La importancia de no publicar vídeos «a lo loco» en redes sociales

Las redes sociales son ya un consolidado canal de penetración para marcas y empresas. El volumen de usuarios que aglutinan, su naturaleza audiovisual y digital y las oportunidades que ofrecen las han posicionado como un elemento esencial para cualquier estrategia de marketing. No obstante, no basta con que un negocio se abra un perfil en la red social de moda para triunfar. El estudio, la planificación, la elección del canal adecuado y la producción de contenido coherente son claves para sacar provecho a estas herramientas. El portal Tibit.tv ofrece una serie de consejos para no meter la pata demasiado a la hora de usar las redes sociales para objetivos de negocio; especialmente, con el formato del vídeo.



Primero, elige bien tu canal

Antes de abrir una cuenta en una red social debemos estudiar su tipo de público y su mecánica y ver si encaja con nuestro target y nuestros objetivos. No tiene sentido adherirse a una red social cuyo tono o utilidad no tiene nada que ver con nuestro mensaje, por muy de moda que esté.

Segundo, cuidado con los vídeos

El vídeo es una de las mejores herramientas para captar la atención en redes sociales. “Los beneficios de publicar vídeos en RRSS están más que demostrados: incrementan la notoriedad, el compromiso con la marca, las ventas… Incluso en plataformas como Instagram o TikTok, los hashtags se pueden convertir en una excelente herramienta de captación de leads”, enumera el cofundador de Titbit.tv, Adrià Coll. Los principales pasos a seguir para no meter la pata son:

1. Postear vídeos vs. Postear fotos. No todas las publicaciones tienen que ser vídeos. Se trata de diversificar y adaptar los formatos a cada tipo de contenido. Eso sí, los vídeos tienen más engagement que las imágenes: las interacciones aumentan de un 15% a un 50%.

2. Audio off. Las redes silencian por defecto el sonido de los vídeos; y en muchas ocasiones así se consumen, ya que los usuarios se conectan en cualquier lugar o situación. Hay que tener este aspecto en cuenta y no hacer del audio el centro de nuestro vídeo. Añadir subtítulos también ayudará a incrementar la notoriedad de la marca.

3. Duración y formato. Realiza vídeos cortos. Los de 15” o menos incrementan un 7% la notoriedad de marca. Y cuanto más grande, mejor: un post de Instagram a 1:1 o 4:5 funciona mejor que un post a 16:9.

4. Atracción. Las redes están plagadas de contenidos de otras marcas y usuarios. Por ello, el atractivo visual de tu publicación será lo que “la haga sobrevivir” en la retina del público frente a las demás.

5. El anuncio de la tele no sirve. Aunque nuestra estrategia global cuente con un spot televisivo, el que saquemos en redes debe ser diferente y adaptarse a sus particularidades: formato, duración, subtítulos…

6. Vigencia: Hay que intentar generar contenido que “no caduque”. Por ejemplo, un tutorial siempre será relevante, pero un post sobre una efeméride “muere” al día siguiente

Vía: Marketing Directo

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: