La importancia de cuidar los equipos humanos en las pymes

En plena era tecnológica, si hay algo que las pymes deberían cuidar, además de todo lo relativo al desarrollo de su proyecto empresarial, es el capital humano. Curiosamente, en un momento de la historia en el que más se depende de la tecnología, el capital humano especializado alcanza cada vez un valor más relevante.

Y esto, es especialmente cierto en las pequeñas y medianas empresas donde, los equipos humanos, sobre todo aquellos que comienzan la andadura profesional a la par que nace el proyecto de pequeña y mediana empresa, se convierten en elementos fundamentales, muchas veces imprescindibles para el futuro del proyecto empresarial.

Si se tiene claro la necesidad de cuidar el capital humano de una pyme, es importante tener en cuenta algunos factores relevantes.



Qué tener en cuenta a la hora de cuidar y potenciar los equipos humanos

La primera cuestión a valorar, y aunque pueda parecer un contrasentido, es que no siempre será posible retener todo el talento de tus compañeros en la empresa. Esto es importante porque, habitualmente, una parte de los recursos humanos acabará movilizándose en busca de otras oportunidades, proyectos propios, mejores condiciones laborales, etc. Y esto es importante porque resalta la necesidad de la formación continua y la búsqueda de nuevo talento que, de manera activa debe tener una pyme.

Desde el plano de los cuidados a las personas que componen los equipos de la empresa, una de las cuestiones importantes es saber escuchar y valorar las opiniones de todo el mundo. Esto, dentro de los modelos de liderazgo, ha ido cobrando importancia cada vez más, sobre todo si tenemos en cuenta los nichos súper especializados que las nuevas tecnologías han traído consigo, pero también, un modelo de relación entre personas y entre empresario/trabajador, muy diferente al de hace una o dos décadas atrás.

Por otro lado, cultivar las condiciones laborales en las mejores opciones posibles para la empresa es sin duda otro buen elemento de protección para tratar de evitar la fuga de trabajadores. Esto no significa poner salarios disparatados o fuera del alcance del rango de la pyme, sino ofrecer las mejores condiciones posibles, los mejores beneficios sociales posibles, un entorno cómodo y amable para trabajar, y atender en este sentido a las sugerencias y recomendaciones de los propios trabajadores. En muchas ocasiones las diferencias salariales no son lo suficientemente grandes como para justificar abandonar un puesto de trabajo cómodo, en el que el trabajador se siente valorado y parte del proyecto. Y, cuando las diferencias salariales, de responsabilidad o de proyectos son muy grandes, será prácticamente imposible competir y retener ese talento a la fuga.

Por último, y no menos importante, aunque ya lo hemos citado de pasada, es hacer partícipe en la medida de lo posible al trabajador del propio desarrollo de la empresa. Esto no es tan complejo sobre todo cuando es posible segmentar las responsabilidades dentro de las tareas profesionales. Ahí es donde se puede facilitar, mucho, proyectos personales, ideas de mejora, etc. Participar en el desarrollo de un proyecto empresarial siempre genera una empatía hacia el proyecto cuando el resto de situaciones que ya hemos citado serán de manera positiva.

Vía: Gestión Pyme

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *