La mayor inspiración que recibió José Andrés de su jefe Ferran Adrià

Gestionar no es lo mismo que liderar. Esta es una de las claves por las que en la actualidad habría tan pocos buenos líderes y tantos malos mánager. Es decir, por qué es tan difícil encontrar muchos jefes buenos de verdad: al menos según la experiencia de Brandon Southern, alto cargo de Amazon y ex jefe de análisis de eBay y GameStop, en sus 20 años de carrera laboral.

Los mejores jefes son modelos a seguir y fuentes de inspiración que ayudan en el crecimiento personal y profesional de sus empleados, de acuerdo con Teague Simoncic, coach laboral en la firma Ama La Vida.

«La relación que tienes con tu jefe o supervisor puede tener un impacto en tu carrera —y en tu vida— en los próximos años. En una relación diaria, la manera en la que tu jefe gestiona conflictos o dificultades puede enseñarte mucho sobre cómo manejar situaciones similares en el futuro», explica a Business Insider.

«Tomarse tiempo para desarrollar una conexión significativa con tu jefe puede llevar a tu crecimiento laboral y a nuevas oportunidades», añade la experta.

La inspiración o motivación para tu trabajo, tu pasión o tu vida puede venir de una artista famosa, como la mexicana Frida Kahlo; de genios revolucionarios como Steve Jobs; de directivos millonarios, como Jack Ma (fundador de Alibaba) o Elon Musk (al frente de Tesla, SpaceX y Twitter), o de cualquier otro líder o jefe, como un segoviano hijo de maestros dirige un equipo de 50 personas en Amazon (en Seattle, EEUU), entre otros.

En el caso del famoso chef español José Andrés, el mayor ejemplo de inspiración para su exitosa carrera lo obtuvo de otra figura de igual nacionalidad y profesión: Ferran Adrià, considerado uno de los mejores cocineros y más innovadores del mundo.

«Cuando era adolescente, trabajé para el legendario Ferran Adrià en El Bulli, una de las personas más creativas de todos los tiempos. Un día estaba friendo alcachofas y se le ocurrió añadir gelatina al aceite caliente. ¡Pensábamos que estaba loco!», rememora José Andrés, en declaraciones publicadas por The Wall Street Journal (WSJ).

«Así fue: explotó por todas partes. Pero a partir de esa idea creó algunos platos increíbles. No tenía miedo de fracasar, lo que me inspiró a correr riesgos siempre», añade el fundador de World Central Kitchen.

José Andrés es una de las cinco «luminarias en los campos del diseño, la moda, la alimentación, la tecnología y los viajes» a las que pide «el mejor consejo que jamás les haya dado» un jefe o supervisor a lo largo de su vida o carrera profesional: esa muestra de «sabiduría que se destacó en medio de todos los tópicos y palabras de moda», describe.

Otra de las figuras entrevistadas para que compartan «el consejo más imborrable que les haya acompañado a lo largo de los años» es Edward Michael Grylls, más conocido como Bear Grylls. En su caso, fue sobre la importancia de la puntualidad.

«Cuando me uní al ejército por primera vez, un sargento mayor me dijo: ‘Si llegas menos de cinco minutos antes, llegas tarde’. Nunca he olvidado esas palabras y siempre he tratado de convertirlas en un mantra cuando filmo o trabajo. Realmente lo noto también en otros, en las expediciones, por ejemplo. Habla de diligencia y dedicación», señala este aventurero, escritor, exmilitar y presentador de televisión en National Geographic.

En el caso de Adam Savage (diseñador de efectos especiales, editor jefe de Tested.com y quien fue coconductor del programa MythBusters en el canal Discovery Channel), uno de sus primeros jefes le enseñó a lidiar con los clientes más complicados, como cuenta a WSJ.

«Cuando yo era un joven modelista, mi jefe y yo estábamos pujando por una construcción de utilería para un cliente indeciso. Después de seis rondas de comunicación, todavía no sabíamos lo suficiente para presentar nuestra oferta. Mi jefe me dijo que le dijera al cliente que habíamos conseguido otro trabajo y que no podíamos aceptar este. ‘Cuando el cliente se pone difícil incluso antes de haber aceptado trabajar con él, será una pesadilla’, dijo. He descubierto que eso es cierto», sostiene.

Joa Studholme, curadora de color en la firma Farrow & Ball y coautora del libro How to Redecorate (Cómo redecorar), aprendió de su jefe a poner al cliente en el centro del negocio.

«Cuando estaba desarrollando el servicio de consultoría de color para Farrow & Ball en 1994, Tom Helme, propietario de Farrow & Ball, me preguntó qué estaba intentando hacer. Me dijo: ‘Vale. Lo que hay que hacer es sacar de la cabeza el color que el cliente quiere y ponerlo en la pared’. Significa que hay que poner al cliente en primer lugar, y eso se ha convertido en la columna vertebral de mi forma de trabajar. No se trata de mí», explica.

Por último, The Wall Street Journal obtiene el mejor consejo de un jefe que ha recibido en su vida Victor Glemaud, fundador y director creativo de la marca de moda Glemaud.

«El mejor consejo vino de Patrick Robinson, el director creativo de la marca que lleva su mismo nombre y mi primer jefe. ‘Cuando te conozcas a ti mismo, todos te verán’, me dijo alrededor del año 2000. A lo largo de los años nos hemos mantenido unidos y ahora él es mi mejor amigo. No recuerdo si dijo esto cuando yo era su asistente o más tarde. Sin embargo, permanece y me recuerda que debo buscar mi luz interior, siempre», afirma el diseñador.

Carlos Galán Feced

Deja una respuesta