En los últimos años «se han venido detectando comportamientos anticompetitivos de Microsoft», que estaría «aprovechando la posición de dominio en los mercados de sistemas operativos (Windows) y de ofimática o software de productividad (Microsoft Office) para forzar el uso de su nube Azure», así como imponiendo «barreras artificiales que limitanSeguir leyendo