Los activos tóxicos de la banca elevan la deuda pública española al 120% del PIB: Bruselas exige dejar de considerar deuda privada el pasivo de la Sareb

Finalmente, la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) sí supondrá un coste para los contribuyentes, pese a que en 2012, el entonces ministro de Economía y hoy vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, asegurase que el coste del recién creado banco malo en el que se concentraron los activos tóxicos de la banca española durante la pasada crisis no sería asumido por las finanzas públicas.

Casi una década después del rescate a la banca española, el Gobierno ha accedido a la petición de la oficina estadística comunitaria Eurostat para reclasificar a la Sareb como una sociedad estatal, lo que supone que los pasivos del banco malo, valorados en torno a 35.000 millones de euros, pasan a engrosar la deuda pública, elevándola en 3 puntos porcentuales hasta el 120% del PIB, su mayor cota desde hace casi 110 años.



Ese incremento de un 3% sitúa la ratio de deuda pública española respecto al PIB del país en su mayor registro desde 1902, cuando la pérdida de la Guerra Hispano-estadounidense de 1898 y de las colonias de Cuba y Filipinas arrastró al país a la crisis y elevó la deuda hasta el 123,6% del PIB, aunque sigue por debajo de su récord histórico de deuda pública, que marcó en 1880 al alcanzar una ratio del 161% del PIB.

El Ejecutivo prevé reducir esta deuda mediante la venta hasta 2027 de activos de la Sareb, que consisten principalmente en vivienda, suelo para construcción y préstamos promotores, o incluso extender el plazo de vigencia del banco malo para facilitar la rentabilización de esos activos, según El País, que destaca que las pérdidas de 10.000 millones de euros que ha acumulado pasarán a formar parte del déficit público de 2020.
 

La Sareb se creó en 2012 con la finalidad de acumular los activos tóxicos de las entidades rescatadas durante la crisis, buscando separarlos de las cuentas públicas y rentabilizarlos cuando el mercado se recuperase, algo que no ha sido posible debido a la alta valoración de esos activos respecto al precio al que se han ido vendiendo, a la depreciación de la cartera del banco malo y sus elevados gastos de operación, según el diario del Grupo Prisa.

De este modo, los 10.000 millones de euros en pérdidas de la Sareb se sumarán a los 42.561 millones de euros en los que el Banco de España ha cifrado el perjuicio a las arcas del Estado que se generó debido al rescate bancario, lo que elevaría el dinero público perdido en total como consecuencia de la recapitalización de la banca por encima de los 52.500 millones de euros.

Adrián Francisco Varela

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: