Terremoto en la publicidad digital: Google quiere ‘cargarse’ definitivamente las cookies

En agosto del pasado año Google anunciaba la iniciativa Privacy Sandbox que ayudaría, en palabras del propio gigante tecnológico, a mejorar la privacidad en la web. La idea era que internet se volviera más privado y seguro para los usuarios, al mismo tiempo que «apoyarían a los editores». Parece que ahora están dando un paso más en sus planes en un incremento aún mayor de la privacidad en la navegación web.

«Después del diálogo inicial con la comunidad web, estamos seguros de que con la interacción continua y la retroalimentación, la preservación de la privacidad y los mecanismos de estándar abierto como Privacy Sandbox pueden mantener una web saludable y respaldada por anuncios de una manera que haga obsoletas las cookies de terceros», ha señalado en un comunicado Justin Schuh, director de Chrome Engineering.

El problema que surge aquí es conocer de verdad cómo pueden afectar estos movimientos a los anunciantes si se retiran las llamadas cookies de terceros. Tal y como señala El País, «la nueva hoja de ruta deja en fuera de juego a los algoritmos programáticos, capaces de rastrear cookies, estudiar tendencias de consumo y ofrecer anuncios personalizados». Entonces, ¿qué ocurrirá con la publicidad digital tal y como la conocemos en la actualidad?

«Nuestra intención es hacer esto dentro de dos años», señala Justin Schuh. «Pero no podemos llegar solos, y es por eso que necesitamos el ecosistema para participar en estas propuestas. Planeamos comenzar las primeras pruebas de origen para fines de este año, comenzando con la medición de conversión y siguiendo con la personalización». La iniciativa de Google aún se encuentra en sus inicios de desarrollo y es por eso que el gigante tecnológico está hablando con la comunidad, incluidos anunciantes y editores, para conocer de primera mano qué pueden aportar a esta decisión.

La idea es que los anunciantes puedan servir anuncios dirigidos pero sin conocer los datos personales de los usuarios, como si ocurre en estos momentos. Los ciudadanos exigen una mayor privacidad, incluida la transparencia, la elección y el control sobre cómo se utilizan sus datos, y está claro que el ecosistema web tal y como lo conocemos ahora necesita evolucionar para «satisfacer estas demandas crecientes» que también preocupan a los que hacen la ley. De ahí el endurecimiento de la Ley de Protección de Datos en Europa. Por tanto, esta actualización de Google brindaría al anunciante información detallada del usuario pero sin romper la barrera de su privacidad. O eso quieren desde la tecnológica.



La publicidad programática existente en este momento conlleva una preocupación a los consumidores y, según Google, esto pondría solución a este temor: «un entorno seguro para la personalización que también protege la privacidad del usuario», señalan. Chrome también limitará el seguimiento inseguro de sitios cruzados a partir de este mes, al tratar las cookies que no incluyen una etiqueta SameSite como solo de origen, y requieren que se acceda a cookies etiquetadas para uso de terceros a través de HTTPS. Esto hará que las cookies de terceros sean más seguras y brindará a los usuarios controles de cookies de navegador más precisos.

«Al mismo tiempo, estamos desarrollando técnicas para detectar y mitigar el seguimiento y las soluciones encubiertas mediante el lanzamiento de nuevas medidas contra las huellas dactilares para desalentar este tipo de técnicas engañosas e intrusivas, y esperamos lanzar estas medidas más adelante este año», ha añadido Schuh.

Vía: Marketing Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: