Matriz DOFA: qué es y cómo planificar cualquier estrategia

Por muy objetivos que queramos ser a la hora de analizar un determinado aspecto de nuestro negocio, somos humanos y, como tales, nuestra opinión va a estar condicionada por una gran cantidad de factores. Sin embargo, existen herramientas como la matriz DOFA que nos pueden ayudar a mirar las cosas desde una perspectiva más objetiva y, por tanto, más certera para tomar las mejores decisiones en cualquier aspecto, ya sea al planificar una estrategia de marketing y ventas, como al analizar cualquier otro elemento.

En este artículo te lo contamos todo acerca de la metodología DOFA y te explicamos cómo puedes ponerla en práctica.

¿Qué se entiende por metodología DOFA?

La metodología de matriz DOFA o simplemente matriz DOFA (conocida también por las siglas SWOT en inglés) es una gran herramienta para tomar decisiones que se puede utilizar en multitud de áreas.

DOFA son las siglas de Debilidad, Oportunidades, Fortalezas y Amenazas, que constituyen los elementos alrededor de los cuales se va a desarrollar el análisis.

La matriz DOFA permite a quienes la realizan mirar la situación que quieren analizar desde una perspectiva externa y más objetiva. El objetivo, por tanto, de esta herramienta es el de identificar tanto los puntos débiles, como las oportunidades.

Pese a que, como hemos dicho, puede ser útil en multitud de situaciones, la metodología DOFA se suele utilizar mucho en el ámbito de los negocios para emprender estrategias con más seguridad.

 

Utilidad de la matriz DOFA

La matriz DOFA se utiliza, sobre todo, para hacer diagnósticos sobre diferentes aspectos de una empresa (nuevos productos, estrategia de marketing, diferentes mercados…) y saber cuál es su situación, algo fundamental cuando queremos tomar decisiones en ese aspecto en concreto. En definitiva, la metodología DAFO nos ayuda a tomar conciencia de la propia realidad de nuestra empresa y nos orienta a saber qué hacer y cómo hacerlo. Y lo hace, aportando información acerca de 4 aspectos de nuestro negocio o de una parte de él (los cuales, como hemos dicho, se reflejan en sus siglas).

Debilidad

Conocer las debilidades de nuestro negocio nos ayuda a saber de lo que es capaz ahora y de lo que no. En cuanto a nosotros, nos permite saber para qué riesgos no estamos preparados con el fin de evitarlos. Además, conocer los puntos débiles de la empresa es fundamental para saber qué necesitamos para crecer.

Oportunidades

Conocer las oportunidades que se nos presentan es fundamental para aprovecharlas y no dejar que se caduquen o que otro negocio lo haga antes que tú. Los fracasos de muchos negocios podrían haberse evitado si se hubieran identificado oportunidades.

Fortalezas

Tener claro en qué somos buenos, inclusive, en qué somos de los mejores del mercado, aumenta las posibilidades de aprovechar nuestras oportunidades y reducir nuestras debilidades.

Amenazas

Conocer a la competencia y saber cómo va a actuar es imprescindible para marcar un camino útil y próspero que nos permita actuar de la manera adecuada para reaccionar de la manera adecuada.

¿Qué profesionales hacen los análisis DOFA?

Normalmente, el análisis DOFA lo lleva a cabo el profesional de marketing de la empresa o el gestor de la misma. Sin embargo, se recomienda que todo el equipo esté involucrado para que el resultado sea el mejor posible.

Por ejemplo, en el caso de los gestores, pese a tener una visión global de la empresa, no conocen de forma pormenorizada cada área que la conforma. Es por ello que contar con los expertos de cada una de ellas es muy importante para conocer realmente cuáles son las debilidades, oportunidades, fortalezas y amenazas del negocio.

Además, hablando en un sentido más interno a nivel empresarial, el hecho de que los equipos participen en la creación de la matriz DOFA, puede aumentar su nivel de pertenencia a la empresa y, por tanto, la retención del talento.

¿Cómo se hace una matriz DOFA?

La metodología DOFA se divide en dos partes: análisis interno, donde se abordan las debilidades y fortalezas, y el análisis externo, donde se examinan las oportunidades y amenazas.

  • Análisis interno: para saber cuáles son las fortalezas y debilidades de tu negocio tienes que fijarte en aquellos elementos que sean clave para alcanzar el éxito, es decir, aquellos aspectos imprescindibles dentro de tu sector para el crecimiento del negocio. Si no tienes muy claro cuáles son esos factores, te recomendamos que te fijes en el líder de tu sector y en las características que lo hacen destacar. Por ejemplo, en el ámbito del marketing, los casos de éxito de clientes y la creatividad suelen considerarse factores clave para el triunfo. Y para un hotel, por poner otro ejemplo, la atención al cliente y las prestaciones pueden ser muy importantes. Quizás, dentro de tu sector, lo importante sea la calidad de los materiales, la ubicación, la velocidad o la reputación.
  • Análisis externo: ahora es el momento de mirar hacia fuera y analizar cuáles son las amenazas y las oportunidades a las que se enfrenta tu negocio. A diferencia de los dos factores anteriores, estos no los puedes controlar. Por ello, tu misión no será realizar acciones para que desaparezcan o aparezcan, sino trazar un plan para saber esquivarlas o aprovecharlas. Está comprobado que aquellos negocios que analizan aspectos externos como su sector, la sociedad en general o la economía, tienen más probabilidades de sobrevivir y de afrontar el futuro de forma exitosa. En este análisis, además, hay que tener en cuenta que existen dos espacios externos. Por un lado está el microambiente, que engloba el sector en el que tu negocio se encuentra, y por otro, el macroambiente, que es lo que está más allá de este. En el primero, hay que analizar a los proveedores, intermediarios, clientes, competidores, etc. En cambio, en el segundo, se analiza la economía, la política, la cultura, etc.

Esperamos que este texto te haya ayudado a comprender cómo la matriz DOFA puede ayudar a tu negocio a crecer y sobrevivir a todo lo que le venga. Pero una vez hayas terminado de analizar los cuatro aspectos de tu negocio la tarea no habrá terminado, pues es el momento de traducir las conclusiones a estrategias y actos. Para ello, piensa en cómo los cuatro elementos de esta matriz se relacionan entre sí con la vista siempre puesta en potenciar los puntos positivos y minimizar los negativos.

David Tomas

Deja una respuesta