La ‘fintech’ española Belvo capta 43 millones para acelerar su expansión en Latinoamérica

La startup española Belvo acelera su apuesta por Latinoamérica tras cerrar una ronda de financiación serie A de 43 millones de dólares (35,15 millones de euros). La operación ha sido liderada por nuevos inversores globales como Future Positive, el fondo de inversión de Fred Blackford y Biz Stone (inversores en Pinterest y Square); Kibo Ventures (inversores de Flywire y Carto), y FJLabs (inversores en Betterment y Recargapay).

La ronda de inversión ha atraído igualmente a reconocidos business angels como Sebastián Mejía, cofundador y presidente de Rappi, y Harsh Sinha, CTO de Wise (antes Transferwise) y a inversores previos de Belvo como Kaszek, Maya Capital y Venture Friends. Con esta última operación, la compañía, fundada en mayo de 2019 por Oriol Tintoré y Pablo Viguera (máximo responsable durante un tiempo de Revolut en España), suma ya una recaudación de 56 millones de dólares (casi 46 millones de euros).

Belvo cuenta con una plataforma de APIs financieras para empresas y desarrolladores en Latinoamérica que puede ser utilizada para acceder e interpretar información de usuarios finales con el fin de construir productos financieros “más modernos, eficientes e inclusivos” en esta región. La empresa, que comenzó a operar en 2020, ha aumentado su base de clientes a más de 60 empresas en México, Brasil y Colombia y ahora maneja millones de llamadas mensuales a su API. Entre sus clientes están algunas de las principales empresas financieras de la región, incluyendo neobancos, proveedores de crédito y herramientas de gestión de finanzas personales. Entre ellos, están Minu, Mobills, Yave, AskRobin, Enconta, Celero, Nelo, Tributi, Tranqui Finanzas o Divibank.

Durante el último año, Belvo ha ampliado la cobertura a más de 40 instituciones financieras, permitiendo a las empresas conectarse a más del 90% de las cuentas bancarias personales y empresariales en Latinoamérica; así como con autoridades fiscales (como el SAT en México) y a las plataformas de la llamada gig economy como Uber y Rappi. Los fundadores de la startup española recuerdan que en Latinoamérica hay mucha información financiera no bancaria que está muy desperdigada y “nuestra plataforma permite agregar y aprovechar toda esa información, que es muy útil”.

Viguera y Tintoré confiesan tener “planes muy ambiciosos para impulsar la próxima generación de servicios financieros en Latinoamérica a través de su plataforma de APIs” y destacan que la nueva ronda de financiación ha sido el resultado del rápido crecimiento de la compañía, “impulsado por la continua expansión del sector fintech en Latinoamérica”. Esta es la mayor ronda de serie A registrada en una compañía fintech hasta la fecha en Latinoamérica, según datos de Crunchbase.



Iniciación de pagos de banco a banco

El nuevo capital permitirá a Belvo seguir ampliando el desarrollo de productos. Por un lado, la empresa se centrará en incrementar su actual oferta de soluciones de enriquecimiento de datos en todos los mercados. «Ofreceremos a nuestros clientes mayor valor extraído de la información en lugar de los datos puros en sí, para que puedan tomar decisiones más rápidamente», dicen los fundadores, que explican que la compañía ya cuenta, por ejemplo, con un producto de verificación de ingresos que permite a las compañías identificar rápidamente cuáles son los ingresos de sus usuarios a partir de sus datos para decidir qué productos financieros encajan con su perfil. «Y este año planeamos expandir nuestra oferta de productos de este tipo”, remarcan.

Tras la agregación y enriquecimiento de datos, Belvo también planea lanzar una solución de iniciación de pagos de banco a banco en México y Brasil. “La iniciación de pagos a través de APIs es algo en lo que llevamos tiempo trabajando y le dedicaremos más recursos este año gracias a la nueva ronda de financiación. Esta solución permitirá a nuestros clientes ofrecer a sus usuarios la posibilidad de realizar pagos de banco a banco directamente desde sus apps”.

Según Viguera y Tintoré, esta funcionalidad es clave para muchos innovadores financieros como neobancos, wallets o apps de gestión de las finanzas personales en Latinoamérica, “que a día de hoy no tienen una solución sencilla para permitir a sus clientes mover dinero fácilmente desde sus cuentas hacia sus apps”.

Con el dinero captado, y más allá de los productos, Belvo continuará explorando oportunidades para expandir su plataforma a nuevos países dentro del mercado latinoamericano (en concreto, aseguran estar ya viendo demanda en Chile, Perú y Argentina) y duplicará su actual cobertura de proveedores de datos financieros, llegando a más de 80 integraciones a finales de año.

Los nuevos fondos también servirán para reforzar el equipo en todas las áreas y ubicaciones. Belvo cuenta actualmente con 70 empleados y tiene previsto duplicar su plantilla para finales de año. Como parte de este plan, la empresa prevé contratar alrededor de 50 ingenieros en México y Brasil en los próximos meses.

Apuesta por ‘open finances’

Para Fred Blackford, socio fundador de Future Positive, “Belvo está resolviendo un problema complejo e importante al construir la infraestructura base necesaria para una nueva generación de servicios financieros en Latinoamérica (…) y tiene el potencial de lograr un impacto real y duradero en las economías donde opera, proporcionando acceso a mejores productos financieros y permitiendo un crecimiento económico inclusivo”.

En la misma línea, Nicolás Szekasy, socio director de Kaszek, apunta que la demanda de servicios financieros en Latinoamérica está creciendo a un ritmo exponencial “y Belvo está desarrollando la infraestructura que permitirá tanto a las grandes instituciones como a la generación emergente de jugadores jóvenes desplegar con éxito sus soluciones”. “El crecimiento de esta compañía muestra cómo está entregando un producto que se ajusta perfectamente a los requerimientos del mercado».

Belvo ha decidido centrar su negocio en Latinoamérica, un mercado con 650 millones de habitantes, muy fragmentado y con una tasa de bancarización menor al 50% de media, muy inferior a la de Europa, que es del 95%. Según contaba recientemente Viguera a CincoDías, el objetivo de la compañía es convertirse en la plataforma de open finances líder de esta región, “donde a diferencia de lo que ha pasado en Europa o EE UU donde las Fintech básicamente roban cuota a los bancos, aquí lo que hacen es ampliar el tamaño del pastel. Por eso, nuestra meta es contribuir a crear nuevos y mejores servicios financieros, y que haya una mayor inclusión financiera”

La startup española cuenta actualmente con tres sedes, una en Barcelona, otra en Ciudad de México y una tercera en Sao Paolo. En todas ellas tienen equipo de desarrollo de producto e ingeniería, y, desde las dos de Latinoamérica llevan toda la parte comercial, de relación con el cliente y temas de regulación. La compañía, que con los nuevos fondos captados puede seguir pensando a largo plazo, fue parte de la reconocida aceleradora YCombinator durante el primer trimestre de 2020.

MARIMAR JIMÉNEZ

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: