Política de distribución: qué es y cómo crearla para tu negocio

Qué es la política de distribución

Una política de distribución es la estrategia aplicada por una empresa para el correcto envío de sus productos desde la cadena de producción y hasta su posicionamiento en el mercado.

Las políticas de distribución hacen referencia a las medidas tomadas por una compañía para asegurar que el producto alcanza los canales y puntos de venta más adecuados y en los plazos de lanzamiento y reposición previstos. Desde la manufactura hasta el empaquetado y transporte final.

Digamos que el viaje más habitual de un producto recorre estas manos:

  1. Fabricante
  2. Mayorista
  3. Distribuidor o contratista
  4. Vendedor o minorista
  5. Agentes o representantes
  6. Consumidor

Por qué es importante diseñarla

Como todos los procesos con muchos intermediarios, es importante diseñar una buena política de distribución de empresa que permita llevar tu producto a las manos del cliente de manera ágil y sin cuellos de botella.

Dependiendo de tu tipo de negocio y producto, es posible que las fases que hemos comentado antes sean menos, y que por ejemplo vendas directamente tu catálogo a minoristas.

No importa cuántas personas o pasos haya en tus estrategias y políticas de distribución. La clave es que definas muy bien de antemano la forma en que se comunican y envían los productos en cada etapa.



Tipos de políticas de distribución

Una política de distribución y ventas se clasifica según el número de intermediarios que participan en ella, lo que la hace más o menos compleja de gestionar.

Podemos distinguir cinco categorías típicas:

  • Política directa: Vendes tus productos de forma directa al cliente y mediante una estrategia sencilla, como un único canal de ventas (tu propia tienda física u online).
  • Política indirecta: Distribuyes tus productos a través de varios intermediarios y canales.
  • Política intensiva: Es la estrategia más amplia, ya que incluye a muchos intermediarios y canales. Su grado de complejidad depende de cómo seas de ambicioso: ¿quieres vender de forma internacional, para lo que necesitarás distintos distribuidores? ¿Vas a apostar por una estrategia omnicanal que integre canales físicos y digitales, y por tanto necesitas más esfuerzos en almacenes y contactar con muchos vendedores?
  • Política selectiva: Sólo distribuyes tus productos en un número de canales limitado (por ejemplo, sólo tiendas físicas o sólo marketplaces online), o en una red geográfica pequeña (un país o una ciudad).
  • Política de exclusividad: Implica que concedes la distribución de tus productos en exclusiva a un canal o localización. Puede ser tu tienda online de marca o un retailer con el que llegues a un acuerdo. Este tipo de distribución es habitual en marcas con un target muy específico o de productos de lujo, para alimentar su imagen de prestigio. Por ejemplo, ciertas joyas de Bulgari que sólo pueden encontrarse en los mostradores de Harrod’s en Londres.

Cómo diseñar la política de distribución

Factores que debes analizar:

  • Cuál es la naturaleza de tu producto, pues si se trata de material perecedero necesitas una distribución más rápida que evite acumular stock caducado. Si es un producto delicado o de riesgo, necesitas seguros y transportes especiales.
  • Dónde compran tus clientes finales, si en canales físicos o digitales (o ambos).
  • Si tu producto necesita demostraciones y tutoriales en persona, mediante representantes de ventas.
  • Si tu producto admite personalización, y cuál es la mejor manera de ofrecerla (tú mismo o a través de otro participante).

Tener en cuenta al cliente final es básico para poder entender cómo llegar hasta él y qué intermediarios necesitas para ofrecerle el mejor servicio con eficacia y menos costes para tu empresa.

Agentes que pueden participar en una política de distribución y ventas:

  • Representantes: Son aquellos agentes que hablan por tu empresa y acercan tus productos a los clientes, empresas o a otros intermediarios. Son la cara pública de la compañía y deben estar bien entrenados en el producto, los objetivos de ventas y la filosofía de marca, para identificar dónde buscar oportunidades para nuevos canales de distribución o venta. También pueden encargarse de tareas de logística y contratos especiales.
  • Mayoristas y distribuidores: Son aquellos intermediarios que adquieren tus productos en grandes cantidades para distribuirlos entre otros vendedores o canales. Estudia bien cuáles son sus redes de trabajo y si posicionarán tus productos en los lugares que más te interesan.
  • Minoristas o vendedores: Son los retailers que adquieren productos de mayoristas o distribuidores para venderlos en sus tiendas físicas o canales digitales (una tienda online o marketplace con variedad de marcas).
  • Partners: Actúan como los representantes de ventas, aunque no van a vender tu producto directamente. Cada vez es más interesante incluir agentes de marketing en una estrategia de distribución, pues tu red de partners puede hacer de embajadora de tu producto o marca ante otras compañías o clientes.

El plan ideal parte de estudiar qué margen de beneficios ofrece cada una de las estrategias y políticas de distribución y, en la medida de lo que puedas permitirte, probar distintas opciones para averiguar qué funciona mejor con tu producto.

Ten en cuenta que no es lo mismo vender productos a personas que a otros negocios.

Los productos de venta al público pueden tener una política de distribución más directa, mientras que distribuir productos para empresas suele necesitar la participación de representantes y mayoristas especializados en servicios a negocios.

Ejemplos de políticas de distribución

Distribución sencilla

Una marca de galletas sin gluten de producción local en Barcelona quiere posicionar sus productos. Dispone de un almacén limitado y un proceso de producción artesanal que no permite alcanzar grandes volúmenes de remesas.

Su interés estará en distribuir sus galletas en negocios locales, con una distribución indirecta pero sencilla desde su obrador hacia cafeterías, pastelerías y tiendas especializadas de Barcelona que venderán sus galletas.

También puede interesarles emplear un agente que dé a conocer la marca en nuevos negocios locales y, poco a poco, aumentar los beneficios que permitirán conseguir más equipo, un ritmo de producción mayor y ampliar la distribución a otras ciudades y más canales (web propia, supermercados, marketplaces…).

Distribución compleja

Un fabricante de zapatos de larga trayectoria necesita afianzar su presencia internacional. Para lograrlo, estar presente en canales digitales es imprescindible hoy en día.

Esto implica más intermediarios. El fabricante necesita almacenes en distintos puntos geográficos para garantizar una distribución ágil en todo el mundo, construir una red de mayoristas que posicionen sus productos en los mejores canales de venta para zapatos, y vendedores que estén bien informados sobre la marca y el catálogo.

Conclusión

Tu interés está en conseguir transacciones rápidas que te aseguren un flujo de ingresos constante.

Garantiza una estrategia de comunicación clara entre tu equipo de ventas, distribuidores y almacenes, para asegurar que todos tienen siempre la misma información acerca de stock de productos y lanzamientos.

LUIS RUIZ

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: