Por qué Warren Buffet prefiere no invertir en inteligencia artificial

Por qué Warren Buffet prefiere no invertir en inteligencia artificial

Warren Buffett, inversor multimillonario, ha reconocido no saber mucho sobre inteligencia artificial. Es por eso que sostiene una filosofía muy concreta: mantenerse alejado de la tecnología que no entiende. Su gran participación accionaria en Apple incluso se ha visto reducida en los últimos tiempos, según CNBC.

Su participación surgió como una epifanía relacionada con el éxito de la empresa entre los consumidores más que como una apuesta tecnológica. Eso es lo que ha dicho durante la reunión anual de Berkshire Hathaway. En un evento en Omaha de este año, el inversor no ha podido evitar este tema, que ha sido bastante recurrente entre los economistas.

Buffet ha comentado que la tecnología es como un «genio»: una vez sale de la botella, esta puede tener efectos desastrosos. De hecho, alguno de sus mayores temores pasan por la amenaza que podría suponer un avance científico impulsado por la inteligencia artificial, ya que podría ser equivalente a las armas nucleares en consecuencias para las personas.

A lo largo de los últimos tiempos, los economistas se han hecho una pregunta de la que nadie ha conseguido respuesta, y tiene que ver con el impacto que la tecnología tendría en el mundo hasta el punto de cambiar la vida de cada persona a diario.

«Puede crear una enorme cantidad de tiempo libre», ha comentado Buffett. «Ahora bien, otra cuestión es qué hace el mundo con el tiempo libre… Sé que mucha gente piensa que, cuando van a trabajar al principio, lo que quieren es tiempo libre, y lo que a mí me gusta en realidad es tener más problemas que resolver».

Buffett ha puesto un ejemplo claro para explicarlo. John Maynard Keynes, uno de los pensadores más importantes de la era moderna, predijo con éxito que la producción per cápita crecería exponencialmente. Sin embargo, no supo anticipar lo que harían las personas con una mayor productividad.

Con la inteligencia artificial pasaría algo similar, según Buffett. El mundo es consciente de que la inteligencia artificial permite una mayor evolución, que implica también más productividad, y es por eso que las empresas han puesto tanto el foco en ella. Aún así persisten dudas sobre cómo afectará esto a las personas a un nivel más personal.

Laura Priego

Jose Manuel Fuentes Prieto

Emprendedor en internet y, enamorado de las iniciativas sociales que surgen en torno a colectivos mas vulnerables. Desde el Gabinete de Comunicación edita webs enfocadas en los emprendedores y teletrabajadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *