TSB, la piedra en el zapato de Sabadell para fusionarse con BBVA: claves de 5 años de una relación tortuosa

«Tenemos un futuro muy prometedor en Reino Unido», dijo Jaime Guardiola, consejero delegado de Sabadell, en la presentación de los resultados del primer trimestre de 2019 en referencia al final de la integración del británico TSB.

Casi dos años después la realidad le ha dado un revés a esta afirmación y a los planes del banco. Una pandemia y una fusión frustrada han puesto bajos los focos a la filial británica del banco catalán. La entidad ha puesto el cartel de «Se Vende» a TSB. El objetivo: sanear sus cuentas y tratar de aumentar el precio de cara a una nueva negociación (donde los analistas no descartan que volviese a ser con el BBVA).

Sabadell compró TSB en 2015. La entidad catalana pagó en aquel momento 2.350 millones de euros o 1.700 millones de libras. Una operación en la que pagaba 340 peniques (4,8 euros) por acción a los accionistas del banco británico, que se encuentra en el top 10 de las entidades de Reino Unido. En ese momento seguía los pasos de Santander que ya había entrado en el mercado británico tras adquirir Abbey.

La operación anunciada en marzo de ese año se cerró en abril cuando el Sabadell completó una ampliación de capital de 1.600 millones de euros para cerrar la operación.

«En ese momento, Sabadell buscó oportunidades y mientras que otras entidades entraron en Latinoamérica o en Centroamérica, en su caso se centró en una exposición más europeísta en un momento en el que nadie pensaba que el Brexit se votaría dos años después», apunta Darío García, analista de XTB, a Business Insider España.  

«Existe ahora mucha incertidumbre para tratar de conseguir un vendedor para evitar vender a pérdidas», añade el analista, que señala que es posible que la operación, en caso de producirse, se vaya al segundo semestre de 2021.

Soltar lastre para que en caso de una nueva negociación el precio pueda ser mayor. «Tras la ruptura de negociaciones con BBVA, Sabadell está intentando mitigar costes de cara al próximo año, aunque la incertidumbre principal que tienen desde el banco catalán es la resolución del Brexit, que continúa en el aire y podría afectar a la venta», explica Diego Morín, analista de IG, a Business Insider España. 

«Asimismo, Sabadell estima una posible venta de TBS por encima de los 200 millones de euros, como medida a su nuevo plan estratégico de cara al primer trimestre del año 2021, con su foco puesto en el negocio español, aunque considero que una de las mejores alternativas para el banco catalán será realizar una fusión con BBVA», apunta y advierte de que la venta de TSB es complicada.

Citando a un informe de Barclays, el analista recuerda que los expertos británicos apuntaron que con la situación actual Sabadell puede malvender TBS, especialmente a un precio con poca creación de capital desde la solvencia, afectando al futuro pago de dividendos.

Un camino complicado que se suma a la historia turbulenta que ya ha vivido Sabadell con TSB:

Los problemas de la migración tecnológica

La migración tecnológica de TSB a Sabadell fue uno de los grandes problemas que sufrió Sabadell en la integración del británico dentro del grupo. Paradójicamente lo que más problemas le supuso puede ser ahora una ventaja en la venta porque el británico cuenta con una de las plataformas más avanzadas del país.

Aunque por el camino estos problemas han hecho varios rotos a las cuentas de Sabadell. En las cuentas de 2018, por ejemplo, tuvo un impacto de alrededor de 400 millones, haciendo que el banco acabara el año con una caída en su beneficio de más del 50%.

La reestructuración del banco

Los planes de TSB que se anunciaron a finales del año pasado pasaban por ajustar su tamaño y recortar costes en el grupo. Concretamente TSB anunció el cierre de un 15% de la red de sucursales con las que tenía en ese momento, lo que se traduce en un recorte de 82 sucursales pasando de las 540 oficinas que tenía cuando anunciaron el plan a 458 en 2020. Este ajuste y otras medidas de reestructuración supondrían un impacto en costes de 180 millones de libras (unos 210 millones de euros).

La entidad justificó en ese momento esta decisión explicando que la red de sucursales de TSB era mayor que la media. De esta forma, señalaron en un comunicado que tenían «más del doble de oficinas por cada 10.000 clientes que la media nacional en Reino Unido» al estar en un ratio de 1,6 frente al 0,8 de media.


El Brexit: más dudas que certezas

En 2015, nadie pensaba que el Brexit sería una realidad cinco años después. En aquel momento, el debate de una posible separación de Reino Unido de la Unión Europea estaba sobre la mesa, pero no se veía como una certeza. 

Durante estos años, los directivos de Sabadell han ido echando balones fuera en las presentaciones de resultados cuando se les ha preguntado por el impacto del Brexit en TSB y por ende en las cuentas de Sabadell. El consejero delegado de la entidad, Jaime Guardiola, decía hace un año que esperaban un «modelo prudente de separación y que por tanto los impactos sobre la economía británica, que en parte ya se han descontado, serán limitados».

Sin embargo, ahora a punto de cumplirse los plazos para la salida de Reino Unido de la UE el Brexit es una realidad que complica la venta de TSB.  Los analistas de Barclays, de hecho, señalan que esta situación política puede complicar la venta de la filial británica. 

La pandemia del COVID-19

La pandemia del COVID-19 ha derivado en una crisis económica que incrementa la presión sobre los bancos, que ya venían sufriendo en un entorno de tipos negativos.

Sabadell, un banco con mucho foco en las empresas, tendrá que ver cómo se resuelven los avales del ICO, las moratorias que se han ido aprobando por el Gobierno y los préstamos alargados a raíz de la pandemia. 

Recortes en la red de Sabadell

La venta de TSB se produce en paralelo a una revisión de los costes del grupo. Sabadell ha comenzado el proceso para adherirse al plan de prejubilaciones y jubilaciones anticipadas que habían acordado con los sindicatos. 

En este plan se contemplan prejubilaciones, jubilaciones anticipadas y bajas incentivadas para un máximo de 1.800 trabajadores, que previsiblemente saldrían de la entidad de manera voluntaria en el primer trimestre de 2021.

Marta Garijo

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: