Los espacios de trabajo compartido son los favoritos de pymes y startups en su vuelta a la oficina

Tras muchos meses de teletrabajo, las sedes corporativas y las oficinas se han convertido para muchas pymes en un gasto exponencial más que en una inversión. Y es que, especialmente este tipo de compañías, suelen contar con menor músculo financiero para afrontar su estructuras y circunstancias excepcionales, más aún si son de gran impacto como la pandemia.

Por este motivo, son muchas las empresas, sobre todo, startups y pymes, que han empezado a plantearse nuevos modelos de trabajo y, en consecuencia, espacios más flexibles, también con el objetivo de ofrecer a sus equipos un espacio de trabajo atractivo para la vuelta a la oficina, en los que se fomenten iniciativas que impulsen el networking, el aprendizaje y la creatividad.

En este sentido, los espacios de trabajo compartido, como los coworkings o hubs de innovación, se posicionan ahora mismo como una opción ideal, precisamente por estar diseñados para cubrir todas las necesidades que pueda tener un profesional o empresa, y ofrecer un valor añadido para los profesionales.

“La caída de la facturación y el beneficio de muchas pymes, así como la incertidumbre económica, ha abierto el debate de hasta qué punto es necesario tener una oficina física y cuál es el modelo de oficina y trabajo que mejor se adapta a las necesidades actuales. Las cosas han cambiado y todos nos hemos tenido que amoldar de una forma u otra”, así lo explica Juan Luis Moreno, partner y Chief Innovation Officer en The Valley.

De hecho, según los primeros datos de abril del 2020 del estudio “Living, working and COVID-19”, realizado por Eurofound, casi el 40% de aquellos que trabajan en la Unión Europea comenzaron a teletrabajar como resultado de la pandemia. Posteriormente, según los resultados de julio 2020 de este mismo estudio, el formato preferido de trabajo para muchos es un mix entre teletrabajo y trabajo presencial en las oficinas.

En el caso concreto de las pymes, la implantación del teletrabajo ha supuesto todo un reto, principalmente, porque siguen teniendo muchas dificultades a la hora de afrontar un proceso de transformación digital, ya que lo entienden como una modernización de los procesos y, en muchas ocasiones, tampoco cuentan con las herramientas necesarias.

A esto se suman otras desventajas como el desgaste de la cultura corporativa o la dificultad de los empleados de desconectar y establecer límites entre la vida personal y laboral. Circunstancias que han hecho que las propias empresas vean necesario volver, de algún modo, a la oficina, contemplando modelos como el coworking o los hubs de innovación que, además, ayudan a afianzar y fortalecer la cultura corporativa.

Pero ¿cuáles son los motivos por los que las startups y pymes se han interesado por este formato de oficina compartida?



Modelo adaptado

En la situación actual, en la que sigue reinando la incertidumbre, son muchas las compañías, sobre todo pymes y startups, que no se quieren arriesgar a realizar la inversión de comprar o alquilar una oficina y asumir todos los gastos y compromisos que ello conlleva.

Los coworkings y hubs de innovación ofrecen diversas opciones flexibles como pueden ser los puestos calientes, el alquiler por horas de puestos individuales, espacios privados para empresas, o incluso alquileres por meses, días u horas, según convenga en cada caso.

Se trata de un formato que permite acceder al espacio de oficina que se necesite bajo demanda, una opción ideal para las pymes en las que el tamaño del equipo es menor y los niveles de jerarquía y divisiones no están tan marcados, lo que permite mayor capacidad de adaptación y flexibilidad.

Un ejemplo de ello sería la agencia de comunicación Trescom, que recientemente ha vuelto al hub de innovación The Valley Inside con el objetivo de reunir nuevamente a su equipo en una oficina física, tras muchos meses de teletrabajo.

En palabras de Isabel Lozano, fundadora y CEO de Trescom: “este mes hemos comenzado a implementar nuestro modelo de trabajo híbrido de forma progresiva y por turnos con el objetivo de fomentar la presencialidad y la interacción entre el equipo, pero priorizando siempre su salud y seguridad, y garantizándoles el derecho a la flexibilidad.  En ese sentido, el espacio nos ofrece todas las facilidades, instalaciones y servicios que necesitamos, además del valor añadido de ayudarnos a impulsar la innovación en la empresa y fortalecer nuestra cultura corporativa mediante el aprendizaje, el contenido, el networking o los espacios digitales que ofrecen, como salas de reuniones híbridas o salas inmersivas”.

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *