«Mentoring vs. coaching»: ¿cuál es la diferencia?

¿Sabes cuál es la llave que marca la diferencia entre un mentor y un «coach»? La mayoría confunde sus competencias, por ello, te clarificamos cada área en el siguiente artículo.

Mentoring vs. coaching, ¿cuál es el más adecuado para proyectar tu carrera o tu vida? Muchas personas se hacen esta misma pregunta, dado que no es fácil diferenciar una disciplina de la otra. Para empezar, te diremos que un mentor es una figura que, gracias a su experiencia en un sector concreto, asesora con el fin de que sigas sus pasos dándote una gran fuente de información.

Ahora bien, un coach es una persona especializada que, durante un período limitado, te enseña habilidades y herramientas muy específicas para que desarrolles tu potencial. El primero comparte su sabiduría y conocimientos, pero el segundo orienta hacia metas específicas. A continuación, te proponemos profundizar en el tema.

«El delicado equilibrio de ser mentor de alguien no es crearlo a tu propia imagen, sino darle la oportunidad de crearse a sí mismo».

~ Steven Spielberg ~

5 diferencias entre el mentoring vs. coaching

Imagina por un momento que deseas ser el mejor fotógrafo del mundo. Para tal fin, podrías tener como mentora a Annie Leibovitz. Gracias a su dilatada experiencia te ofrecería excelentes consejos y orientaciones. Pero si desearas mejorar la seguridad en ti y tu liderazgo como profesional en este sector, entonces lo acertado sería contratar a un coach.

Las principales diferencias entre mentoring vs. coaching residen en sus objetivos y competencias particulares. Es muy frecuente, por ejemplo, que muchas personas busquen los servicios de los coaches cuando sufren el síndrome del impostor. Ante necesidades específicas y puntuales, sus recursos profesionales suelen ser efectivos. Toma nota de más características de cada uno.

1. Objetivos y enfoque

Para empezar, la mentoría se centra en el desarrollo a largo plazo y el crecimiento general de una persona. Ejemplo de ello es lo que explican en el International Journal of STEM Education. Cuando un estudiante tiene un mentor del ámbito de la investigación, su identidad en este sector se consolida. Los vieron como «colegas» que impulsaron su evolución académica.

En cambio, el propósito del coaching se centra en la mejora de habilidades específicas y en el logro de objetivos concretos y medibles. Es una finalidad más delimitada, pero igual de trascendente si lo miramos en perspectiva. Mientras el primero guía, orienta e inspira desde sus vivencias, el segundo potencia áreas concretas de la persona.

2. Experiencia y conocimientos

Un mentor puede ser el gerente de una empresa o una persona que atesora una gran experiencia en un sector concreto. Son individuos que, debido a sus dilatadas vivencias, pueden guiarte en la trayectoria que tienes por delante. Estas figuras pasaron por desafíos que tú aún no conoces y disponen, además, de un bagaje vital que actúa de guía e inspiración para tu carrera actual.

El coach, distinto al mentor, no necesita un extenso rodaje profesional. Su principal valía está en su conocimiento de técnicas, teorías y recursos para darte soluciones a problemas puntuales. Cuentan con sólidas aptitudes, pero se derivan más de la formación que de su historia de vida.

3. Las actividades que realizan en cada ámbito

Mentoring vs. coaching… ¿Qué tareas realiza cada profesional de estos sectores y qué te permiten alcanzar? Como describen en el International Journal of Training and Development , un mentor lo que logra es mejorar el compromiso laboral y el significado psicológico del trabajo. Para comprenderlo mejor, te describimos cómo son ambas sesiones.

Cómo es una sesión de mentoring

  • Objetivo: su propósito es capacitar al aprendiz en información, habilidades o estrategias prácticas generales para que pueda enfrentar sus problemas y tomar decisiones informadas.
  • Recursos: el mentor es alguien que ya tuvo éxito en la vida y orienta a quien lo necesite. Sus herramientas son su propia experiencia y bagaje personal en el ámbito al que ha dedicado su vida. Asimismo, aporta sus conocimientos, anécdotas, desafíos vencidos y perspectivas valiosas.
  • Estructura de la sesión: estas pueden ser informales y orientadas en exclusiva a resolver las dudas e inquietudes del aprendiz. En otros casos, los mentores pueden preparar encuentros más específicos, a modo de conferencia, para inspirar o guiar a grupos más grandes y heterogéneos.

Cómo es una sesión de coaching

  • Objetivo: preparar al cliente en el desarrollo de una habilidad o competencia específica. Asimismo, un coach alienta para que la persona clarifique sus metas y propósitos.
  • Recursos: el coach brinda estrategias, conocimientos y teorías para que su cliente optimice su desarrollo personal. También es frecuente que aporten comentarios y críticas constructivas, con el fin de mejorar conductas particulares.
  • Estructura de la sesión: las sesiones son formales, muy estructuradas y parten de una preparación previa del propio coach. Se orientan a que el cliente adquiera, mediante un entrenamiento práctico, los objetivos propuestos en cada encuentro.

Tanto el coaching como el mentoring ayudarán a desarrollar tu potencial, pero mientras la última esfera se focaliza en orientarte y asesorarte, un coach te forma en habilidades y destrezas.

4. Quién puede ser mentor y quién coach

En los últimos años, se ve cómo los líderes habilitados en coaching pueden mediar en la felicidad de los empleados. ¿Quiere decir esto que cualquier persona puede habilitarse como coach? En realidad, no.

Un coach recibió una formación específica y ofrece una asistencia orientada a objetivos concretos. Son personas que cuentan con algún tipo de acreditación y que prestan sus servicios a un sector amplio de personas. En la actualidad, es evidente cómo muchos líderes y gerentes adquieren herramientas en este ámbito.

No obstante, un mentor es alguien que, por su experiencia y trayectoria, ofrece guías a aprendices que están dentro de su sector. Son grandes fuentes de información y sabiduría con conocimientos focalizados a cualquier necesidad, duda o inquietud que tengan quienes acceden a él/ella. Como bien puedes deducir, no todo el mundo es apto para realizar mentoring.

5. Relación, tiempo y beneficios

Entre las dudas más frecuentes sobre el mentoring vs. coaching está sin duda el factor tiempo. Por lo general, la relación entre un mentor y su aprendiz se extiende de forma más prolongada. Es esa persona a la que puedes acceder cuando lo necesites para recibir consejo, inspiración y guía. No sucede lo mismo con el coach.

El coaching establece con los clientes una relación temporal orientada solo a la consecución de objetivos. Cuando las personas se especializan en liderazgo, en habilidades de comunicación, autoestima o seguridad personal, ese vínculo finaliza. Por otro lado, si te preguntas por los beneficios de estas dos esferas, cabe señalar que ambas son positivas.

La eficiencia de ambas disciplinas depende siempre del rodaje y las habilidades de las figuras que las ejerzan. Por lo general, tienen un impacto interesante en el desempeño laboral. En el caso del coaching, por ejemplo, resulta muy apropiado para favorecer el logro de objetivos, tal y como matizan en el Journal of Work-Applied Management .

Cómo saber cuál es el más adecuado para ti

¿Mentoring vs. coaching? Si llevas un tiempo dudando sobre qué disciplina es la más acertada para ti, lo ideal es que te preguntes primero qué necesitas. Será de ayuda un coach, si quieres mejorar tu desarrollo personal y potenciar habilidades concretas.

No obstante, si lo que necesitas es una figura experta que te guíe en tu trabajo, que te aconseje e inspire, tu respuesta es un mentor. Con este último crearás un lazo más informal y perdurable con el que crecer en tu vida profesional.

Coaches y mentores, no son lo mismo, pero se confunden

Llegados a este punto ya tendrás una idea un poco más clara sobre ambas esferas y sus competencias. Cabe señalar que en el día a día es muy frecuente que estas dos dimensiones se confundan y diluyan entre sí. La causa de ello está en que, a veces, un coach también ejerce como mentor, tenga o no una experiencia a sus espaldas.

Lo más decisivo en todos los casos es que cada figura aclare sus competencias y disponga unas acreditaciones acordes. Solo así podrás beneficiarte de sus buenas prácticas. Porque, de algún modo, en ciertos momentos de la vida, se agradece a alguien que guíe o ayude a desarrollar esas fortalezas internas. No dudes en descubrirlos.

Valeria Sabater.

Deja una respuesta