Desafíos de la soberanía digital: la urgente digitalización de las pymes europeas

La digitalización de las empresas no deja de acelerarse impulsada en parte por los retos que sigue planteando la crisis por la COVID. Y es que el uso que se hace actualmente de internet afecta a todos los niveles de la sociedad. Ofrecer nuestros datos de información personal a Estados Unidos o China y, por ende, depender así de tecnologías que escapan a nuestro control, es algo que se debería evitar para que las compañías puedan transitar hacia una soberanía digital.

Y es que, el control soberano sobre los datos personales supondría para las pymes desarrollar su autonomía y crecer por sí mismas. Por ello, desde la tecnológica NUUBB, especializada en servicios cloud para empresas, ven claves la ciberseguridad y las soluciones en la nube para lograr en parte esta soberanía.

Sin embargo, esto sería un contratiempo para las grandes multinacionales tecnológicas. De hecho, a pesar de las iniciativas europeas para conquistar esta soberanía digital, como la Ley de Servicios Digitales o los fondos europeos, para que los países miembros puedan hacer frente a la recuperación económica orientada a la digitalización entre otros aspectos, todavía la dependencia de las empresas que tienen alojados sus datos en Estados Unidos y ahora cada vez más en China, sigue en aumento.

Tanto es así que, a finales de 2020, la capitalización bursátil combinada de GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft) pesaba casi tres veces la del CAC 40 en su conjunto, según explican desde la tecnológica.



Principales desafíos de la soberanía digital

Por todo ello, las empresas empiezan a mostrar especial interés en favorecer las soluciones soberanas para desviarse a la vez del reflejo GAFAM. Y es que, a diferencia de las empresas europeas, las GAFAM están sujetas a normas de extraterritorialidad (como la Cloud Act) que les permiten acceder a los datos que pasan por sus servidores, sin que sus clientes y usuarios sean informados.

Ciberseguridad

En la actualidad, dado que las amenazas y ataques cibernéticos se están incrementando, no solo en cifras sino también en complejidad, la UE también trabaja para mejorar y proteger la seguridad de las redes e infraestructuras digitales. Y es que, la ciberseguridad se ha convertido en uno de los aspectos clave, juntamente con las soluciones en la nube, para garantizar una mayor confianza en la tecnología digital y mantener un ciberespacio seguro y protegido.

Invertir en soluciones europeas

Por todo ello, desde NUUBB insisten en la importancia de poder proteger los datos estratégicos (fundamentalmente aquellos relacionados con la innovación), así como también regular la actividad del conjunto de plataformas americanas en Europa y, sobre todo, invertir más en tecnología y soluciones europeas. Y es que según explican desde la tecnológica, la manera más sencilla de asegurar que los datos de los clientes de una compañía están cumpliendo con la legislación vigente es asegurarse de que el proveedor tenga sus datacenter en Europa.

¿Cómo alcanzar la soberanía digital? “Debemos confiar en un poder europeo fuerte para innovar y ofrecer tecnologías pertenecientes a Europa. Necesitamos servicios nacionales de protección digital capaces de responder a ataques internacionales a gran escala. Y, sobre todo, contar con actores locales e independientes que garanticen la libertad y seguridad de los datos”, añade Nicolás Blasyk, CEO de NUUBB.

Una cuestión ética

La soberanía digital además plantea una cuestión ética que pasa por el derecho de cada persona a salvaguardar sus datos y privacidad. Y es que, si bien es cierto que las personas no facilitan sus datos personales o bancarios a personas o empresas que desconocen, sí suelen hacerlo cuando utilizan cualquiera de las plataformas GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft). Por lo que, Europa no debería convertirse en una colonia digital de EE. UU o China, sino que debería ir más allá y liderar la protección del espacio digital de todos los ciudadanos, evitando soluciones y sistemas que se escapan de nuestro control.

En este sentido, el Gobierno invertirá más de 450 millones en tres años para impulsar la industria de la ciberseguridad y la captación del talento. En definitiva, Europa va dando pasos para convertirse en un paraíso de ciberseguridad, con compañías como NUUBB que son expertas en esta materia, y con la ventaja competitiva de ser plenamente conscientes de la importancia de la protección de los datos.

Un problema de confidencialidad de los datos

Según un estudio de IFOP de enero de 2021, el 69% de los franceses están atentos al uso de sus datos personales. Y el 66% estaría dispuesto a renunciar a un servicio digital debido a la falta de transparencia sobre el alojamiento y el uso de sus datos personales.

Y es que, dado que el 92% de los datos occidentales están alojados en servidores de los Estados Unidos, este tipo de legislación representa una amenaza para los negocios españoles, que corren el riesgo de convertirse en una “colonia digital” de Estados Unidos o China. Por lo que, Europa debería liderar la protección e identidad digital de los ciudadanos a través de una industria propia de ciberseguridad. Sin embargo, esto solo podría lograrse con la cooperación de los estados miembros para crear un espacio digital de confianza.

Vía: Muy Pymes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *