Los retos a los que se enfrenta una mujer emprendedora

Cada vez hay más empresarias en el mercado laboral, pero ¿sabías que deben hacer frente a ciertos desafíos que los hombres ni siquiera conocen? Te los describimos en la siguiente lectura.

Folorunsho Alakija, Caterina Fake, Michelle Dalzon, Lupina Iturriaga. Tal vez estos nombres no te sean tan conocidos como los de Elon Musk o Mark Zuckerberg. Sin embargo, son presencias que se abren camino en el mundo de los negocios. Ser una mujer emprendedora implica retos, pero se trata de un movimiento imparable.

Es evidente que iniciar un negocio no es fácil para nadie. En un presente tan competitivo y frenético como el actual resulta muy difícil triunfar y mantenerse posicionado. No obstante, las empresarias modernas conforman una revolución silenciosa que promete transformar el mundo para las generaciones futuras. Analicemos esos obstáculos que, sin lugar a dudas, terminarán por derribar.

«Piensa como una reina. Una reina no tiene miedo de fallar. El fracaso es otro paso hacia la grandeza».

~ Oprah Winfrey ~

La mujer emprendedora y los retos que enfrenta

Según un informe del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), las mujeres representan cerca de uno de cada tres emprendedores de alto crecimiento. Hay otro dato de gran interés: en los países de ingresos medianos altos, ellas se posicionaron mejor durante la pandemia por COVID-19, con un aumento del 74 % de 2019 a 2021, en comparación con el 34 % de los hombres.

El avance y el umbral del cambio está ahí, pero el entorno social de buena parte de los países es poco propicio para que una mujer se lance al mundo empresarial. Uno de los mayores problemas que suelen tener es encontrar inversores. Por lo general, se prefiere invertir antes en un proyecto masculino. Veamos más desafíos.

1. Problemas para acceder a redes y recursos

Una red empresarial es un grupo de compañías que comparten sinergias en un proyecto en común. Se apoyan y complementan al estar especializadas en diversos ámbitos. Bien, querrás saber que emprender siendo mujer hace que no siempre sea fácil tener acceso a este tipo de colaboración. Por lo general, hay industrias reacias a compartir recursos con una empresaria.

Sin embargo, cabe señalar que son muchas las emprendedoras que, con insistencia, tiempo y habilidad, crean alianzas con diferentes entidades para alzar su negocio. De hecho, cada vez hay más CEO femeninas y figuras de alto nivel que logran posicionar en los mercados sus proyectos.

2. Falta de cultura del emprendimiento femenino

En la actualidad, hay muchas mujeres que lideran grandes empresas desconocidas para el gran público. Si nombramos a Melanie Perkins es muy probable que la mayoría no sepa quién es. La presidenta y cofundadora de Canva es uno de los nombres femeninos más emergentes, pero no es tan mediática como Jeff Bezos, por ejemplo.

Un artículo de Frontiers in Psychology sitúa la atención en esto mismo: la importancia de tener un contexto sociocultural de referencia que normalice esta realidad. También ellas emprenden, triunfan, traen cambios innovadores y contribuyen cada vez más al avance de nuestra sociedad. Solo nos falta que sus nombres nos suenen tanto como los de Mark Zuckerberg o Jack Ma.

3. Balance profesional y personal

¿Cómo negar la realidad? Entre los retos de la mujer emprendedora está el problema de la conciliación. A día de hoy resulta muy complicado equilibrar el trabajo con la vida personal, en especial, si hay hijos. Ahora bien, nadie niega que los hombres asumen cada vez más responsabilidades en el hogar y en la atención de los pequeños, pero hay un matiz.

En una parte significativa de los casos son las mujeres quienes se encargan de las labores de cuidado, tanto de los niños como de las personas dependientes. Así, mientras muchos gerentes y directivos alargan sus reuniones o cenas en busca de inversores, ellas se ven más limitadas en este aspecto.

4. El reto de encontrar financiación

Lograr financiación es como buscar el santo grial para todo empresario. Es innegable. Pero es frecuente que las startups lideradas por mujeres cuenten con menos inversores. Hay una menor confianza en aquellos proyectos creados por ellas. Las expectativas negativas y los estereotipos de género son esos huesos de dinosaurio que, a veces, cuesta sortear.

Ahora bien, el espíritu empresarial femenino es imparable. Piensa, por ejemplo, que contamos con documentos de cómo las mujeres asirias contribuyeron en el pasado al desarrollo comercial de muchas regiones. Esto permitió florecer la cultura de la época para demostrarnos que los negocios no eran una labor solo de los hombres. Ese espíritu aún prevalece y promete traer grandes avances.

5. Problemas para asumir riesgos

Una mujer emprendedora no tiene miedo a asumir riesgos, lo que le falta son medios para poder llevarlos a cabo. Sin unos buenos fondos o inversores detrás, es complicado administrar un negocio exitoso. Esto provoca que su capacidad para tomar decisiones esté condicionada y que, por tanto, su oportunidad para tener empresas competitivas e innovadoras sea más limitada.

6. El síndrome de la impostora

La revista Neurology se hace eco de un fenómeno social recurrente. En este trabajo ilustran cómo las mujeres en el campo de la neurociencia están muy por detrás de sus homólogos masculinos en cuanto a publicaciones y promoción se refiere. Una explicación de por qué ocurre esto estaría en el síndrome del impostor.

Algunas mujeres dudan de sus competencias y sienten que son un fraude en sus campos profesionales. Esa falta de autoestima, el miedo al fracaso e incluso la presión de la autoexigencia, condiciona también a una parte de las emprendedoras. Se trata de una realidad psicosocial que, si bien las nuevas generaciones van venciendo, sigue presente.

7. Falta de oportunidades

Las mujeres se enfrentan a diferentes obstáculos a la hora de acceder a oportunidades de desarrollo profesional. En este sentido, es importante hablar del techo de cristal y de esas barreras invisibles a las que, a veces, se suelen enfrentar. Un escenario evidente es la tendencia a promocionar o apoyar más a los hombres en determinados sectores laborales.

Cabe matizar que los tiempos están cambiando. La participación y el liderazgo de las mujeres en la esfera empresarial es una realidad creciente. A ello se le añade el compromiso de las instituciones sociales con la equidad de género. Nuestra sociedad mejora y las nuevas generaciones están más empoderadas.

8. Sexismo y dudas a su autoridad

Países emergentes como Pakistán ven cómo el emprendimiento femenino se abre paso poco a poco. Entre los retos de la mujer emprendedora en todo el mundo está el poder hacerse un espacio en el plano empresarial sin el peso de los prejuicios. Pero no es fácil, el Journal of Innovation and Entrepreneurship describe el caso de este país y de una realidad social que es común a muchos otros.

Los sesgos de género con base en la desigualdad y los prejuicios aún pesan en algunas políticas gubernamentales. Cuesta mucho liderar un proyecto laboral cuando hay sexismo y se pone en duda la autoridad de la mujer. Este es un obstáculo que, si bien se está sorteando cada vez más, actúa como barrera de progreso en ciertos casos.

Los sesgos de género con base en la desigualdad y los prejuicios aún pesan en algunas políticas gubernamentales. Cuesta mucho liderar un proyecto laboral cuando hay sexismo y se pone en duda la autoridad de la mujer. Este es un obstáculo que, si bien se está sorteando cada vez más, actúa como barrera de progreso en ciertos casos.

Estrategias para manejar estas dificultades si eres mujer

Si deseas ser una mujer emprendedora y no sabes por dónde empezar, respira hondo y confía en ti. Te encontrarás una realidad social compleja en la que aún están presentes ciertos modelos patriarcales. La buena noticia es que el mundo ha progresado y tú puedes ser un impulso más que genere ese necesitado avance. Toma nota de algunos consejos:

  • Investiga y planifica: realiza una investigación exhaustiva sobre tu mercado y encuentra tu nicho. Detecta a tus competidores y clientes potenciales. Desarrolla un plan y clarifica estrategias a corto y largo plazo.
  • Desarrolla habilidades de liderazgo: aprende a liderar, comunicar y desarrollar técnicas para empoderar a equipos y también para inspirar a posibles inversores. Un buen liderazgo es esencial para el éxito empresarial.
  • Confía en ti: tienes unas buenas competencias, dispones de experiencia y un sueño que deseas conquistar. Mantente preparada ante los desafíos confiando en ti. Eres válida, estás muy preparada y eres capaz de alcanzar grandes cimas.
  • Persistencia, pasión y resiliencia: sabes que llegarán tarde o temprano los problemas y hasta los fracasos. Esto es algo propio de todo proyecto empresarial. La resiliencia será tu aliada en este viaje y la pasión, el motor cotidiano que te guíe.
  • Equilibrio entre vida laboral y personal: estas dos esferas son las más importantes en tu vida. Busca estrategias para conciliar y no tener que renunciar a ninguno de estos ámbitos. Apóyate en las personas que quieres y no te olvides de cuidar tu salud mental.
  • Ten tu red de apoyo: es cierto que te encontrarás con muchas zancadillas e innumerables problemas. Por ello, te ayudará el tener mentores, asesores y colegas que puedan brindarte orientación y apoyo. Crea tu red de contactos y, si son mujeres que triunfaron como empresarias, mejor.
  • Busca modelos y define tus objetivos: antes de empezar, ten una visión clara de lo que deseas lograr con tu emprendimiento y establece metas específicas y medibles para mantenerte enfocada. Asimismo, busca modelos de otras mujeres que te sirvan de referencia e inspiración.

Emprender siendo mujer, una realidad imparable

Es cierto, los retos de la mujer emprendedora son como un campo lleno de baches. Pero los tiempos han cambiado y ellas alzan negocios exitosos que allanan el camino para nuevas generaciones. Tú misma puedes ser parte de esta revolución presente y futura. Es momento de luchar por ello y de contribuir a ese avance imparable que transformará nuestra sociedad.

El tejido del emprendimiento femenino no deja de crecer. También la mujer trae la innovación, el progreso y un empoderamiento inspirador. Si estás pensando en dar el paso, busca referentes y crea tu propia red de apoyo. Te aseguramos que hay miles de voces dispuestas a escucharte, a ayudarte y a confiar en ti. Conquista tu sueño.

Valeria Sabater.

Deja una respuesta