Pasión, ni tanto ni tan calvo

Si hay un concepto que se ha multiplicado quizas hasta la ridiculez es el de la Pasión, “Persigue tu Pasión” dicen los gurús de autoayuda, “soy un apasionado de…” ponen muchos en sus perfiles, “Trabaja sólo en algo que te apasione” aconsejan otros.

¿No estás harto de leer citas como la de “Elige un trabajo que ames y no deberás trabajar ni un solo día de tu vida” de Confucio?

He puesto aquí unas cuantas veces la definición de Pasión del diccionario de la RAE y se parece muy poco a lo que la gente quiere expresar.

Como tantos otros conceptos buenistas que han crecido como setas, creo que el uso y el abuso de determinadas ideas puede ser más paralizante que motivante. ¿De verdad va a dejar alguien que su vida dependa de hacer lo que le apasiona con la que está cayendo? ¿y si no te apasiona nada pero te interesan muchas cosas? ¿y si esa pasión se convierte en algo enfermizo? ¿Eres peor profesional por no hacer algo que te apasione como viene a decir A.C. Penney?

Muéstrame un obrero con grandes sueños y en él encontrarás un hombre que puede cambiar la historia. Muéstrame un hombre sin sueños y en el hallarás a un simple obrero.

Tócate las narices.

La pasión no garantiza el éxito

A veces parece que si no te apasiona algo, no vas a hacerlo bien. Pues no estoy nada de acuerdo con eso.

Como te he contado muchas veces, la mejor forma de aprender sobre Estrategia y Marca Personal es leer biografías de personas que consideramos referentes. Pues bien, muchos de ellos no es que no disfrutasen con su trabajo sino que, en muchos casos, escribir, pintar, crear, dirigir, se les hacía “bola”.

Creo que el éxito viene del trabajo, la práctica, la persistencia y, ya si eso, si además lo disfrutas pues fenomenal. Pero un apasionado inútil y sin hábitos adecuados puede llegar a ser muy peligroso.

La pasión puede ayudarte a elegir, pero no debe ser el criterio de decisión único

Si tienes varias opciones para trabajar, para irte de viaje o para elegir amistades, encontrar elementos que te interesen o apasionen pueden servir como factor que incline la balanza. Sin embargo, basar tu vida y tu profesión en hacer sólo lo que te apasione es suicida. Y tal y como están las cosas, posiblemente no encuentres nunca esa oportunidad.

Puedes encontrar algo apasionante en todo lo que haces

A estas alturas del partido, supongo que te has dado cuenta de que no suele haber blancos y negros sino colores intermedios.

No hay nada completamente detestable ni absolutamente apasionante. En todo lo que hacemos, en cada una de nuestras relaciones hay algo que disfrutamos mucho y otras facetas que se nos hacen insoportables.

Lo importante es descubrir esas tareas o actividades con las que se nos pasa el tiempo volando y delegando (si es posible) o tratando de hacer menos áridas esas otras que nos pueden hacer abandonar un proyecto, trabajo o relación.



Es fácil apasionarte por algo que dominas

Esto de la pasión no es algo estático. ¿No te ha ocurrido que has acabado detestando algo que antes te motivaba muchísimo? Quizás porque se ha convertido en una obligación, o porque ya es algo repetitivo o porque has descubierto otras cosas que no puedes realizar porque la vieja pasión te quita todo el tiempo.

Sin embargo, y te lo digo por experiencia, es frecuente que, algo que no te atraía o incluso aborrecías en principio, acabes disfrutándolo. Supongo que tiene que ver con aquello del Fluir de Mihály Csíkszentmihályi. Actividades o personas que, en principio pensabas que iban a ser una losa, acaban convirtiendose en algo que disfrutas cuando les coges el tranquillo.

Es mejor encontrar algo que te guste en lo que haces que encontrar algo que hacer que te guste. La pasión debería ser un aliciente, no algo que te limite.

Si tienes claro lo que te apasiona y puedes convertirlo en una oportunidad, adelante

No quiero terminar este post quitándote de la cabeza la búsqueda de tu Pasión. Puede ser muy motivador, incluso rentable conectar tus intereses con los de los demás. Pero no debería ser ni la única ni la principal razón para hacer algo que tienes que hacer.

Así que te dejo algunas ideas para que identifique lo que te estimula y, si puedes, las conviertas en algo que te genere beneficio personal o económico.

  • Haz una lista de cosas con las que se te pase el tiempo sin darte cuenta.
  • Haz una lista de cosas por las que trabajarías gratis
  • Haz una lista de cosas que más te gusta hacer.
  • Haz una lista de las funciones de los trabajos que más te han gustado.
  • Haz una lista de profesiones que más te atraen.

Ah, y comparte tu pasión

No te guardes tu pasión para ti. Muéstralo, cuéntalo, escríbelo. De ese modo, por un lado estarás aportando algo y quizás te acaben eligiendo por hacerlo visible. Por otro lado, tendrás opiniones de otros “apasionados” que te ayudarán a decidir si esa pasión es auténtica o puro postureo.

Foto de portada creado por senivpetro – www.freepik.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: