Así puedes (y debes) retener el talento de tu negocio

En una situación como la actual, conservar a los buenos trabajadores es imprescindible. Un empleado valioso puede marcar la diferencia en un momento así; pero, si no está contento, intentará buscar algo mejor o que se ajuste a sus circunstancias actuales.

El método más “sencillo” para muchos de retener el talento en la empresa es pagar más. Sin embargo, muchas compañías no pueden permitirse esa opción en estos momentos, que aún están recuperándose.

Además, la crisis del coronavirus ha cambiado la forma de trabajar y también las prioridades de muchos trabajadores y ahora, fidelizar a los empleados no significa pagarles más (o no exclusivamente), sino ofrecerles algo que realmente necesiten y valoren. Es lo que se conoce como salario emocional.

El salario emocional son todas aquellas formas de pagar a un empleado que no tienen que ver con el dinero (horarios flexibles, un ambiente laboral agradable, ayudas para el transporte…). Se trata de una manera de retribuir que se traduce directamente en motivación, fidelidad y compromiso. Aunque es importante proporcionar un buen salario emocional siempre, lo es más en situaciones económicas difíciles. Cuando no se pueden subir los sueldos, hay que intentar que el bienestar de los empleados en el trabajo sea el mejor posible.

Por ello y dada la importancia de retener el talento en una empresa (y más aún en una pyme), desde www.beedigital.es aconsejan algunas formas de mejorar la fidelidad de los empleados en este momento:



1. Potenciar el teletrabajo

Aunque fue imprescindible en los peores meses de la pandemia, muchos negocios ya están volviendo a las oficinas a trabajar después de haberlas acondicionado. No obstante, el teletrabajo, no solo reduce las posibilidades de contagio en el transporte público o con compañeros, por ejemplo, sino que tiene una serie de ventajas para los trabajadores que consiguen entre otras cosas:

– Aumentar su rendimiento y por tanto su productividad
– Reducir el estrés producido en las oficinas.
– Poder tener una mejor conciliación familiar.
– Tener una mayor concentración en el trabajo.
– Existir un menor riesgo de accidentes.
– Disminuir sus gastos en transporte, comidas…
– Poder terminar su trabajo en el momento del día en que mejor le venga y por tanto no retrasar los tiempos de entrega.
– Ganar más tiempo para su vida personal al ahorrarse el que se invierte en ir y volver a la oficina.

2. Flexibilidad de horarios, especialmente tras la vuelta al cole

La conciliación siempre es uno de los aspectos que más se valoran en una empresa. En la situación actual, en la que muchas familias tienen que cuidar de los más pequeños (o de los mayores) mientras intentan minimizar el contacto con otras personas, es aún más importante. Un empleado que disponga de cierta flexibilidad para atender a su vida personal será más productivo. Podrá estar concentrado durante su jornada y reducirá el estrés, gracias a que se ha podido organizar para atender todas sus tareas.

3. Ampliar la formación

Ofrecer cursos y formación adicional a los trabajadores es muy positivo para la compañía. Una plantilla bien formada será más productiva y útil para alcanzar los objetivos corporativos. Pero, además, ampliar la formación manda un mensaje muy claro al personal: la compañía invierte en vosotros. Así, los trabajadores sabrán que la empresa quiere que estén con ellos mucho tiempo, ya que se espera que utilicen sus nuevos conocimientos para seguir creciendo juntos.

4. Comunicación fluida

No todos estos métodos para retener el talento se pueden aplicar en todos los negocios. Potenciar el teletrabajo o dar más flexibilidad será difícil en compañías con un horario estricto o que necesiten trabajar en un espacio fijo (una fábrica o un comercio, por ejemplo).

Por eso, la comunicación fluida entre la empresa y la plantilla es imprescindible. Hablar con el personal, conocer sus problemas en el entorno laboral y preguntar sobre cómo estaría más a gusto es el primer paso para retener a los buenos trabajadores. Es posible que una persona esté descontenta por un motivo que se podría solucionar fácilmente, pero es un auténtico problema si la empresa no lo sabe. Los directivos y mandos de la empresa no tienen que parecer inalcanzables para los empleados, sino ser más cercanos. 

5. Reconocimiento

Es bueno felicitar a los empleados cuando hacen un buen trabajo y reconocer su esfuerzo, aunque los buenos trabajadores deberían de conseguir los mejores resultados posibles sin necesidad de esta motivación, siempre es positivo que la empresa valore el papel que están realizando y se muestre interesada en los resultados que están consiguiendo.

6. Mostrar las opciones de crecer en la empresa

Hay personas que aspiran a escalar puestos dentro de la organización, y esperarán alguna señal que les indique que esa posibilidad existe. Si la situación actual no permite ascender a nadie, es importante que los miembros valiosos sepan que es solo un bache puntual y que, cuando la situación mejore, podrán subir peldaños.

Ángel Villaverde

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *