La inversión en startups en España ya huele a grandes unicornios con capital internacional

Es ya un clásico el hecho de analizar cómo va el año de las inversiones en el mundo de las startups. Coincidiendo con la presentación de resultados del primer trimestre de 2022 de las grandes tecnológicas –unos que dejan un toque agridulce con grandes caídas y grandes éxitos–, lo cierto es que las startups locales siguen en racha. Una que mantienen desde un 2021 récord, tras un 2020 que venía con mucha incertidumbre pero que terminó siendo muy bueno en lo que a emprendedores respecta.

Según el informe de Tendencias de inversión para el primer trimestre del año de la Fundación Innovación Bankinter, el volumen de inversión captado por las startups nacionales es mayor que lo logrado en el mismo periodo de del año anterior. Con un total de 115 operaciones, ya son más de 1.220 millones los que se han logrado. Unos fondos que vienen, principalmente, del área pública. Enisa y CDTI son los más activos en cuanto a inversiones respecta en un año en el que los fondos europeos para revitalizar la economía comunitaria están dejándose muchos millones en el sector emprendedor.

Algo positivo que, en cualquier caso, habrá que ver cómo evoluciona una vez el grifo público vaya cerrándose. Pese a todo, no son los que más fondos han aportado. Es el sector privado, con ThinkBigger a la cabeza, el que más capital se ha dejado en un año en el que los fondos privados internacionales ya confirman que España es un buen lugar para encontrar startups interesantes.



A por las inversiones en grandes, pero sin olvidarse de los pequeños

Era una tendencia de inversión que veníamos viendo desde hace un par de años. El dinero europeo, y también estadounidense, estaba poniendo el punto de mira en el país. Primero con operaciones en solitario o con sus propios socios locales –de su origen–, la tendencia, según apunta el Informe, es que ya surgen más sinergias con el dinero local. Además, pese a que 2022 está siendo el año de las Series B e incluso C, el capital foráneo está invirtiendo también en fases tempranas. Un punto que, de hecho, puede ser decisivo para los fondos locales. Por tradición, el capital estadounidense da más por menos. O lo que es lo mismo, menos exigencias sobre la gestión de la empresa. El paternalismo de algunos fondos locales podría verse afectado por los vientos del oeste y, después de todo, contagiarse de uno de los puntos a favor del capital norteamericano.

Pese a todo, son las fases tempranas de inversión las que más caen en este 2022 –pese a que estén cubiertas por el área pública de inversión–. Con unos años en los que la tendencia apuntaba al crecimiento de las pequeñas rondas en primeras fases, 2022 ha marcado una caída del 20 % de estas operaciones. Es algo que hemos visto con el paso de los años. Los pequeños fondos, que nacían a la par que florecía el ecosistema de emprendedores, han crecido. Junto a la llegada de los unicornios locales –entre los que ya tenemos eDreams, Glovo, Cabify, Devo, Idealista, Wallbox, JobandTalent, Flywire o el caso de Travelperk–, estos fondos también se han financiado para crecer y financiar las necesidades de un ecosistema más exigente.

Las rondas que hasta hace unos años se medían en miles, ahora pasan a facturas de millones. ¿Qué ocurrirá cuando Enisa y CDTI bajen el ritmo con esas pequeñas rondas? Es un punto a analizar en los próximos años, pero todo apunta a que el sector privado volverá a tener que retomar su actividad en esas primeras fases. Al menos si quieren tener cantera para las grandes operaciones.

Sectores y exits, resolviendo cuentas pendientes

Algo que, si bien denota la madurez de un entorno emprendedor que ya juega en la liga de los grandes, también puede pecar de enfrentarse al problema de las valoraciones de inversión por encima de la realidad. U operaciones que ya alcancen cifras más complicadas. Con todo, en lo que llevamos de 2022, siguen siendo la operación de Paack y Fever con 200 millones de euros para cada una las que despuntan en el sector. Transporte y turismo, dos de los sectores más perjudicados durante la pandemia que vuelven a resurgir con fuerza. De hecho, Traverpek con 101 millones en una ronda a principios de año, es la muestra de que los viajes vuelven a retomar su curso.

Tanto así como los exits en España. Desde aquella Nevera Roja, una de las operaciones que llamaron la atención hace ya casi 7 años, la compra de grandes tecnológicas en España tras grandes inversiones había pasado a un segundo plano. Después de todo, no había grandes nombres sobre los que hacer una operación por aquellos momentos. Pero sí ejemplos que empezaban a despuntar. Wallapop, Cabify o el propio Fever eran algunos de los candidatos a la venta. Fue Glovo, el gigante del delivery, el primero en abrir la veda a las ventas el pasado 31 de diciembre. Con ellos, se han iniciado toda una serie de operaciones que siguen su estela. Con un 54,5 % más de ventas, por un valor de 891 millones de euros, ya tenemos el nuevo récord del sector.

Ara Rodríguez

Deja una respuesta