La brecha de género en las startups españolas: en el 80% sólo trabajan hombres

La presencia de las mujeres en el ámbito de las startups españolas es un tema que sigue generando un intenso debate, y los datos vertidos por el estudio ‘Mapa del Emprendimiento’ de South Summit junto a la IE University, presentan un panorama que requiere atención.

Y es que, tras analizar una muestra de casi 3.000 startups y según algunas de las estadísticas del estudio, se observa una marcada desigualdad de género en este ámbito emergente e innovador puesto que el 80% de las personas involucradas en startups son hombres, lo que señala una clara predominancia masculina en este entorno empresarial.

Uno de los aspectos notables de las personas involucradas en startups es su juventud. La edad promedio de quienes trabajan en estas empresas ronda los 32 años y este dato sugiere un ambiente caracterizado por la innovación, la creatividad y la disposición para asumir riesgos en el que la juventud desempeña un papel fundamental.

También es relevante destacar que el 98% de los individuos involucrados en la creación de start ups cuentan con títulos universitarios, lo que resalta la alta formación académica que caracteriza a esta comunidad emprendedora. Además, un significativo 79% de ellos poseen másteres, subrayando la importancia de la educación continua en un entorno empresarial altamente competitivo.

Sólo el 20% de los emprendedores españoles en startups son mujeres

La brecha de género en este ámbito no solo plantea cuestiones de igualdad, sino que también significa la pérdida del aporte de la mitad de la población en la creación y desarrollo de empresas innovadoras. El estudio revela que, en los últimos 10 años, tan sólo el 20% de los emprendedores españoles en startups son mujeres. 

Los datos revelan que aproximadamente el 45% de las emprendedoras proviene de una experiencia laboral en otras empresas, lo que es un porcentaje similar al de los hombres. Sin embargo, solo el 7% de las mujeres logra obtener financiación del sector privado para sus startups, lo que representa menos de la mitad en comparación con sus contrapartes masculinas, aunque también cabe mencionar que el 10% de las emprendedoras obtiene financiación de fondos públicos, un 5% más que los hombres en este aspecto.

Otro aspecto que ofrece el Mapa del emprendimiento es la presencia de mujeres en el cargo de Chief Executive Officer, también conocido como CEO, en equipos de emprendimiento mixtos, la proporción de género de CEOs se mantiene en 80/20, pero en startups fundadas exclusivamente por hombres, el 100% de los CEOs son de género masculino; mientras que en las startups fundadas únicamente por mujeres, el 28% de los CEOs son hombres. 

Razones por las que se da la brecha de género en las startups españolas

Desde la perspectiva del estudio, se plantea que esta diferencia entre géneros se relaciona con las decisiones de muchas mujeres que, al llegar a la treintena, optan por convertirse en madres para así posteriormente, en numerosos casos, su enfoque se centra en consolidar sus carreras profesionales, tratando de conciliarlas con las responsabilidades de crianza, por lo que optan por trabajos ya consolidados y no en fundar una empresa o una ‘startup’.

Es decir, se argumenta que los datos evidencian que las mujeres a menudo se ven limitadas en su capacidad para asumir riesgos, lo cual influye en su participación en ciertos sectores del emprendimiento.

El predominio masculino en el ámbito del emprendimiento se atribuye también a otros factores, uno de los cuales es que el 61% de los hombres que se aventuran en el emprendimiento son lo que se denominan «emprendedores en serie», que son aquellos que han tenido una o más experiencias exitosas previas en el mundo empresarial, por lo que lanzarse a la aventura es algo con lo que están acostumbrados.

Sin embargo, en el caso de las mujeres, solo el 43% de ellas se consideran “emprendedoras en serie”, lo que representa menos de la mitad de este grupo. Y aunque la diferencia en este caso no es tan abismal, esta disparidad señala una oportunidad significativa de crecimiento y mejora en el ecosistema emprendedor.

Los emprendedores y emprendedoras de startups son cada vez más jóvenes

A pesar de la alta brecha de género, gracias al informe se observa una evolución positiva en lo que respecta a la composición diversa de los grupos de emprendedores y una destacable juventud, con una edad promedio de 33 años. 

Particularmente, en el caso de los hombres, la edad media a la que suelen emprender es a los 32 años, mientras que las mujeres deciden lanzarse a la aventura a los 35 años de media.

La mayor juventud promedio de los emprendedores en comparación con la edad promedio de los emprendedores tradicionales puede indicar un impulso hacia la innovación y la adopción de nuevas tecnologías en el mundo empresarial, señala el estudio.

Andrea Cubas

Deja una respuesta