Siete de cada diez jóvenes españoles se plantean emprender tras la pandemia

En los próximos meses, el empleo será una de las mayores preocupaciones de los españoles. Y lo será muy especialmente para los más jóvenes, que han visto como la pandemia ha truncado en cierta medida sus expectativas de formación y su futuro profesional. Para afrontar la situación, los nacidos entre los 80 y la primera década de los 2000, los llamados millennials centennials, lo tienen claro: formación, digitalización y emprendimiento.

Así se desprende del Estudio Sociológico Nacional ‘Jóvenes españoles: Coronavirus, formación y futuro’, que ha realizado el Instituto de Expertos Digitales (Edix) de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), con el objetivo de analizar el comportamiento que van a adoptar los más jóvenes tras la crisis de COVID-19 en términos de formación y futuro.

En la encuesta, realizada a más de 800 jóvenes de entre 19 y 39 años, la mayoría indicaba que sus aspiraciones profesionales se habían visto frustradas tras la crisis del coronavirus. Nada menos que el 52,8% se mostró pesimista, mientras que un 41,1% fue más optimista.

Pero, independientemente de si se muestran más o menos optimistas de cara a su futuro profesional, el estudio revela que la mayoría de estos jóvenes se plantean el emprendimiento como una posible salida laboral. De hecho, es la opción que manifestó el 68,3% de los encuestados. Se trata de una decisión por la que se decantan una buena parte de los participantes en cada franja de edad, es decir, tanto los millennials, como los centennials.

Asimismo, el 72% de estos jóvenes muestran su deseo de adquirir competencias digitales para afrontar los nuevos retos. La necesidad de formarse es otro de los aspectos en los que coinciden gran parte de los encuestados. De hecho, cuatro de cada diez no se siente lo suficientemente preparado para mejorar sus condiciones laborales o encontrar un nuevo trabajo.

Los jóvenes tienen más posibilidades de acabar desempleados

Este 12 de agosto se celebra el Día Internacional de la Juventud, en un momento decisivo para ellos y, sobre todo, para su empleo. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) alertó, incluso antes del estallido de la pandemia, de la difícil situación en la que se encuentran los jóvenes en el mercado laboral.

En el Informe Mundial sobre el Empleo Juvenil 2020, publicado el pasado 9 de marzo, se explicó que los jóvenes “afrontan un futuro incierto en el mercado laboral debido a la automatización, al enfoque limitado de buena parte de la formación profesional y a la falta de empleos acordes con sus calificaciones”. De hecho, el documento asegura que los jóvenes tienen tres veces más probabilidades que los adultos de acabar desempleados.



«La única salida con futuro” para muchos

Estas dificultades que tienen los jóvenes para acceder al mercado laboral incentivan el emprendimiento de una gran parte de ellos. Para Marco Sánchez de Miguel, teamcoach para emprendedores de Teamlabs (una plataforma de creación de laboratorios de aprendizaje e innovación, que importó desde Finlandia el grado universitario Liderazgo, Emprendimiento e Innovación -LEINN- ), “el emprendimiento es probablemente la única salida que puede tener futuro”.

Según explicó, “en casi todas las carreras y trayectorias de conocimiento siempre hay una figura externa que les dice lo que tienen que hacer, convirtiendo así a los jóvenes en personas dependientes. Eso, en una época de incertidumbre como la nuestra, es exponer a la juventud al fracaso».

Desde Teamlabs ven el emprendimiento “como una herramienta educativa para el desarrollo de los jóvenes. Lo utilizan como una forma de aplicar los conocimientos enseñados. De esta forma, los jóvenes no sólo memorizan una teoría, sino que la ponen en práctica y adquieren y mejoran sus habilidades. Se preparan y entrenan para la vida que se van a encontrar. Experimentar el procedimiento de emprender ayuda a madurar sobre la vida, a valorar las decisiones que toman, a poner en práctica los conocimientos aprendidos y enseña a desenvolverse en un entorno cambiante”, incidió el profesor de Teamlabs.

Además, ese modo de enseñar también tiene otra ventaja “secundaria, pues les a proporciona a los jóvenes un medio de vida. Algo fundamental en una sociedad complicada. Al final, lo que les enseñamos es a utilizar el emprendimiento para que se vuelvan autónomos, independientes y puedan tomar las riendas de su vida”

A su juicio, la pandemia del covid-19 va a hacer que muchos jóvenes apuesten por el emprendimiento: “lo que ha hecho el virus es acelerar el proceso”. En cuanto a los sectores en los que están centrados los jóvenes emprendedores, Sánchez de Miguel comentó que éstos no apuestan por una actividad específica sino que buscan “necesidades que no estén cubiertas. Y al ser jóvenes y no tener siempre una preocupación de vivienda o de manutención, se interesan más por cubrir las necesidades más altas de la teoría de la pirámide de Maslow (que jerarquiza las necesidades entre las más básicas -las fisiológicas que estarían en la parte inferior de la pirámide – hasta las más elevadas -como la autorealización, que estaría en la parte superior-).

IVANA HARO

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: