Supere el miedo a cometer errores

Hoy en día las organizaciones deben fomentar dentro de su ADN cultural, el deseo de innovar por parte de su gente y para ello es indispensable estar dispuesto a equivocarse.

Permitir que la gente se equivoque, crea una atmósfera de confianza y creatividad infinita que ayuda a la empresa a crecer en su propósito. Es por esto que cada uno de nosotros, como miembros de la compañía, tenemos una responsabilidad grande en autocapacitarnos e ir afinando el termómetro organizacional para medir el riesgo y el posible impacto que nuestras innovaciones puedan traer: de estos procesos de cambio, nacen usualmente lo grandes diferenciales  de las empresas.

Los errores son bienvenidos, siempre que sean nuevos.



5 beneficios de innovar

  1. Mayor competitividad: Ayuda a perfeccionar los procesos para llegar al mercado que tenga la compañía
  2. Aumento de productividad: Crea nuevas maneras de hacer las cosas con mayor eficiencia, eficacia y oportunidad
  3. Nuevas formas de hacerlo mejor: Alimenta la capacidad de sorprender a nuestros clientes
  4. Impacto positivo en clima y cultura: Es un aliciente para todo el equipo. Se hace parte de la cultura organizacional
  5. Entrena la capacidad de adaptación: Evolución y profundización del negocio en la industria y el mercado.

Aplíquele método

Para disfrutar estos beneficios, asegúrese de hacerlo de manera metódica; mida y documente los avances, cambios e innovaciones, aprenda del error e incorpórelo como mejoramiento. Las lecciones aprendidas buscan sacar partido una vez los errores han ocurrido.

Estamos acostumbrados a compartir los éxitos y ocultar los fracasos / errores, lo que aumenta el riesgo de nueva ocurrencia, tenemos que fomentar una cultura organizacional orientada al aprendizaje conjunto y continuo.

No es equivocarse porque sí

No es invitar a la gente a equivocarse, es permitir una cultura que crea en el error en busca de la innovación y mejoramiento de los procesos. Las organizaciones que aprenden son las llamadas a sobrevivir en el tiempo, agregando valor a los clientes.

Disciplina, documentación, método y medición son la clave en este camino. Atrévase a liderar una organización que no le teme a cometer errores.

Pablo Gómez