Orange Bank, otra variable tech que busca sacar de la ecuación a los bancos tradicionales

Tras el lanzamiento en Francia de Orange Bank, España ha sido el segundo país en ver el nacimiento del banco móvil de la compañía tecnológica. Ahora, los clientes de Orange podrán tener su oferta de banca íntegramente en el móvil. Con IBAN español, la oferta permitirá a los usuarios no tener costes ni compromisos en sus cuentas bancarias, además de una tarjeta de débito.

Esta paso de Orange no es el primero que dan las compañías tecnológicas y de telecomunicaciones para entrar en la ecuación que dominan los bancos tradicionales. Una de ellas es Google que, hace apenas una semana, conocíamos que se incorporará a la apuesta de los gigantes tecnológicos por los servicios bancarios y financieros. A partir de 2020, los de Mountain View ofrecerán cuentas corrientes. El proyecto, bautizado como Cache, se elaborará junto al banco Citigroup y con una cooperativa de crédito de la universidad californiana de Stanford.

Otra variable de la ecuación es Apple que, a mitad de este año presentaba su tarjeta de crédito. La tarjeta nacía de una colaboración de la compañía de Cupertino con el banco Goldman Sachs. Para disponer de ella se necesita un iPhone con sistema operativo iOS 12.4, además de algunos requisitos económicos y personales de quien quiera acceder a ella.



Y después está Facebook que, tras las informaciones sobre su criptomoneda, se está topando con no pocos obstáculos por parte de los reguladores y críticas de la banca tradicional. Eso sí, Libra no será un trabajo de años, sino de décadas. La criptomoneda de Facebook, que trae de cabeza a entidades bancarias y autoridades, sigue dando que hablar y parece que seguirá siendo así durante mucho tiempo. Ninguno de los dos grupos se fía de ella y no es de extrañar tras los problemas de privacidad y seguridad a los que se ha tenido que enfrentar Facebook últimamente.

Lo cierto es que, pese a que Facebook tenga sus detractores, todas las variables de la ecuación ofrecen a los usuarios condiciones irresistibles. Y eso es lo que trae de cabeza a los bancos tradicionales. Orange Bank, por ejemplo, ofrece la ya nombrada cuenta corriente sin comisiones por mantenimiento; además de una tarjeta de débito MasterCard gratuita y válida en cajeros y comercios de todo el mundo. Esta tarjeta permite retirar dinero hasta tres veces al mes sin ningún coste para el usuario en cualquier cajero de la zona euro. A esto hay que sumarle la cuenta de ahorro, con disponibilidad inmediata y una rentabilidad del 1% TIN en depósitos de hasta 20.000 euros.

Por estas opciones, y las que ofrecerán las grandes empresas tecnológicas y de telecomunicaciones, no es de extrañar que la banca tradicional tenga miedo de lo que pueda pasar con ellas, en un momento en el que su rentabilidad está bajo mínimos y no han sabido aún adaptarse a la revolución tecnológica que nos acontece.

Vía: Marketing Directo

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: