El boom del ecommerce dispara los envíos

El acelerón digital que supuso la pandemia trajo, entre otras consecuencias, un boom del comercio electrónico como nadie esperaba. A nivel mundial se calcula que se incorporaron más de 15 millones de usuarios, entre los que estaban franjas de edad que nunca antes habían usado el ecommerce, como es el caso “del eshopper senior, compradores online mayores de 55 años, un perfil cuyo impacto en el sector hasta el año pasado era casi residual. También hemos visto cómo categorías de productos con poca presencia en el mundo online han dado un vuelco con respecto al periodo pre-covid, como la ferretería y construcción o el sector de la alimentación. “En SEUR frío, por ejemplo, hemos llegado a registrar incrementos del 70% debido, principalmente, a que muchas empresas del sector cambiaron su modelo de negocio del B2B al B2C,” explica Benjamín Calzón, director de Excelencia en Operaciones en SEUR.

Éste es otro de los grandes cambios que ha experimentado el sector en los últimos tiempos: “Hemos pasado de un mercado B2B predominante a un B2C donde la experiencia de compra marca el nivel de exigencia de los servicios. Para ello ha sido imprescindible crear entregas más personalizadas y adaptar la tecnología a una manipulación más ágil”, insiste Jesús Cantín, director de Ventas de Envialia. Algo en lo que coincide Josefa Bellver, directora Comercial de MRW: “Antes de la pandemia, las entregas cuyo destino final era una empresa suponían entre el 60 y el 65% del total. Ahora estamos casi en un 50% B2B y 50% B2C”.

Un dato que se repite en todas las operadoras. “En el caso del B2C, la red internacional de DHL Express incrementó sus volúmenes en 2020 en un 40% respecto al año anterior. Pero esta aceleración del comercio electrónico va a extenderse también al B2B, ya que, según el último estudio realizado por DHL Express, para 2025, el 80% de las interacciones en ventas B2B entre proveedores y compradores profesionales se realizará a través de los canales digitales”, explica Nuno Martins, director Marketing & Comunicación DHL Express España.

Y ahí entra en liza otra cuestión: la incorporación de todo tipo de comercios y negocios (grandes, pequeños y de cualquier sector) Esta incorporación ha supuesto la entrada de nuevas categorías en el comercio online, “como el de la alimentación o el de los productos de ocio, tecnología, deportes, bricolaje, oficinas, etcétera, han experimentado incrementos importantes. En el mercado global, España ha tenido un crecimiento del 50% en este canal, bastante por encima de la media europea”, recuerda Javier Ballesteros, CEO de Llewo.

“La expansión del ecommerce ha permitido que muchos retailers o comercios que no contaban con el canal online, no hayan tenido más remedio que incorporarlo a su abanico de servicios y, sobre todo, que muchos productos hayan conseguido mayor popularidad no solo entre los consumidores online ya activos sino entre los nuevos”, insiste Luis Ángel Flórez Sañudo, cofundador y XL Director de Method-Logistics .

Resumiendo: el ecommerce es la gran oportunidad para la logística. Según un estudio del Observatorio Sectorial DBK publicado por Mondial Relay, el volumen de ingresos que generó el negocio relacionado con el ecommerce al sector logístico alcanzó los 2.300 millones de euros en 2020, un 24,3% más que el año anterior. Y a nivel mundial, el sector movió nada menos que 100.000 millones de paquetes en 2020 (“Cadena de Suministro Tendencias 2021”).



Tendencias a tener en cuenta en el ecommerce

Pero no todo ha sido de color de rosa. Y así, a pesar del boom del ecommerce, el sector de la logística y el transporte ha sufrido también el impacto de la crisis en la caída que sufrió el movimiento de otro tipo de mercancías. De hecho, según el citado informe, 2020 acabó con un 7,26% menos de empresas de transporte y almacenamiento activas.

Con todo, el crecimiento del ecommerce, el peso cada vez mayor del B2C y la creciente e imparable incorporación de todos los sectores de la economía a la venta online lejos de aminorarse en este 2021 ha continuado consolidándose, reforzando algunas tendencias del sector que se venían fraguando en los últimos años: la globalización, la automatización de toda la cadena de suministro, la preocupación por la última milla y la logística inversa y la sostenibilidad.

– La globalización. “Según datos extraídos de la encuesta Fedex Customer Sentiment Report, el 77% de las pymes europeas está exportando a mercados fuera de su país, datos que confirman que las compañías de transporte cuentan con un nuevo escenario donde sus servicios tienen una gran importancia. Y según la IATA, la demanda global de carga aérea volvió a superar los niveles pre-COVID con un aumento del 9% en febrero de 2021 con respecto a febrero de 2019”, recuerda Ian Silverton, Managing Director Ground Operations de FedEx Express España.

En este apartado habría que incluir también un hecho que ha tenido un especial impacto en el sector: “La culminación del Brexit con su plena implantación el 1 de enero. Aunque se llegaron a acuerdos para que el comercio se viera lo menos alterado posible, la realidad es que ha supuesto un cambio brutal, con nuevos procesos, medidas y exigencias”, insiste Noelia Lázaro, Marketing Manager en Packlink.

– La automatización. Auspiciado en gran medida por ese peso del comercio electrónico, en los próximos cinco años se espera una auténtica expansión de tecnologías como la robótica, inteligencia artificial, geolocalización, machine learnig, Internet of Things que garantice entregas cada vez más rápida, eficiente y precisas y que permitan automatizar al máximo todo el proceso, incluido los almacenes. Lorena Moreno, responsable de Ecommerce y Canal Digital de Correos, lo confirma: “Uno de los aspectos más relevantes en los que ha influido la tecnología en el sector de la logística ha sido la automatización de procesos. Gracias al Big Data y al del IoT se ha mejorado la experiencia del cliente. En el mundo del ecommerce tienen un papel muy relevante también los software de gestión ERP”.

Algo en lo que coincide David Guash, director general de Stuart España: “el Big Data está permitiendo al sector logístico desarrollarse de una manera espectacular, alcanzando niveles de precisión impensables hace apenas unos años. Además, otras tecnologías como el Machine Learning consiguen mejorar los procesos internos y la experiencia de los clientes”.

“El mundo del Blockchain en la logística también influye de manera significativa en la digitalización de toda la documentación, aportando fiabilidad y automatización a través de contrato inteligente, permitiendo agilizar procesos de negociación”, recuerda Lidia Ruiz Villegas, jefe de Operaciones de Mensajerías Low Cost.

Otra de las tendencias tecnológicas es la incorporación de drones a la entrega de mercancía. En Fedex Express, por ejemplo, participan en el Programa Piloto de Integración de Sistemas de Aeronaves No Tripuladas, que ya ha probado con éxito la primera entrega con drones en EEUU.

Todo ello sin olvidar la importancia de la geolocalización. “El cliente quiere la información en tiempo real, mediante GPS, de los vehículos. Actualmente es básico saber dónde está el vehículo en cada momento para poder dar un servicio adecuado al cliente y mejorar las rutas”, señala David Pugès, gerente del grupo MBE Airport, y de “la implementación en tiempo récord de las tecnologías que permiten las entregas Cero Contacto que abre las puertas a los códigos QR”, recuerda Calzón.

Cambios en la última milla. La pérdida de peso del B2B en favor del B2C ha aumentado la complejidad en las entregas y ha provocado un cambio en las exigencias, como explica Antonio Sánchez, adjunto a Dirección General de Ontime: “se ha producido un cambio drástico de las incidencias derivadas de este negocio que nos ha obligado a potenciar en personas y en horarios nuestros departamentos de atención a Cliente y a gestionar la resolución de los fallidos por la ausencia del consignatario de los envíos”.

Precisamente para facilitar las entregas, una de las tendencias más claras en los últimos tiempos ha sido, por un lado, el aumento de los puntos de conveniencia: “La red de puntos de recogida permite, entre otras ventajas, adaptarnos al horario del cliente final y contribuir a reducir la contaminación”, recuerda Alfredo Echevarría, Customer Marketing Manager UPS España y Portugal. Y por otro la proliferación de las taquillas inteligentes o e-lockers: “La nueva tendencia del mercado hacia las entregas instantáneas y la búsqueda de una mayor conveniencia ha promovido el auge de los lockers y entregas en fin de semana”, señala Xavier Ruiz, CEO de Smartmonkey https://smartmonkey.io/. Según datos de SEUR, “se ha conseguido reducir hasta un 63% el impacto climático entregando un paquete en un locker respecto a un domicilio”.

– Sostenibilidad. El sector de la logística está siempre en el centro de la polémica sobre sostenibilidad por el coste en emisión que suponen los envíos y más con el boom experimentado por el ecommerce. De ahí que éste sea uno de los principales caballos de batalla a la hora de diferenciarse.

“El consumidor actual pone un mayor énfasis en comprar marcas que compartan sus valores éticos y medioambientales. Esto implica que los retailers busquen soluciones sostenibles para sus entregas”, explica Xavier Rosales, co-fundador de Paack. Vehículos no contaminantes, entregas menos urgentes y más sostenibles, envíos agrupados o transportes colaborativos y hubs logísticos para facilitar la entrega y recogida en puntos concretos son algunas de las soluciones que ofrecen todos los operadores. “Hay una mayor conciencia medioambiental, por eso se están imponiendo nuevas soluciones de entrega mucho más sostenibles, como los puntos de conveniencia. Esto unido a la incorporación de vehículos de bajas emisiones o la reducción del número de intentos de entrega, nos ha permitido reducir nuestras emisiones de CO2 un 35% en 2020”, explica Xavier Calvo, director Comercial en  NACEX. Y en medio de toda la polémica suscitada por la Ley Riders, también puede contribuir a diferenciarse el sector sostenible socialmente, como reivindica Llewo: “Nosotros somos pioneros en compromiso social. Por un lado, con relaciones laborales estables y empleos directos y de calidad. También, propiciando la integración laboral”.

– La logística inversa. Según MRW, “el 54% de los compradores online abandona la compra en el caso de que no les convenza el proceso de devolución.” Otro estudio, UPS Pulse of the Online ShopperTM, va más allá afirmando que el 94% de los consumidores reconocen que la experiencia de devolución ha afectado al hecho de que continuaran comprando a un minorista. Así que la gestión de la logística inversa adquiere peso en la selección de un proveedor. “Las devoluciones eficaces se han convertido en uno de los grandes retos, especialmente en España que, según el portal Idealo, es el segundo del continente en porcentaje de devoluciones” señalan desde Stuart. La logística inversa además debe asumir el reto de que en el ecommerce los compradores están por todas partes, en cualquier país, tanto en ciudades como en pueblos o zonas más remotas.

JULIA CORONAS