Susana Bicho y Guillermo quieren revolucionar el sector influencer con WOMO: del mundo de la TV a tener su propia app

Susana Molina, conocida en el mundo de las redes sociales como Susana Bicho, se ha labrado su propia carrera no solo en Instagram o TikTok, también en el de los negocios de la mano de Guillermo Valle, su pareja y también figura protagonista, creando una aplicación llamada ViveApp, ahora conocida como WOMOWord of Mouth Optimized— tras su reciente rebranding.

En pocas palabras, esta plataforma funciona como una intermediaria entre hoteles o restaurantes, y los influencers, facilitando las colaboraciones a cambio de visibilidad en las redes. Las empresas pagan una tarifa mensual de entre 400 y 500 euros para acceder a una base de datos de influencers que pueden promocionar sus servicios, creando lo que ellos mismos nos han recalcado como «club o espacio donde se conectan a personas influyentes».

Desde su lanzamiento en 2021, la plataforma se ha enfrentado a críticas que sugieren que los influencers solo buscan disfrutar de comidas y experiencias gratuitas, como noches de hotel o alquileres de coches. Susana y Guillermo, sin embargo, aseguran que su trabajo va más allá del concepto de recibir cosas gratis por el estatus que poseen y afirman que tampoco ha sido un camino de rosas.

«El primer problema era que no teníamos ninguna empresa parecida con la que poder compararnos a la hora de presentarnos a clientes nuevos. Es un mundo relativamente nuevo, una empresa que no tiene prácticamente competencia, entonces tiene la parte buena de que si funciona eres el primero, pero también tienes el momento de pensar con quién me comparo, el cliente no sabe lo que es, y entonces es más reacio a lo que no conoce», explica en una entrevista con Business Insider Guillermo Valle.

«Todo lo que lleve la palabra influencer va asociado a algo negativo»

En Instagram, Susana comparte su vida cotidiana, desde sus rutinas de belleza y moda hasta sus viajes y reflexiones personales. Su autenticidad y cercanía con sus seguidores la han convertido en una influencer querida, aunque parece que siempre va a tener que lidiar con una gran parte negativa, el hate, que ahora también les llega como empresa.

«Al final las críticas que nos importan son las de nuestros clientes y las de los ‘influencers’, y son de las que cogemos ‘feedback’ para mejorar. A nivel personal, estoy bastante curtida ya y me da bastante igual. Con el paso del tiempo he aprendido a ser lo más políticamente correcta posible y a intentar separar», nos comenta Susana Molina.

«Creo que a todos los comentarios negativos hay que hacerles también un filtrado y coger lo que te pueda beneficiar, porque a veces hasta de los negativos algo te puede venir bien para mejorar», añade Guillermo Valle.

Susana y Guillermo utilizan las redes sociales para mostrar no solo los aspectos más divertidos y envidiables por muchos de su vida, sino también el trabajo que hay detrás de cada publicación o de su propio negocio. Desde la creación de contenido hasta la gestión de colaboraciones con marcas, recalcan que su día a día es mucho más que solo subir fotos y vídeos a Instagram.

«Si crees en algo y le pones ilusión, lánzate, pero evidentemente, estudia el mercado»

A pesar de todo, el modelo de negocio de WOMO sigue hacia delante. Desde su nacimiento, hace ya tres años, ha atraído a más de 91 empresas —incluyendo nombres como Grupo Dani García, Grupo Palladium, Ok Mobility o Warner Music Spain— y mantiene una alta tasa de fidelización del 90% con las marcas con las que colabora. 

Aunque no comparte datos de beneficios ni facturación, la plataforma cuenta con miles de perfiles registrados —con un 30% de crecimiento mensual de usuarios— y ya está presente en Europa, Dinamarca y Latinoamérica. Ahora quiere demostrar que es una herramienta a tener en cuenta en el sector del marketing de influencers.

«Al final es una empresa como cualquier otra y te tienes que rodear de profesionales. Es un mundo que está en auge y que hay que aprovecharlo, pero también es un mundo que necesita muchas horas y gente muy preparada», subraya Susana Molina.

En cuanto al futuro, lo tienen claro: «Lo vemos con muchísima ilusión y con muchísimas ganas. La idea es conseguir ser ese club mundial con las mejores experiencias, con los mejores creadores de contenidos, mejores personas influyentes, todo», comenta Guillermo Valle

«Lo mejor que hice fue lanzarme a crear algo en lo que creía. Pero es verdad que hay que estudiarlo y mirarlo muy bien. En ese sentido, yo por mi experiencia siempre aconsejo que si crees en algo y le pones ilusión, lánzate, pero evidentemente, estudia el mercado», finaliza.

Carolina González Valenzuela

Deja una respuesta