Cómo trabajar el SEO en Webs grandes

Dijimos que íbamos a dar guerra… y lo vamos a cumplir: no te pierdas el post de hoy, Alberto, de IngenieroSEO, uno de los primeros profes de la membresía, nos va a hablar de cómo trabajar el SEO en webs grandes de forma profesional y además mostrando un caso de éxito.

Contenido ultra potente, porque vamos a ir esta vez un paso más allá del SEO de guerrilla (el que más disfruto, personalmente) típicamente orientado a webs de nicho de un emprendedor.

Fase de INICIO en un proyecto SEO penalizado

Os voy a contar una anécdota que solo me ha ocurrido una vez en la vida: que un no cliente me envíe a casa una cesta de productos de su pueblo, después del análisis SEO inicial de su web. Quedó tan gratamente sorprendido, que se le ocurrió hacerme ese regalo tan especial. Sigo dando gracias cada vez que me acuerdo, ya que, por supuesto, no tenía por qué.

Estado de situación

Hoy vengo a contaros mi experiencia en un gran cliente, una web que a día de hoy está compitiendo con los grandes players del sector del electrodoméstico, La Casa del Electrodoméstico (LCDE). Voy a tratar de centrarme en la parte SEO, aunque participan en este proyecto grandes profesionales en el área de SEM, social, analítica y CRO.

A finales de 2015 me ofrecieron la oportunidad de formar parte del proyecto. En aquél momento, como freelance, me pareció una oportunidad más que interesante. Lógicamente, lo primero que hice, fue ver la evolución del proyecto. Y… ufffffffff

Eso no paraba de caer desde 2013. Aquí había curro para aburrir… Solicité acceso a Google Search Console, Google Analytics y al administrador para ver más en profundidad.

A priori, parecía una penalización Panda de manual, pero tocaba ponerse las pilas y revisar el proyecto de arriba a abajo.



El equipo al completo

SEM

Por suerte, cuando entré la agencia que gestionaba las campañas de PPC llevaban tiempo trabajando y consiguiendo muy buenos resultados. Todo ese tráfico venía genial al proyecto, a la marca y al SEO.

Programación front y back

El equipo de programación había sido el encargado de llevar al éxito el proyecto también a nivel SEO con técnicas que en 2011 funcionaban, pero que en 2013 ya habían cambiado casi radicalmente.

Hasta 2013 la evolución del proyecto fue brutal y consiguieron grandes hitos de facturación SEO, algo innegable y que tanto el dueño de la empresa como yo valoramos mucho en su momento. Pero… pasaba el tiempo y aquello no cambiaba de tendencia, había que hacer algo.

Al principio, como os podéis imaginar, fue problemático, no os voy a engañar.

No tuve otra opción que intentar ganarme mi sitio a través de demostraciones brutales de cada tarea y sus implicaciones. En muchas ocasiones, mis propuestas se veían rebatidas con argumentos contrarios totalmente a mis convicciones; de hecho, los programadores apostaban por cosas que no eran las que yo les proponía…

Al final la responsabilidad era mía y debía tratar por todos los medios de ser consecuente y, con píldoras constantes de formación SEO y el apoyo de mi cliente, llevar a cabo todas las propuestas que el equipo de programación me rebatía.

Con el paso de los meses, y con resultados encima de la mesa, esas confrontaciones fueron mermando y cada uno fuimos asumiendo el rol que tocaba: el SEO para el SEO, la programación para el programador.

El punto de partida

Como consultor SEO una de las cosas que tienes que tener presentes antes de marcarte tu hoja de ruta inicial es saber de muy buena mano con los recursos que cuentas.

Al ser una tienda online, tenía claro lo siguiente:

  • Objetivo: vender y obtener cada vez más beneficios.
  • Recursos del cliente: en aquel momento solo SEM y el equipo de programación.
  • Recursos propios: freelance con muchas ganas y una persona que estaba empezando a formar en SEO.
  • Existía un interés fuerte por recuperar el SEO, aunque no era la fuente principal de negocio.
  • Contaba con un CMS propio de la empresa de desarrollo, al que podíamos ir haciendo cosas.

Así era la página principal cuando comencé el proyecto.

Fase de PLANIFICACIÓN: la auditoría SEO de un gran proyecto

Entramos en la fase de planificación y vino el momento de auditar. Repasé absolutamente todo. Desde la parte técnica hasta la parte de contenido pasando por links, con todo el arsenal de herramientas propias y compradas de las que disponía en ese momento y con la metodología que empleaba por aquel entonces para hacer todos los procesos.

Vamos a ver los pasos concretos que seguí, no solo a nivel de SEO (que también) sino a nivel estratégico:

Reuniones con el dueño de la empresa

Es una de las personas que más me han sorprendido para bien en mi vida. Cada día que pasaba tenía más claro por qué había llegado donde había llegado y la proyección real de todo el proyecto. A día de hoy, creo que de electro tengo un conocimiento bastante profundo gracias a todo lo que he aprendido de él.

A parte de una metodología de trabajo, siempre he intentado construir una metodología de clientes orienta a su seguimiento e información constante, fundamental para aquellos que no están geográficamente cerca, como era el caso, pero necesaria a fin de cuentas para todos.

¿En qué consiste esta metodología? No se suele hablar mucho de la forma en la que se debe de tratar a los clientes. El valor de un cliente para una agencia se mide por lo que se conoce como Customer Lifetime Value (CLTV), y se contabiliza durante todo el tiempo que está trabajando con nosotros.

CLTV = Gasto Medio x Coste de Adquisición x Tiempo de Vida

Tener un CLTV muy bajo en nuestro caso no es positivo, dado que implica poca fidelidad y la necesidad imperativa de buscar nuevos clientes de forma constante. No es nuestro modelo de negocio.

Preferimos trabajar que aquellos que entienden y solicitan nuestros servicios y convertirnos en su «partner SEO» de confianza. Y para ello, necesitamos cuidarlos semana a semana, mes a mes y año a año.

Establecemos protocolos que atienden comunicación, reporting, llamadas, etc… para tenerlos plenamente informados, así como píldoras constantes de formación cuando creemos que es necesario. Deben conocer y entender lo que hacemos, ayuda bastante a medio-largo plazo.

Analizar el sector y los competidores

Este punto es fundamental en cualquier estrategia SEO.

No solo para conocer el sector, sino también para ponernos en situación y darle a conocer a nuestro cliente con quién está realmente compitiendo. Esto nos permitirá controlar mejor la gestión de expectativas.

Además, hay 3 cosas que quiero comentaros propias de este proyecto en concreto:

El SEO cuando construyes una marca

En 2015 todavía nos quedaban posicionadas algunas palabras clave muy fuertes, aunque nuestro principal competidor era otra tienda que llevaba el mismo equipo de desarrollo y CMS (recordemos que eran desarrolladores y SEOs a la vez).

A lo largo del tiempo, a medida que el proyecto crecía, iba viendo cómo Google valoraba todo lo nuevo que hacíamos mucho mejor que en otros proyectos con poca autoridad. Recuerdo, por ejemplo, cuando hicimos una categoría de «frigoríficos VarioStyle»: forzamos indexación y… ¡directos a TOP3!

El SEO contra grandes marcas

Muchas veces, los empresarios toman como referencia a un competidor, incluso, hasta llegar a obsesionarse. Este no fue el caso, pero sí que tenía un peso alto. Yo no lo veía para nada así y mis miras estaban puestas hacia otro lado desde el primer momento (Media Markt, El Corte Inglés, Worten, Carrefour… y luego se unió a la fiesta PC Componentes, por ejemplo).

Mi motivación en este punto era máxima y los recursos bastante limitados y esa es una buena parte del trabajo de un consultor: conseguir el máximo resultado para el cliente con los recursos disponibles.

El SEO contra grandes equipos

Decidí analizar cada uno de los competidores a nivel estratégico:

  • ¿Quiénes eran?
  • ¿Qué hacían?
  • ¿Cómo lo hacían?
  • ¿Qué secciones de sus webs evolucionaban mejor y por qué?

Todo lo que podía ver con herramientas como Sistrix, mi gran aliado en ese momento.

¿Mi problema? El departamento SEO de La Casa Del Electrodoméstico era bastante limitado para poder hacerlo todo en un tiempo razonable, tenía que conseguir de alguna manera priorizar con un sentido claro (más abajo os cuento cómo lo hice).

Estudios de keywords a nivel estratégico

Menudo jardín. Sí, lo tenía que decir. Más de 15.000 productos (a día de hoy me parecen poquísimos, pero claro, eso te lo dice la experiencia de trabajar en tiendas con muchísimo más catálogo) que en aquel momento se me vinieron encima al peso.

Excels y más Excels, hojas y más hojas… hasta que decidí algo que no es habitual: parar y no pensar en SEO en este punto.

¿Por qué lo hice si lo habitual es hacer primero un estudio de palabras clave y en base a esto realizar la arquitectura? Porque consideré que era más práctico y útil para el usuario construir una categorización útil y práctica para realizar a posteriori toda una labor de optimización categoría por categoría, realizando micro estudios de palabras clave para determinar cómo se deberían llamar, detectar duplicidades semánticas, unificar categorías redundantes, etc.

En resumen, no es que el estudio de palabras no fuera importante, sino que rompí el proceso habitual de trabajo para plantear primero una arquitectura de elementos capaz de soportar el catálogo y ya luego mirar cómo tendrían que llamarse cada uno de esos elementos, si TV o televisión.

Así que comenzamos por realizar la arquitectura de la información de la tienda antes del research.

Una vez la tuvimos, fuimos categoría por categoría realizando esos micro estudios pormenorizados. No he encontrado los originales, pero os he preparado este ejemplo, ya que a día de hoy sigo realizando algo bastante similar para según qué proyectos.

Arquitectura de la información

Sí, aunque la tienda contaba con una arquitectura que podría no estar mal del todo en aquella época, decidimos revisar el catálogo entero de productos que trabajaba para tratar de organizarlos de la mejor manera posible.

Este era mi momento para poner en práctica todo lo que había realizado en otros clientes más pequeños, pero a gran escala.

Taxonomías, folksonomías, patrones… aquí me iba a divertir de lo lindo. Y así fue, tras muchísimas horas de análisis de catálogo sumando toda la información y el conocimiento transmitido por mi cliente, traté de construir algo que fuera:

  • Útil para los usuarios.
  • Que encontraran más fácilmente los productos que más le interesaba vender a mi cliente.
  • Lo más fácil posible para los bots.

Empecé a trabajar en la clasificación de las URLs de la tienda para realizar mi propuesta de reorganización de todas las líneas de producto y tomamos algunas decisiones en base a históricos de tráfico y evolución del mismo en ciertas categorías.

¿Qué tipo de decisiones? Pues miramos y eliminamos algunas que no parecían tener sentido y otras que, a priori, parecía que sí pero las mandamos a revisar en un research más a fondo, para ver si se podían reorientar o directamente eliminarlas.

Una vez lo tuvimos claro, me metí a trabajar los sistemas de navegación (links internos, menús…) orientados a negocio.

¿Qué os interesa más vender? Pues así será el orden.

No escondamos lo que realmente queremos ofrecer más a los usuarios. Y de aquí salió el primer desglose de «electrodomésticos» a cosas como «frigoríficos», «congeladores», «lavavajillas»… dentro de lo que fue posible cambiar.

Es en todo este proceso donde descubrí realmente lo que significaba eso de Findability (encontrar fácil el contenido o funcionalidad de una web para usuarios o buscadores), que si bien los nombrecitos en sí los leí por primera vez en una presentación de Dani Pinillos, el concepto ya lo tenía más que asumido.

En cuanto al buscador, la web contaba con un «buscador avanzado» de los de antes, que se sustituyó por un buscador inteligente, de la empresa Doofinder. El tema de este tipo de buscadores da para otra historia SEO…

Filtros

Los filtros en una tienda online tienen un papel fundamental para la navegación de los usuarios, y deben de combinarse con las categorías. ¿Para qué sirven los filtros en un ecommerce? Como su propio nombre indica, nos permiten filtrar productos en los listados de una forma rápida.

Definí en cada categoría y subcategoría los filtros que a priori consideraba interesantes para los usuarios, no apliqué en su momento ningún proceso de trabajo elaborado.

Sencillamente, aproveché ser nuevo en el proyecto y el sector para ponerme en situación y tratar de hacerlo lo mejor posible. Lejos de lo que a día de hoy realizo con varios buyer persona, pero lo mejor que en ese momento se me ocurrió y yo realizaba con mis clientes.

Volviendo a aquel momento, una vez definidos creamos otro documento donde indicamos a los programadores el comportamiento deseado para cada uno de esos filtros, con cosas como:

  • si debían generar o no URLs nuevas
  • si esas URLs debían tener la meta robots en index o noindex
  • si debían hacer que la página refrescara al hacer clic o no
  • si debían ir acompañados de alguna instrucción en el fichero robots.txt
  • etc.

Protocolos SEO CRUD sobre el stock de Ecommerce

El gran problema de muchos Ecommerce: la mala gestión a la hora de introducir, actualizar y borrar productos.

Es un problema que sigue sin estar 100% resuelto a día de hoy y con el que tuve que generar toda una serie de protocolos de actuación ante hitos como estos:

  • qué hacer cada vez que entra producto
  • qué hacer cada vez que se actualizan según qué estados
  • qué hacer cada vez que se elimina un producto porque jamás volverá a estar
  • qué hacer si ese producto tiene tráfico
  • qué hacer si tiene tráfico y enlaces
  • etc.

¿CRUD? ¿WTF?

  • Create (Crear productos)
  • Read bzw. Retrieve (Leer productos)
  • Update (Actualizar productos)
  • Delete bzw. Destroy (Borrar productos)

Venga, vale, la R no requiere protocolos, pero me apetecía poner algo de mi época estudiantil con los registros en base de datos, y como Dean me deja…

Auditoría técnica a fondo

Aquí se me fue la olla. Tal cual. Menuda la que lié intentando que este proyecto fuera mi obra maestra cual escultor renacentista.

¿Por qué se me fue? Inexperiencia. A día de hoy, después de 4 años… siguen sin realizarse muchas cosas, otras que descarté y otras que las he ido evolucionando y pidiendo de nuevo pacientemente.

  • Rastreo
  • Indexación
  • Crawleo
  • Códigos de respuesta
  • Duplicidad de contenido
  • URLs
  • Titles
  • Meta descriptions…

Y todo lo que en 2015 se miraba y se solicitaba.

Me encontré de todo. Desde lo básico que podíamos sacar por ejemplo pasando un simple Screaming Frog:

  • URLs que no responden
  • URLs con redireccionamiento
  • URLs con 404
  • URLs con errores de servidor
  • URLs duplicadas en mayúsculas y minúsculas
  • URLs muy chulas (aunque no sean típicas las considero «url friendly») que no me he atrevido nunca a cambiar…
  • Sitemaps con errores y no creados para controlar indexación.
  • Problemas de enlazado interno y anchors no optimizados.
  • Etc.

Hasta cuestiones relacionadas con posibles mejoras de rendimiento:

  • Problemas con JS (Javascript)
  • Problemas de CSS
  • Problemas con los protocolos asociados a la navegación segura
  • Compresión de archivos en el servidor
  • Etc.

Mejoras de contenido:

  • Canonicalizaciones de toda la tienda a una versión funcionando las dos
  • Marcas que no tenían bien asignados los productos y aparecían productos de otras marcas
  • URLs de categorías sin productos
  • URLs con productos repetidos
  • Generación de 1 URL por cada opinión que se generaba de un producto en la tienda. Y se indexaba.
  • Etc.

Y muchas más «cositas»:

  • Una versión para móviles y otra para desktop (no era del todo incorrecto, pero no era lo que recomendaba Google).
  • Problemas de accesibilidad.
  • Archivo robots.txt poco trabajado.
  • etc.

Resultado: un CMS que no había sido creado bajo las indicaciones de un SEO que a esas alturas requería acciones rápidas donde principalmente debíamos «pegarnos» con los programadores.

Tenía una ventaja importante, mi background técnico. Me ha permitido siempre entenderme bien con todos los equipos de programación y sacar las cosas adelante.

Tras decenas y decenas de propuestas… algunas se hicieron, otras se lucharon, otras se denegaron y otras opté por vías alternativas ante la adversidad. Y es que en esto de SEO no todo es blanco o negro. Los grises también molan.

Auditoría off page por nuestra tranquilidad

Aunque un primer vistazo a las herramientas SEO habituales nos otorgaba cierta tranquilidad en este aspecto, decidí profundizar un poco más realizando a finales de ese primer año una auditoría a fondo de todos los enlaces que recibía el proyecto. Analizamos:

  • ¿De dónde venía la autoridad de LCDE? Revisamos uno a uno los enlaces que estaba recibiendo extraídos de GWT (actual Google Search Console) y Majestic (no recuerdo si en ese momento ya tenía Sistrix el acuerdo con Majestic o no, pero de un modo u otro saqué todo lo que estaba en mi mano).
  • Enlaces entrantes y dominios que apuntaban a nuestro sitio.
  • Distribución geográfica de los dominios.
  • Niveles de confianza.
  • Temática y tipo de enlace.
  • Gráficas de historial de creación de links a lo largo del tiempo, para descubrir posibles picos que analizar.
  • Distribución de los anchor text que tenían esos enlaces.

 

Toda esta información me permitió ofrecer a mi cliente una serie de conclusiones importantes que sirvieron como punto de partida vital para la estrategia de la primera campaña de SEO off page.

Mockups o pseudo diseños de los tipos de páginas SEO

Nunca me he considerado diseñador, soy pésimo en esta faceta. Sin embargo, siempre he tratado de presentar las conclusiones de mis estudios de competencia y las estrategias acompañados de mockups donde explicaba qué tipo de contenido debía de llevar cada tipo de página y cómo debía de interactuar con el resto de páginas del sitio web.

Vamos a poner un ejemplo sencillo, para que podamos entenderlo:

Un ecommerce tiene 4 páginas muy importantes a nivel SEO:

  • Página principal
  • Categoría con hijos (subcategoría)
  • Categoría final sin hijos
  • Producto

A partir de aquí, en función de la estrategia que deseemos seguir, se pueden construir más clústers (agrupaciones de URLs) destinados a otras cosas como:

  • Diccionarios o glosarios
  • Blogs (con categorías, etiquetas y página de artículo)
  • Etc.

Pero con las 4 primeras, se puede comenzar a construir la mayor parte de las estrategias SEO para un ecommerce. Bien, ¿qué hice?, generar 4 mockups con todos los elementos que creía adecuados que debía de tener cada una de esas páginas, indicando cómo debían comportarse, el tipo de contenido que deberían llevar y cómo interactuaban con el resto de páginas del sitio web, si es que debían hacerlo.

En ese momento, solo en desktop, dado que la versión móvil era un «ente» diferente al que ya le había aplicado un tarea para pasarlo todo a una versión responsive.

Cada una de las secciones fue acompañada de una explicación de:

  • ¿qué era y qué contenido debía mostrar?
  • ¿por qué lo consideré importante?
  • ¿cómo se debía comportar?
  • si requería o no de la contratación de una herramienta externa
  • anotaciones técnicas de cómo se debían de comportar los elementos (anclas de HTML, enlaces nofollow…)

En fin, este recurso me ha permitido siempre mostrar de manera gráfica lo que tenía pensado construir a nivel estatégico y onpage con mis clientes.

Fase de EJECUCIÓN

Y ahora tocaba priorizar. Había cientos de cosas que hacer y que mejorar.

Con toda la información de negocio, de competencia, de los estudios previos… tenía una cosa clara: faltaba contenido.

A su vez, fui enviando todas esas cosas técnicas que descubrimos en la auditoría para que las fueran evaluando y solucionando, momento en el que comenzó todo un proceso de adaptabilidad al medio en la relación SEO-programadores, donde a día de hoy ya casi soy un camaleón.

Comencé formando a parte del equipo y al propio dueño, realizando incluso videoconferencias recurrentes con él y yo viendo temas de todo tipo, desde cosas de negocio hasta cosas técnicas que yo alucinaba cómo era capaz de entender y comprender apenas sin esfuerzo.

Vale, retomando… toca ejecutar, pero… ¿por dónde empezar?

Prioricé lo que podría tener un mayor impacto y tras los primeros emails con desarrollo lo que iba a ser más sencillo de implementar.

Frenar la gran caída

Con todo esto… lógicamente la web seguía cayendo… y siguió así los 3-4 primeros meses de mi colaboración. Desde el segundo mes ya comenzamos fuerte a corregir errores graves y crear contenido.

El contenido tuvo un papel relevante en lo que a la caída respecta, así que voy a continuar en esta parte del post por este lado.

Os comento cómo creé mi primer equipo de redactores.

Creación de contenido 1.0

Mi primer impulso fue que parte del personal de LCDE realizara los contenidos y lo intenté con fuerza.

Planificamos, formamos en varias ocasiones presencialmente a varias personas… pero al final el día a día les comía, como en el 100% de las empresas para las que he trabajado. O contratan a alguien interno solo y exclusivamente para ello (y hay que formarle, hacerle seguimiento y demás) o la mejor opción es externalizarlo.

Realicé un proceso de selección en el que tuve la suerte de contar con una periodista que había trabajado en la tienda de electrodomésticos de su familia, a priori una mirada limpia.

Recordar que hemos comentando en la fase de estudio de keywords la creación de un documento por cada una de las categorías del sitio web. Ese documento fue la base que tenían las periodistas para realizar el contenido, además de toda una serie de recomendaciones y formación SEO que me encargué de que obtuvieran.

Link building 1.0

En cuanto a la parte estratégica y ejecución de link building en este proyecto he trabajado de diferentes formas desde 2015 hasta hoy, pero todas comparten las siguientes fases:

  1. Análisis del sector y los competidores
  2. Estrategia y objetivos
  3. Búsqueda de sitios web
  4. Análisis y evaluación de los sitios encontrados
  5. Gestión y búsqueda de información en el sitio web y negociación
  6. Monitorización y acciones de prevención y/o recuperación de penalizaciones

Echando la vista atrás, reconozco que utilizaba métodos bastante artesanos, lejos de los procesos actuales ligados al uso de machine learning e Inteligencia Artificial, que a día de hoy son el pilar clave de cualquier estrategia SEO potente. Por este motivo a este apartado lo he marcado como 1.0.

Para cada una de estas fases estoy trabajando en vídeos formativos para poder explicaros con detalle un proceso de link building completo, dentro del membership site de Dean, pasando por cada una de las fases tal y como lo hemos realizado anteriormente y lo hacemos a día de hoy en la agencia.



Estabilización y cambio de tendencia

¿Cómo conseguimos parar el desastre? Gracias a todas esas implementaciones técnicas que he comentado, creación de contenido diaria, mejorando de arquitectura como hemos explicado, optimizando el enlazado interno (anchor text y lugar de los enlaces), estrategia y ejecución de campañas de comunicación orientadas a conseguir enlaces…

Todo cambió radicalmente, pasando por una etapa de estabilización que nos dejaba ver esa «V»de «victoria» tan deseada después de casi un año como se aprecia en la imagen… la travesía por el desierto que tan dura es para todos los clientes que deciden confiar en SEO.

Contenido de calidad: descubriendo la Inteligencia Artificial en SEO

En esta fase tuvimos la suerte de dar con una herramienta que nos facilitó enormemente las cosas: Safecont.

Fue la clave para comenzar a priorizar URLs a la hora de generar contenidos y detectar errores on page que de otra manera hubiera sido imposible. Teníamos a nuestro amigo el rinoceronte bastante enfadado…

Unificamos información de varias herramientas (Screaming Frog, Analytics, GSC, Ahrefs, Semrush) con Safecont para construir un panel lo suficientemente clarificador como para poder tomar decisiones de mejora en un orden concreto que favoreciera la «salud» del proyecto y corrigiera errores en función de su gravedad.

A día de hoy, no trabajamos ningún proyecto sin utilizar sistemas de inteligencia artificial y machine learning en SEO.

Enlaces de calidad

En este sentido, contamos con presupuesto para invertir en enlaces a partir del año de colaboración.

Trazamos una estrategia lo más natural posible, dado que el proyecto ya de por sí conseguía enlaces y no podíamos excedernos ni sobreoptimizar nada. Control constante unido a la búsqueda constante de socios que hablaran de nosotros. Premisas:

  • Sitios de calidad a nivel on page.
  • Sitios de afinidad semántica analizando el contenido del sitio al completo.
  • Sin penalizaciones: evaluando tendencias, cambios bruscos de visibilidad orgánica, comportamientos tras los pasos de algoritmos conocidos…
  • Con tendencia orgánica positiva.
  • Con autoridad real, con marca a ser posible.

A día de hoy nos centramos más en crear relaciones con medios y blogs de cualquier tipo, siempre que su público objetivo (buyer persona) se acerque al nuestro, es una estrategia ganadora en el largo plazo.

Recuperación y mejora histórica

Al principio la subida fue leve, la proyección del proyecto era buena y justo cuando íbamos a superar máximos históricos nos quedamos un pelín estancados…

Además, se dejó de generar contenido al mismo nivel por órdenes de gerencia y se intentó que el equipo interno cogiera las riendas nuevamente… imposible finalmente, por los mismos motivos por los que de inicio no se pudo.

Y volvimos de nuevo a la carga, con constancia, tesón y mejorando una y otra vez lo que se hizo, adecuándolo a nuevas tendencias, nuevas preguntas de los usuarios y generando mes a mes autoridad mediante campañas de comunicación, acuerdos entre webs semánticamente relacionadas, etc.

Fase de SEGUIMIENTO

Para este proyecto, desde el inicio, el seguimiento tuvo que ser constante: llamadas, videoconferencias, emails… semanalmente no puedo ni contar cuántas horas se invirtió en esto.

Ya con el paso del tiempo, se han reducido un montón, entre otras cosas por la autonomía del trabajo que realizamos, la confianza del cliente y el sistema de reporting a tiempo real que desarrollamos a través de Data Studio, ligado a nuestros documentos de planificación semanal y diaria.

Y como habéis visto, reporting es solo una parte del seguimiento en un cliente. Hay mucho más que para mí tiene bastante más valor.

Somos consultores, no debemos limitarnos a enviar informes y ya está, dado que, por lo menos desde mi punto de vista, tenemos mucho más que aportar al cliente. Por ejemplo, cada vez que se realizan cierto tipo de cambios en la web, se debe consultar con nosotros. Y en una web como LCDE, esto puede suceder bastante a menudo.

El SEO no funciona por sí solo

Estoy convencido de esta afirmación. Esta gráfica no es fruto de mi trabajo. A ver, aclaremos, no es fruto solo de mi trabajo.

En cada reunión de equipo, en cada presentación, no me canso de dar las gracias a todos y cada uno de los profesionales que trabajan en este proyecto. Desde el que coge el teléfono hasta el que llena los camiones diariamente.

Todos influyen en SEO. ¿Por qué? Porque SEO no es otra cosa que hacer las cosas bien, tratar bien al cliente y que vuelva, atenderle, darle soporte, conseguir que su pedido llegue a tiempo, conseguir comprar bien a proveedores y tener buenos acuerdos, buenos precios… todo eso influye en el comportamiento de los clientes en los diferentes pasos del embudo de conversión.

Contar con profesionales que atienden los problemas del día a día, que cuidan a nivel social de la marca, que se preocupan por analizar cada segundo que pasa el usuario en la web, grabar sesiones, mapas de calor, grabaciones de usuarios en vivo para detectar problemas… y un largo etcétera de análisis y mejoras constantes que hacen que este proyecto tenga tendencias como la que muestro.

Vivir por y para los clientes, como debe de hacer cualquier negocio.

Los SEOs, por nosotros mismos, no podríamos llegar a conseguir este tipo de cosas. A día de hoy, hace falta mucho más.

Lógicamente no puedo daros números de este proyecto, pero os puedo asegurar que sus beneficios en el canal orgánico son muy pero que muy rentables.

Aunque el trabajo ha sido duro hasta hoy, aún nos quedan montones de errores que mejorar, montones de estrategias ya pensadas que llevar a cabo, etc. Un proyecto así no termina nunca.

También debemos de analizar cada cambio algorítmico de Google, que puede afectarnos para bien o para mal.

Tenemos que estar alerta y tratar de anticiparnos a posibles cambios futuros. Me gusta mucho una frase que escuché a Arturo Marimón hace no mucho, cuando hablaba de las necesidades presentes y futuras que tienen los usuarios y cómo los SEOs debíamos optimizar para ambas en cada landing page.

Espero haberos podido aportar algo mostrándo el flujo de trabajo de uno de los clientes grandes para los que he tenido la gran suerte de colaborar en mi trayectoria profesional.

Si tenéis alguna duda o hay algo en lo que queréis que profundice (dentro de lo que me dejen ;)), aquí estoy.

Gracias a todos por vuestra atención.

ALBERTO FERNÁNDEZ (INGENIEROSEO)

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: