Factura electrónica: los negocios deberán informar a Hacienda solo de su emisión y del cobro total

La factura electrónica, una vez documentado su envío, solo se volverá a documentar cuando esté completamente pagada. Así lo explicó Rosa Mª Prieto, Directora del Departamento de Gestión Tributaria de Hacienda en las Jornadas Tributarias organizadas ayer por la Asociación Española de Asesores Fiscales y Gestores Tributarios (Asefiget), confirmando que autónomos y negocios solo tendrán que informar a la Solución Pública de facturación del estado inicial de emisión y de la factura ya pagada completa.

Prieto también reafirmó la puesta en marcha, por parte de la AEAT, de una aplicación específica que ofrecerá a autónomos, pequeños empresarios y profesionales, para permitir a estos operadores la generación de facturas electrónicas y el envío a las contrapartes, así como a la Solución Pública desde la misma, para remitirlas directamente a la Administración.

Esta aplicación podría limar ligeramente las dificultades que este cambio inminente del modelo de facturación va a traer a pequeños autónomos y profesionales que se encuentran en la España vaciada. Como explicó Ricardo Perpiñán en declaraciones a este medio, Secretario de Asefiget y Doctor en Derecho Financiero y Tributario, “las dificultades que existen en España para la gente que reside en estas zonas son reales. Estos autónomos no siempre tienen los medios. Ese es el problema de que se haya instaurado el sistema por igual para todo el mundo, sin tener en cuenta estas diferencias y necesidades”.

Los autónomos y negocios deberán comunicar sus facturas a hacienda en un plazo máximo de cuatro días

Según confirmó Rosa Mª Prieto durante las jornadas de Asefiget, Directora del Departamento de Gestión Tributaria de la AEAT, los destinatarios solo tendrán la obligación de informar a la Solución Pública de facturación como estados de factura la factura inicial -emitida- y la factura ya pagada, independientemente del sistema utilizado -programa de facturación o programa de la Solución Pública-.

En este caso:

  • La información de pago deberá ser el pago efectivo completo y la fecha.
  • Se reafirma también que, en caso de que el destinatario no acepte la factura, debe ejercer la comunicación de su rechazo (“la aceptación se presume cuando no existe rechazo o factura rectificativa”).

Según lo previsto, se mantendrá el plazo máximo de 4 días naturales para realizar estas comunicaciones, a contar desde la fecha efectiva del pago -excluyendo sábados, domingos y festivos nacionales-.

Según añadieron los asesores, “habrá dos hitos: factura, y factura pagada. No se contemplan los hitos intermedios. No hay estados de la factura realmente: habrá estado emitido o pagado. Según lo comentado [por Prieto], no esperamos que den más vías. Tiene sentido si pretenden luchar contra la morosidad”.

Como ya se estableció en el reglamento, esta comunicación de pagos podrá ser delegada a la plataforma privada con la que trabaja el destinatario de la factura, siempre que éste haya proporcionado a la plataforma la información necesaria y la autorización para ello. Y la comunicación se realizará mediante el servicio electrónico de comunicación de pagos que proporcionará la propia Solución Pública.

La Solución Pública permitirá, además, a los emisores de las facturas la comunicación voluntaria del cobro o del impago de facturas.

Estados de la factura entre emisor y destinatario

Se mantienen también, por tanto, que los destinatarios de facturas electrónicas deban informar al obligado a expedir la factura electrónica dos estados: la aceptación o rechazo comercial -siempre con la fecha incluida- y, el pago efectivo completo -con su fecha efectiva de pago-, manteniendo el plazo máximo de información en 4 días. 

Siendo voluntario informar de manera adicional entre las partes la aceptación o rechazo comercial parcial de la factura y su fecha, y el pago parcial de la factura, así como la cesión a un tercero identificado para su cobro o pago.

Solución Pública y gratuita de Facturación Electrónica para pequeños negocios

Adicionalmente, Rosa Mª Prieto también confirmó el lanzamiento de una aplicación gratuita para los pequeños autónomos, empresarios y profesionales que cumplan determinados requisitos, aún sin esclarecer, para que puedan generar y enviar las facturas. Así, si todo sigue su curso, debería estar disponible durante este año. El sistema solo se destinará a negocios que realicen un límite máximo de facturas enviadas al año, y que aún está por determinar, si bien hay fuentes que apuntaron que se está barajando incrementar considerablemente este límite frente al último fijado (que solo alcanzaba las 100 facturas emitidas al año).

Con ella se les permitirá la generación de facturas electrónicas, así como el envío entre partes, y, de manera directa, por medio de la Solución Pública, a la Administración.

Los asesores fiscales reclaman mayor seguridad jurídica

Según explicó Ricardo Perpiñán, Secretario de Asefiget, debería ser prioritario “alcanzar una mayor seguridad jurídica, tanto para los contribuyentes, como para los asesores y profesionales del derecho tributario”. Según detalló Perpiñán, el propio Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea reclama estas objeciones a nuestra Administración Pública, en pos de una mayor proporcionalidad y eficiencia.

En ese sentido, el secretario de la asociación apuntó que una mayor seguridad jurídica otorgará una mayor confianza legítima a los profesionales tributarios, a la hora de ejercer su labor e integrar las nuevas normativas.

Por otro lado, Perpiñán habló, en referencia a la factura electrónica, de las dificultades que existen en España, según la zona, para adaptarse a los cambios del nuevo modelo. Como apuntó, “haber instaurado de manera uniforme el sistema de facturación para todo el territorio español va a traer enormes complejidades”, como es el caso de aquellos que residen, por ejemplo, “en la España vaciada”, al no tener en cuenta estas diferencias de cara a implementar el nuevo modelo.

Como detallaron los asesores fiscales, a pesar de que se incentive o se dé por hecho que el autónomo tiene que saber de nuevas tecnologías, “al final la realidad es que no siempre es así, y van a necesitar invertir en personal para poder gestionar este cambio”.

Lola Fernández

Deja una respuesta