Las 4 C’s detrás del éxito de una marca con alma como ColaCao

ColaCao lleva 79 años en el mercado, y se preparan 50 tazas de esta bebida cada segundo en España. Pero como explica Marta Colomer, directora de Asuntos Públicos y Sostenibilidad de Idilia Foods, ColaCao es un producto que ha revolucionado el desayuno con sus grumitos, producto de su fórmula secreta que solo 4 personas en el mundo conocen.

Colomer señala en su ponencia en FOA 2024, titulada «ColaCao, una marca con alma», que gran parte de las razones que hacen de esta marca un producto tan querido es su apuesta por la publicidad. «ColaCao considera que la publicidad es un ingrediente más de la receta, no se puede escatimar en cacao, y tampoco en publicidad», asegura la profesional.

Desde sus primeros años con anuncios en radio, hasta la actualidad con el patrocinio de streamers como Ibai, la experta ha destacado la importancia de construir vínculos emocionales con las audiencias. Además, a lo largo de los años la marca se ha posicionado como una defensora de diversas causas, como el fomento del consumo de leche entre la población infantil, hacer posibles los sueños de los jóvenes deportistas, el compromiso contra el bullying en el ámbito escolar, el acceso universal a los alimentos básicos, y más.

«La marca tiene que ser tu mejor amigo, ese que te ve con tus legañas cuando te acabas de levantar», afirma la profesional. Y esta es una figura que a lo largo de sus casi 80 años ha desarrollado ColaCao entre la sociedad. «Las marcas para ser queridas tienen que ver cómo entroncan los problemas de la sociedad», continúa.

Las 4 «Cs» del éxito de ColaCao

En este sentido, la profesional destaca que la clave del éxito de ColaCao, pasando de ser una marca a ser un actor en la sociedad, se basa en 4 C’s: comunicación: invertir e innovar en formatos y canales. Cuidar de la comunicación como un patrimonio de marca; corazón: ser ese amigo fiel que acompaña a los consumidores; coherencia: mantener el propósito de la marca dentro de todas sus acciones y cultura: el producto a la marca, y de la marca al imaginario colectivo.

Fabiana Seara

Deja una respuesta