Cómo mantener la concentración en días en los que sientes que ya no puedes más

Hay días en los que sientes que realmente no puedes más. Ni siquiera entiendes muy bien por qué sucede, pero pese a que acabas de pasar 2 minutos súper concentrado en algo, de repente te ves con el móvil en la mano. 

Los expertos lo achacan a la tecnología y la dependencia humana por esta, que se ha desarrollado a lo largo del siglo XXI.

Un estudio realizado en Canadá por Microsoft en 2015 reveló que el intervalo de atención de los humanos bajó de 12 segundos a finales del siglo pasado, a 8 segundos en la actualidad.



¿Somos menos inteligentes por esto?

Claro que no, pero los humanos del siglo XXI están más expuestos a la multitarea y al hecho de tener muchos estímulos externos durante todo el tiempo.

Romper con esta multifuncionalidad no sería lo más correcto, no porque no funcionara, sino porque el cerebro no está preparado para ello. 

El experto y presentador de programas de ciencia de la BBC, Greg Foot, asegura la corteza prefrontal tiene un sesgo por la novedad, por ello el cerebro siempre está a la caza de “lo nuevo”.

Eres esclavo de esta sensación porque, tal y como explica el experto para la BBC, esta constante búsqueda de lo nuevo, activa el sistema de dopamina, que envía mensajes a varias partes del cerebro.

Esto significa que el cerebro recibe una recompensa cada vez que pierdes la concentración, sumado a que según el neurocientífico y psicólogo cognitivo, Daniel J. Levitin, en la actualidad se consume información equivalente a 175 periódicos al día (30 veces más que lo que se consumía hace 30 años), es normal que no puedas mantener la concentración.

¿Qué hacer para volver a concentrarte en tu tarea?

Estos son 4 consejos que te ayudarán a crear el clima de concentración que necesitas en días en los que ya no puedes más:

  1. Practica la desconexión digital: Apaga los aparatos que no necesites. Un estudio realizado por Microsoft ha demostrado que cuando te desconectas de tu tarea por conectarte a un dispositivo, pierdes de media 15 minutos, hasta que vuelves a tu tarea.
  2. Aliméntate: Si le das energía a tu cerebro va a trabajar mucho mejor. Por ejemplo, no comiences a trabajar hasta que no hayas desayunado. Según la BBC, “saltarte el desayuno significa que funcionas en adrenalina, lo que dificulta tu concentración. Las proteínas y carbohidratos estabilizan el azúcar en la sangre. Y tomar agua evita la deshidratación”.
  3. ¡Haz ejercicio!: El ejercicio físico mejora a corto y largo plazo las regiones del cerebro relacionadas con la atención.
  4. Descansa: Dormir bien, es la mejor manera de cuidarte a nivel celular. Mientras duermes el cuerpo se repara y restaura. Por lo que cuida de tu descanso y prepárate para rendir. 
Irina Pérez