Qué opciones existen + cómo plantear la estrategia publicitaria de tu negocio

Si has llegado hasta este post significa que estás pensando en invertir en publicidad.

Y es que sabes que con esta estrategia puedes conseguir más visibilidad y más ventas para tu negocio.

El problema es que tienes un millón de dudas:

  • ¿Qué tipos de campañas publicitarias puedes lanzar?
  • ¿En cuáles te merece más la pena invertir con tu negocio?
  • ¿Cómo conseguir los máximos resultados posibles?

Todo eso lo vamos a responder con este post.

¿Te interesa?

Pues coge algo para tomar apuntes, que arrancamos.

✅ ¿Para qué le sirve la publicidad a una empresa?

Empezamos por el principio:

La publicidad es una estrategia en la que impactamos a nuestro público a través de diferentes medios para motivarlos a comprar nuestros productos o servicios.

Como te decíamos al principio, es una estrategia muy interesante para conseguir ventas.

Pero no solo eso.

Además, hacer publicidad también te sirve para:

Ahora que tenemos esto claro, demos un pasito más.

✅ Los 2 tipos de publicidad que existen (con sus ventajas e inconvenientes)

A grandes rasgos podemos hablar de dos categorías según si tus anuncios se publican en formato:

  • Offline.
  • Online.

Te las explicamos por separado.

👉 1. Publicidad offline

Las campañas offline son aquellas que se realizan en soportes tradicionales, como:

  • Periódicos y revistas en formato físico, radio o televisión.
  • Vallas publicitarias.
  • Transportes públicos (autobuses, trenes…).
  • Marquesinas y otro tipo de mobiliario público.
  • Etc.

Y aunque es un modelo que ha perdido fuelle desde la irrupción de Internet (hasta el punto de que en 2020, la publicidad en medios tradicionales en España cayó por debajo de la de los digitales), todavía hay muchos negocios que la siguen utilizando.

Pero ¿qué tiene de bueno (y de malo)?



➡️ A. Ventajas

Estos son los dos puntos fuertes de la publicidad tradicional:

  1. Amplia visibilidad: este modelo también se denomina “publicidad masiva”, porque con ella puedes impactar a muchísimas personas.
  2. Es más adecuada para determinados grupos de audiencias: si tu público no usa Internet (por ejemplo, si te diriges a personas muy mayores), tendrás que emplear este tipo de campañas.

El problema es que también tiene algunos inconvenientes importantes…

➡️ B. Desventajas

Son estas tres:

  1. Precio muy elevado: este tipo de publicidad suele tener costes bastante altos (incluso de miles de euros), por lo que resulta inasequible para muchos negocios.
  2. Baja segmentación: es muy difícil controlar a quién impactas con tus campañas. Por ejemplo, aunque cientos de personas pasen cada día frente a las marquesinas donde están publicados tus anuncios, es probable que la mayoría no formen parte de tu público objetivo (así que no te van a comprar).
  3. Es más difícil medir los resultados: tampoco es sencillo saber qué clientes te llegan porque han visto tus anuncios y cuáles te han conocido por otros medios, salvo que les preguntes uno a uno.

Pasamos ahora a la otra cara de la moneda: los anuncios que se lanzan en formato digital.

👉 2. Publicidad online

Hay diferentes plataformas que te permiten crear este tipo de campañas, pero las principales son:

  • Google Ads: para lanzar anuncios en los resultados de búsqueda de Google, en YouTube, en la red display…
  • Facebook Ads: es la plataforma de publicidad en redes sociales más empleada con diferencia. Y es que a través de Facebook Ads tienes acceso a las audiencias de Facebook e Instagram, dos de las redes sociales más utilizadas.

En nuestra agencia estamos especializados en Google Ads.

Y es que tenemos comprobado que conseguir un cliente a través de Google Ads es 6,7 veces más barato que con Facebook Ads.

Veamos ahora los pros y contras de la publicidad online.

➡️ A. Ventajas

Empezamos por las partes buenas, que son bastantes. 😉

  1. Alta segmentación: puedes configurar tus anuncios para que lleguen solo a personas de una determinada edad, sexo o intereses, que vivan en una zona concreta… Así, las posibilidades de que te acaben comprando se disparan.
  2. Te permite conseguir conversiones inmediatas: cuando una persona ve tu anuncio online y pincha en él, puedes llevarlo directamente a una página de ventas para que reserve una reunión contigo, te contacte por WhatsApp, etc.
  3. Es más económica: como te decíamos, el simple hecho de poner en marcha una campaña de publicidad tradicional puede llegar a costarte miles de euros. Por el contrario, lanzar una campaña online suele resultar más económico (aunque claro, a más inviertas, más clientes podrás conseguir). Y no solo eso…
  4. Solo pagas si recibes clics: con la publicidad online solo tienes que pagar cuando se cumple una determinada condición. Por ejemplo, si un usuario hace clic en tu anuncio (lo que se conoce como modelo de CPC o Coste por Clic), si te deja su email, etc.
  5. Es más sencillo medir la conversión: tienes numerosas estadísticas que te permiten saber si tu campaña está dando resultados y hacer ajustes en tiempo real.

Por estos motivos es por lo que nosotros estamos especializados en las campañas online y por lo que se las recomendamos a nuestros clientes.

➡️ B. Desventajas

Pero no todo iba a ser bueno…

  1. Si quieres lanzar anuncios por tu cuenta, necesitarás conocimientos técnicos avanzados (aunque puedes contratar a una empresa especializada que gestione tus campañas online. Por ejemplo, nosotros ofrecemos este servicio a nuestros clientes).
  2. No te sirve si tu público objetivo no está en Internet.

Como ves, son detalles mínimos frente a todas las ventajas que te ofrecen, pero es importante que los tengas en cuenta.

✅ Cómo diseñar una estrategia de publicidad efectiva: 4 ideas clave

Vale, me habéis convencido, voy a hacer publicidad para mi negocio. Ahora, ¿por dónde empiezo?”.

Justo eso te íbamos a contar ahora.

Este es el proceso que te recomendamos seguir para obtener los mejores resultados posibles con tus campañas de publicidad.

👉 1. Establece el objetivo de la campaña

¿Qué quieres conseguir con tus anuncios?

Puede que tu primera respuesta sea “ganar clientes”, pero no te cierres solo a esa opción. Hay otros objetivos que te pueden interesar más según la estrategia de tu empresa, como:

  • Atraer visitas: bien sea para que más gente conozca tu negocio, para potenciar el posicionamiento SEO (a más visitas recibe una web (con ciertas condiciones), más fácil le resulta aparecer en los primeros resultados de Google), etc.
  • Captar leads: los leads son usuarios que te han dejado su email o su teléfono tras visitar tu web, y a los que puedes enviarles más información sobre tus servicios.
  • Introducirte en un nuevo mercado: por ejemplo, si eres fisioterapeuta generalista pero acabas de lanzar un servicio específico para deportistas, puedes crear anuncios para darte a conocer en este sector.
  • Potenciar tu marca: las campañas de anuncios también se pueden utilizar para trabajar el branding.

Si tienes varios objetivos, lo ideal es lanzar campañas específicas para cada uno de ellos (por ejemplo, una para captar leads a los que ofrecerles tu servicio principal, otra para hacer branding, etc.).

👉 2. Define el target: ¿a quién te diriges con tus anuncios?

Vender “a todo el mundo” es un error.

Lo mejor es hacer campañas muy segmentadas para audiencias lo más específicas posibles.

Y para eso necesitas conocer muy bien a tu público objetivo:

  • Su perfil demográfico: edad, sexo, nivel socioeconómico, etc.
  • Su principal necesidad: qué problema quieren solucionar y cómo les puede ayudar tu servicio.
  • Objeciones y dudas que podrían tener: para resolverlas con el texto del anuncio y/o en la página de destino.

Por ejemplo, si tienes una clínica dental, no es lo mismo hacer anuncios para atraer personas que:

  • Quieren blanquearse los dientes.
  • Necesitan un implante.

Tener claro esto te ayudará a segmentar mejor tus campañas y llegar a personas dispuestas a contratarte.

👉 3. Crea una página específica para la campaña

Imagina que tienes un gimnasio y haces una campaña para anunciar que ahora ofreces clases de pilates.

Pero cuando una persona pincha en el anuncio, en lugar de mostrarle una página con información sobre las clases (que es lo que el usuario espera), lo llevas a la homepage de tu web.

Esto es un error.

Lo ideal es que diseñes una página de ventas para esa campaña, donde:

  • Le das toda la información sobre las clases de pilates y sobre tu gimnasio (horarios, localización, etc.).
  • Le explicas para quién es útil el pilates y por qué debería hacerlo contigo (por ejemplo, porque tú cuentas con un monitor especializado).
  • Incluyes un formulario para que se apunte a una clase gratuita.

Así es mucho más probable que se lea la página de arriba abajo y acabe acudiendo a tu gimnasio. 😉

👉 4. Mide y aplica mejoras

Una vez tengas la estrategia en marcha, necesitarás indicadores que te permitan saber si estás alcanzando los objetivos que te has marcado.

Por ejemplo, puedes medir:

Así, si ves que los resultados de la campaña no son los esperados, sabrás qué está fallando y cómo puedes optimizarla.

Ana Pedroche