

El resto de las regiones sí sumaron autónomas en el conjunto de 2023, siendo Andalucía y Canarias las que mayor aumento registraron. En el primer caso, la comunidad aumentó en un sólo año su número de autónomas un 2,7% (5.604 mujeres emprendedoras más) y Canarias un 2,6% (+1.311 autónomas).

El comercio es la principal actividad de las mujeres autónomas

Atendiendo a los datos del informe elaborado por ATA, caben destacar notables diferencias por sexo, si se analiza el sector de actividad. Así, mientras que la construcción es el sector que concentra al 17,2% de los autónomos varones españoles, sólo es el sector elegido por el 3,4% de mujeres.

Por su parte, las mujeres autónomas son más numerosas que los hombres en los sectores del Comercio (24,9% mujeres, 20,5% varones), Hostelería (11,1% mujeres, 8,5% varones), actividades profesionales, científicas y técnicas (11,3% féminas, 8,8% varones) y actividades sanitarias (6,8% mujeres, 2,5% varones).

Candelaria Carrera valoró, en este sentido, que “las mujeres autónomas se decantan por el comercio y las actividades profesionales. Sin embargo, es importante destacar que las mujeres no sólo están emprendiendo en sectores tradicionalmente asociados con lo femenino, sino que también están incursionando en industrias dominadas históricamente por hombres. Desde la tecnología hasta la ingeniería, las mujeres autónomas están desafiando estereotipos y demostrando que su capacidad emprendedora no tiene límites”, concluyó.

Ana Riaño

Deja una respuesta