¿Por qué les gusta tanto Temu a los boomers y a la generación X?

Estas Navidades he comprado un montón de artículos de regalo en Temu, la app china de comercio electrónico que se ha desatado este último año.

  • Un juego de ollas, sartenes y utensilios de cocina en miniatura.
  • Pegatinas.
  • Una riñonera que parece un paquete de gel de sílice.
  • Sacapuntas que parecen narices en los que se mete el lápiz por la fosa nasal.
  • Un disfraz de la princesa ‘Elsa’.
  • Una gorra de béisbol que dice: «Las mujeres me desean, los peces me temen»
  • Un cortador de pizza que parece un hacha.

Todos estos artículos costaban menos de 9 euros, la mayoría alrededor de 2, y fueron un éxito absoluto como regalo. Suponía que mucha gente compraba en Temu de la misma forma en que yo lo hago: buscando caprichos raros, sorprendentes y baratos que ni siquiera sabía que existían.

Me sorprendió leer hace poco un estudio de investigación que decía que los compradores de Temu de la generación X y de la generación boomer solían gastar un poco más por pedido y hacían pedidos con más frecuencia que los más jóvenes. En un primer momento di por hecho que Temu estaba más enfocado a compradores millennials y de la generación Z.

Así que le pedí a lectores boomers o de la generación X que me escribieran para descifrar el enigma: ¿por qué les gusta tanto Temu?

Más de 125 personas me han enviado correos electrónicos profesando su amor (vale, bueno, a veces más un aprecio a regañadientes). Una y otra vez, la gente apunta la misma razón: los precios.

También ha surgido otro tema: que la gente utiliza Temu para compras que antes hacían en Amazon. Esto me ha sorprendido. Me habría imaginado comportamientos diferentes para Amazon (búsqueda de artículos específicos que se necesitan) frente a Temu (búsqueda de caprichos).

Por otro lado, algunos han admitido que les gusta por ese elemento de aleatoriedad —aquí hay un gimzo que no sabías que existía— a la hora de utilizar la app. En la historia semi-reciente, estas eran las cosas que te encontrabas deambulando por Bed, Bath & Beyond (ahora en quiebra) o en el caso de España, la teletienda.

El estudio sugiere que parte del atractivo que Temu tiene para los compradores de más edad radica en sus ruletas gamificadas, que pueden engañar a las personas con menos conocimientos digitales. La generación X y los boomers lo niegan: la mayoría de ellos asegura ignorar esas molestas ruletas.

Esto es lo que me han contado algunos boomers y miembros de la generación X, empezando por un comprador que dice que Temu le despierta cierta nostalgia:

«Mi padre solía tener un cajón de la cocina lleno de baratijas o de algún trasto que encontraba en un anuncio de televisión (anuncios de la teletienda). Temu me da ese aire de nostalgia y además encuentro objetos que de verdad me facilitan la vida. Muchos me resultan útiles. La mayoría de las veces, tienen algo que no sabías que necesitabas, como selladores herméticos de bolsas y pequeñas luces activadas por el movimiento».  —Tyrone.

Una boomer adicta a Temu:

«Por primera vez en mi vida tengo una adicción. No puedo explicar por qué tengo esa necesidad de hacer pedidos a Temu. Sí, soy boomer. Sí, tengo una casa grande de la que nunca me iré. Hace 35 años la llenamos de antigüedades. Luego llegaron los niños y se llenó de juguetes, etc. Los niños ya se han ido, pero entonces llegó el perro con todos los juguetes para perros, camas, cuencos, jaulas, etc. El perro nos ha dejado después de 15 años, y ahora veo cosas que creo que necesito en Temu. Comenzó con pequeños juguetes para llenar los calcetines de Navidad de los nietos. Y ahora, la verdad, es que creo que se me ha salido de control». — Linda.

Una profe de guardería a la que no le importa la calidad:

«Soy una mujer de 58 años de Toronto a la que le encanta Temu. Sí, ya sé que la mayoría de los productos están fabricados con materiales de mala calidad y proceden de China, pero la bisutería, la decoración del hogar, y los regalos para mis alumnos de guardería y mis hijos adolescentes no tienen precio (jaja, ¡un juego de palabras!).

«He gastado casi 300 euros el último año, y solo ha habido un producto que me ha decepcionado: un anillo de gato muy mono que compré para mi hijo. Ni siquiera estaba cerca de ser tan bonito como se anunciaba, pero por 3,25, ¿qué quieres?». —Lanie

Una artesana que compra material para hacer joyas:

«Compro en Temu sobre todo bisutería, artículos para hacer manualidades, y joyería. Puedo comprarlos en Temu por menos de la mitad de lo que me costaría en Amazon o Etsy. Mi última obsesión son los charms para pulseras tipo Pandora. Tengo una pulsera llena de charms, y el más caro me costó 12 euros. Me habrían costado cientos de euros si se los hubiera comprado a Amazon o directamente al fabricante». —Lydia

Un comprador de bricolaje para el hogar:

«La mayoría de mis compras han consistido en artículos de camping o de mejora para el hogar. Nada de baratijas. Una pequeña selección aleatoria de lo que he comprado es: radio de emergencia solar/de manivela, una tienda de campaña cubierta, un calentador de agua solar, mantas térmicas de emergencia, una estufa plegable, vinilo para cristales, una malla de jardín, un protector contra salpicaduras para el microondas y un sistema de riego para plantas de interior». —Randy

Un aficionado al grabado que obtiene sus herramientas de Temu:

«Nos mudamos a un piso nuevo y descubrimos Temu mientras comprábamos las cosas que necesitábamos para adaptarnos a nuestro nuevo hogar: lámparas, ventiladores de techo, soportes de pared para jabón/champú/esponjas, portalámparas para una luz de techo múltiple que se adapte mejor al espacio del comedor/salón, otras cosas de menaje para la cocina… También hay cosas de Temu para manualidades caseras, incluidas herramientas y alfombrilla protectora para grabado/litografía, cinta especial para collages, herramienta para estampar sellos, mini rodillos de pintura… (además de un divisor de cable de luz de 4 tomas). ¿En total nos costó qué?, ¿unos 14 euros?». —Bill.

El boomer al que no le importan los objetos que no son de marca:

«Como boomers no le damos tanta importancia a llevar ropa y accesorios de marca.  Nos centramos en ahorrar dinero para disfrutar de otras actividades y pagar nuestras facturas. También, la comodidad de comprar por internet». —Helen

Alba Pinilla

Deja una respuesta