El fundador de una startup de aviación apoyada por Bill Gates revela cómo logró 21 millones de dólares para fabricar un avión de hidrógeno que no saldrá al mercado hasta dentro de una década

La tecnología que está siendo desarrollada por un nuevo grupo de startups aeronáuticas no contaminantes podría cambiar el mundo, pero no es probable que eso pase en un futuro inmediato. Y eso supone un desafío extraordinario para estas startups.

La mayoría de las startups del sector de la aviación, en particular las ambiciosas que tienen el potencial de provocar los mayores impactos, probablemente no llevarán sus productos al mercado durante años, incluso décadas. Se enfrentarán a cientos de millones de dólares en costes de desarrollo —especialmente los destinados a la construcción de nuevos equipos informáticos— y a un largo y difícil proceso de adaptación a las normativas.

Eso significa que los inversores probablemente no obtendrán beneficios a corto plazo. Y eso es suficiente para alejar a muchos inversores de capital riesgo.

Sin embargo, son cada vez más las empresas de capital de riesgo que se enfocan en el campo de la aviación y están dispuestas a superar estos desafíos. Y a medida que el mundo se preocupa por reducir la emisión de carbono, algunas empresas que se centran en inversiones ecológicas y de ESG (ambientales, sociales y de gobernanza) están recurriendo a la aviación.



ZeroAvia es una de esas empresas que sueña a lo grande y que está llamando la atención de los inversores.

La empresa está trabajando en el desarrollo de un avión alimentado con hidrógeno ya ha comenzado los vuelos de prueba con la esperanza de sacar al mercado un avión comercial completamente equipado para el año 2030.

ZeroAvia ha finalizado recientemente su ronda de financiación de Serie A, recaudando 21,4 millones de dólares de inversores como el fondo de innovación de cero emisiones de Bill Gates, Breakthrough Energy Ventures. La compañía también obtuvo 16,3 millones de dólares en subvenciones de varias instituciones, incluyendo el Gobierno británico.

Aunque la ronda de financiación fue un éxito, la posibilidad real de una rentabilidad tardía en la inversión supuso un gran desafío, que sigue en pie, según comenta el CEO de ZeroAvia, Val Miftakhov, a Business Insider.

«La mayoría de los inversores tradicionales de Silicon Valley probablemente tienen demasiado miedo de invertir en algo así», afirma. «Pero la combinación del gran desafío y de la enorme recompensa atrae a cierto tipo de inversores».

A pesar de las importantes inversiones de capital requeridas, y el largo plazo, las recompensas potenciales son muy grandes, dice Miftakhov. Y para los fondos e inversores que buscan un juego a largo plazo, eso podría ser irresistible.

«Un ejemplo aún más extremo de esto son las distintas empresas de energía de fusión que han atraído inversiones de más de 100 millones de dólares», explica. «El beneficio es enorme, y el desafío es igualmente enorme».

«Es una situación de riesgo-recompensa, y hay inversores como Breakthrough Energy Ventures que realmente están buscando financiar estos potenciales avances que tienen un impacto global en la humanidad», añade. «Y creo que resolver el problema de la aviación es un grandísimo premio».

Para afrontar el desafío, Miftakhov tiene consejos tanto para los fundadores como para los inversores.

«Concéntrate en los problemas reales para los que no hay soluciones fáciles, o soluciones alternativas», aconseja a las personas que buscan crear una startup similar. «Cuanto más difícil sea la tecnología, más protegido debe ser su caso de uso para tener éxito».

En el caso de ZeroAvia, Miftakhov piensa que el hidrógeno es la única solución práctica para disminuir las emisiones totales de la aviación, lo que proporciona un grado de seguridad. A menos que se produzcan avances científicos inesperados en la densidad de las baterías y el almacenamiento de energía, Miftakhov cree que la energía del hidrógeno es la única opción viable para la aviación alternativa, y piensa que todas las partes interesadas están empezando a estar de acuerdo con ello.

«Este es un espacio de aplicación protegido, y eso ayuda mucho», dice. «Probablemente por eso pudimos persuadir no sólo a los inversores, sino también a las aerolíneas y otros socios, que también están considerando esto desde el punto de vista de los inversores».

Para los inversores que están considerando si vale la pena apostar por un proyecto a largo plazo, Miftakhov dice que la due diligence es crucial para enfocarse en los historiales de las personas que dirigen la compañía.

«Centrarse en las personas que han demostrado su capacidad para hacerlo bien», afirma. «Gente que realmente entienda la tecnología profundamente, y que impulse a la empresa a lograrlo; yo me centraría en aquellos equipos que demuestren [la] capacidad de hacer algo realmente, no sólo de diseñar grandes cosas y hablar de ello».

David SlotnickBusiness Insider
LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: