El futuro del e-commerce: ¿qué cambios nos esperan en los próximos años?

El e-commerce supera en España el crecimiento anual en un 33% y alcanza máximos históricos, según los datos públicos de la CNMC. Pero continúa siendo una incertidumbre entre la mayoría de los sectores por la evolución de los hábitos de consumo y la tensión geopolítica e inflación. Esto ha provocado que las empresas quieran analizar cada paso que dan y por ello os mostramos 5 tendencias que transformarán el futuro del e-commerce.

De hecho, 9 de cada 10, según Mckinsey, reconocen que su modelo de negocio o ha cambiado o debe cambiar para adaptarse a las nuevas necesidades del mercado. Por este motivo, Alkemy Iberia ha presentado a la Asociación Española de Anunciantes (AEA) un análisis de los 5 grandes retos que afronta el e-Commerce a nivel mundial.

En el panorama actual la tecnología puede ser una gran oportunidad y es una pieza clave a la hora de garantizar la viabilidad económica de las empresas.

1. Fomentar las relaciones a largo plazo con los clientes ante el aumento de los costes de adquisición

Alkemy Iberia asegura que este año se espera que el e-commerce represente el 20,8% de las ventas minoristas mundiales, el doble que hace 6 años y en el futuro irá aumentando. El problema surge porque cada vez es más difícil hacerse un hueco en los canales digitales y las campañas en plataformas tradicionales menos efectivas.

Las marcas poco a poco están subiendo los precios debido a la inflación y están reduciendo el presupuesto dedicado a la construcción de marca. Esto es contraproducente en el futuro del e-commerce, ya que si queremos fidelizar los clientes y aumentar el valor que perciben, necesitamos una buena estrategia de construcción de marca.

2. La muerte de las cookies de terceros obliga a las marcas a replantearse la personalización

Estos últimos años, los ejes clave que han permitido y permitirán en el futuro crecer a las compañías en el e-commerce han sido:

  • La personalización de productos y servicios.
  • La transparencia.
  • Los esfuerzos por crear comunidades alrededor de marcas y valores.

A pesar de que estos aspectos siguen siendo relevantes, el eje principal está en generar la confianza suficiente para que el cliente facilite sus datos y poder personalizar de manera más rápida y sencilla los productos y servicios.

3. Surgen nuevas oportunidades comerciales en las mayores plataformas sociales

Cada vez son más los consumidores que recurren a las redes sociales para adquirir productos. Por ejemplo, en TikTok se viralizó el LiveShopping. Valoran en gran medida el ver vídeos de lo que quieren comprar y poder elegir el canal de contacto con las marcas.

Todo ello está provocando que el comercio social/en vivo se adapte a su público objetivo a través de la creación de nuevas experiencias. Así, conviertebn a los consumidores en fieles seguidores de las marcas y de lo que estas representan.

4. El journey del cliente post-pandemia ha dado lugar a la siguiente fase de la compra omnicanal

El 54% de los consumidores afirma buscar y comprar en distintos canales tanto físicos como digitales. A esto se le llama modelo Phygital. Y es que cada vez son más las tiendas que están evolucionando hacia este modelo, donde prima la experiencia y la representación de los valores de la marca. El deseo de unificar los dos mundos conlleva a pensar una estrategia omnicanal y coherente.

5. Las disrupciones en la cadena de suministro (CDS) ponen en cuestión las estrategias actuales de logística

El deseo de inmediatez de los consumidores choca con los retrasos en los envíos y el tiempo de fabricación. Revisar las estrategias de CDS y su gestión a través de modelos basados en IA será clave para cumplir con las expectativas de los clientes en lo que ha pedidos online se refiere.

Para Pablo Ambrossi, Strategy Consultant en Alkemy asegura que podemos convertir este panorama en una oportunidad de mejora y reconexión con nuestros clientes. Para ello, debemos, entre otras cosas, trabajar en la unificación de datos para ofrecer experiencias coherentes en todos los canales, diseñar estrategias de social/live commerce y asegurar una personalización ágil y escalable. «En definitiva, unir las capacidades tecnológicas a las necesidades del usuario para alcanzar una respuesta a la altura de lo que espera», finaliza.

Cynthia Reina

Deja una respuesta