El teletrabajo está lejos de ser la panacea (en particular en términos de conciliación)

Desde mediados de marzo millones de personas en todos los rincones del planeta se han acogido de manera forzosa a la fórmula del teletrabajo (a la que muchos llegaron totalmente «vírgenes»). Es evidente que el «home office» ha ganado peso durante los últimos meses, pero aun así está lejos de ser la solución óptima para los empleados. Así se desprende al menos de un reciente estudio llevado a cabo en Alemania, Austria y Suiza por la red profesional Xing.

El 75% de los 2.200 trabajadores consultados asegura que el mundo del trabajo y los métodos laborales han cambiado sustancialmente en el transcurso de las últimas semanas.

No en vano, el teletrabajo, que era hasta hace no mucho completamente excepcional, se ha convertido en la norma en el universo laboral. A principios de mayo el 70% de los consultados trabajaba exclusiva o parcialmente desde las cuatro paredes de su hogar.



Del vientre del «home office» emergen tanto consecuencias positivas como negativas. Al 40% de los empleados le gusta que horario sea actualmente más flexible al trabajar desde casa. Así y todo, muchos trabajadores echan de menos su oficina de toda la vida. No en vano, el 51% está deseando regresar a la oficina, en gran parte porque echa en falta a sus colegas. El 91% se siente huérfano del contacto real con sus compañeros al trabajar desde casa.

La conciliación, el talón de Aquiles del «home office»

Pero hay otras razones por las que algunos están deseando regresar a la oficina. El 66% considera que en la oficina es más sencillo separar la vida personal de la vida profesional que en el «home office». El 41% pone en valor el mejor equipamiento de las oficinas tradicionales y el 37% considera que los niveles de productividad son mayores en la oficina que trabajando desde casa.

Al 40% de los empleados se le hace además particularmente complicado trazar una línea divisoria clara entre su vida privada y su vida laboral en el «home office». Y ello entra en conflicto con otro dato: el 51% de los trabajadores otorga cada vez más importancia a las conciliación.

Las ansias de conciliación no son, de todos modos, las únicas que se ha agudizado durante la crisis del COVID-19. El 46% de los empleados desea también un mínimo de seguridad laboral y el 44% reclama a sus empleadores horarios flexibles de trabajo.

Vía: Marketing Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *